jueves , 27 enero 2022

Palabras de la Presidenta de CDHCM, Nashieli Ramírez Hernández, en la presentación del Curso Especializado Atención a Víctimas y Búsqueda de Personas Desaparecidas

Discurso 02/2021
18 de enero de 2021

Buenos días, bienvenidas todas, todos y todes. Agradezco mucho la compañía virtual y de las personas que nos siguen a través de nuestras redes sociales en este evento con motivo de la presentación del “Curso Especializado Atención a Víctimas y Búsqueda de Personas Desaparecidas”.

Saludo especialmente a Mariana Morales Guerra, Encargada de la Comisión de Búsqueda de Personas de la Ciudad de México, con quien comparto este espacio de manera virtual y vía remota.

La desaparición de personas ─sin lugar a duda─ es una de las violaciones graves a derechos humanos que más lastiman a las personas que la sufren de manera directa, a sus familias y a la sociedad en su conjunto.

La Ciudad de México no es ajena a la problemática que vive nuestro país en materia de desaparición.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Búsqueda, para finales del año pasado 2020, existían casi 83 mil personas desaparecidas o no localizadas.

Por su parte, a nivel local, la Comisión de Búsqueda de Personas de la Ciudad de México reporta que al 28 de diciembre del 2020 se cuentan con 1,167 casos de personas desaparecidas.

Para dimensionar de qué estamos hablando; estamos hoy al día 18 de enero del 2021, y a nivel nacional ya se tienen reportadas 96 personas desaparecidas.

La Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México ha señalado en diversas ocasiones, y especialmente con motivo de la emisión de su Recomendación 02/2020, que algunas de las prácticas de las autoridades encargadas de investigar la desaparición de personas, y de llevar acabo su búsqueda, deben modificarse y robustecerse a fin de dar cumplimiento a las obligaciones de realizar una investigación seria, imparcial y efectiva para dar con el paradero de las personas; así como la de proteger el derecho a la vida e integridad, mediante una búsqueda inmediata que coloque como titulares a tal derecho a las personas desaparecidas.

Con la convicción en la relevancia de modificar las fallas estructurales que conducen a una deficiente satisfacción del derecho de las personas a ser buscadas, la Comisión ha acompañado otras iniciativas dirigidas a colocar este tema en la centralidad que merece.

Tal es el ejemplo de la presentación del libro “Recetario para la Memoria”, en octubre del año pasado, que comparte numerosas recetas de los platillos favoritos de las personas desaparecidas como un recurso para adentrarse en las historias de las víctimas de desaparición y sus familias. Este ejercicio de las Rastreadoras del Fuerte, apoyadas por Constanza Posadas, Daniela Rea, María Devici, Clarisa Moura y Mirna Nereida, permite aproximarse a este lacerante fenómeno desde otro ángulo.

Asimismo, en noviembre del año pasado la Comisión acompañó la presentación del documental “Fuerzas Unidas”, sobre la búsqueda de las personas desaparecidas en México, que concentra la experiencia de este colectivo de 120 familias en el país con motivo de la desaparición de sus familiares.

Estas acciones buscan aportar a la construcción de una narrativa desde las víctimas y de reivindicación del derecho a la memoria como pilar para la construcción de una sociedad más justa y democrática.

En ese contexto, con la finalidad de aportar a la modificación estructural de dichas prácticas, en agosto de 2020 la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México y la Comisión de Búsqueda de Personas de esta Ciudad celebramos un Convenio de Colaboración para llevar a cabo diversas actividades educativas de capacitación y formación en materia de atención a víctimas y búsqueda de personas.

Derivado de dicho Convenio, el día de hoy presentamos el “Curso Especializado de Atención a Víctimas y Búsqueda de Personas Desaparecidas”, dirigido a las personas servidoras públicas que desarrollan actividades de investigación y búsqueda de personas, así como a las organizaciones y colectivos que acompañan a sus familias.

