lunes , 6 diciembre 2021

Discurso de la Presidenta de CDHCM, Nashieli Ramírez, en la entrega del Reconocimiento a la labor social en el contexto de la emergencia sanitaria por COVID-19

Discurso 64/2020
18 de diciembre de 2020

Dicen que poco a poco la constancia

De la gota abre la piedra

Por ello creo en la solidaridad

Y creo que ella es la ternura

De las almas que acompañan

A las almas más débiles a conseguir sus sueños,

La solidaridad no es solo dar,

Es mucho más que eso

No es un dar, ni un acompañar sin hacer,

La solidaridad es traspasar el límite de haber conseguido

Nuestros sueños

Es entregar el alma,

La mente y juntar las manos en pleno vuelo,

Es entregarse a los demás,

Sin esperar nada a cambio

Sino tan solo el ver construidos los sueños de los otros

La solidaridad, es consecuencia hecha acción,

Para el bien, pues solo eso va con  la dignidad del ser humano

La solidaridad es amar al otro

Por que quien sabe amarse a si mismo

Sabe amar a los demás

Eso simplemente… eso es la solidaridad.

Poema Solidaridad de Asoreth Becsi.

 

Muy buenos días a todas, todos y todes quienes están siguiéndonos por vía remota, en éste que es el último evento público de este año de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, es el último y estamos cerrando con broche de oro.

Quisiera primero agradecer la presencia de los consejeros Cristian Rojas, Jorge Carreón, Genoveva Roldán y Rosalinda Salinas. Asimismo, en el caso del