Su objetivo es acercar herramientas de búsqueda teniendo como punto angular el enfoque de derechos humanos, el enfoque diferencial, el análisis interseccional y, como parte de estos enfoques, la centralidad del derecho de las personas a ser buscadas.

Al día de hoy se cuenta con 479 personas inscritas ya a este curso que hoy estamos inaugurando.

El curso fue diseñado en conjunto con la Comisión de Búsqueda, y es un programa educativo en línea autogestivo. El día de hoy se da inicio a la primera apertura de ocho que tendrán durante este año en la plataforma AprendeDH.

Este curso tiene una duración de 40 horas, y consta de cuatro módulos en los que se abordan los derechos relacionados con la desaparición, los derechos de las víctimas, los estándares en materia de búsqueda de personas desaparecidas, diversos elementos derivados del Protocolo Homologado de Búsqueda de Personas, tales como los tipos de búsqueda, los tipos de autoridad y la coordinación interinstitucional para la búsqueda de personas, entre otros.

Asimismo, recupera instrumentos indispensables para cualquier persona que acompaña un proceso de búsqueda de cómo la entrevista inicial para obtener información que detone búsquedas ante mortem/post mortem, el análisis de contexto, los planes de búsqueda, las nociones generales sobre el uso de herramientas tecnológicas para la búsqueda y las experiencias de brigadas de búsqueda en campo.

Sobre todo enfatiza la obligación de debida diligencia en la atención de estos casos con la correcta activación de los mecanismos de alerta temprana, como son la Alerta Amber y el Protocolo Alba.

Esto, a partir de la obligación del Estado de garantizar el derecho de las personas a ser buscadas, y del reconocimiento del principio y derecho que tienen las familias de participar en la investigación y búsqueda de sus familiares, sin que se deposite en ellas la carga de la localización e investigación.

Este curso parte del reconocimiento de la complejidad de la problemática y del impacto que tiene la desaparición en una familia, en una comunidad y en la sociedad, por lo que se incorpora en este último módulo uno de los aspectos que para esta Comisión es esencial en la atención a víctimas, que es el enfoque psicosocial, a través del abordaje de los enfoques rectores del acompañamiento psicosocial de las familias, con algunas recomendaciones técnicas, y además de visibilizar las afectaciones en el torno de las mismas.

Adicionalmente, se abordan temáticas relacionados como la identificación forense y la declaración especial de ausencia.

Cabe señalar que se trata del primer curso de especialización que recupera los estándares de los instrumentos recomendatorios de esta Comisión y cuyos contenidos fueron desarrollados por personas expertas en cada uno de los temas, algunas con experiencia desde el servicio público y otras en Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) y colectivos que realizan acompañamiento a familiares e incluso en campo, organizadas en brigadas de búsqueda, como Santiago Corcuera, Morris Titball, Volga de Pina, Karina Ansolabehere, Juan Carlos Gutiérrez, Sol Salgado, Juan Salgado, Alejandra González Marín, Ximena Antillón, Édgar Cortez, Edith López, Juan Manuel Casanueva, Sandra Serrano, Jacobo Dayán, Daniela Malpica, Michelle Guerra, Marisol Méndez, Haydee Moreno, Ana Gladys Vargas, Adriana Muro, Renata Demichelis, Antonio Rueda y Luis Tapia. Muchísimas gracias a todas y todos ellos.

Este curso es por tanto el inicio de una serie de actividades educativas que la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México y la Comisión de búsqueda desarrollarán en el transcurso de este año, con el objetivo de aportar al proceso de sensibilización y fortalecimiento de las habilidades y capacitación de las personas que atienden y acompañan a familiares de desaparición sobre todo, reconociendo la importante labor que realizan los colectivos en la búsqueda de las personas desaparecidas.

Es por eso que la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México aplaude el Convenio, aplaude estas estrategias y aplaude todo este acompañamiento y está alianza con la Comisión de Búsqueda de esta Ciudad, y desea el mayor de los éxitos a estos casi 500 personas con las que arrancamos este curso el día de hoy.

Gracias.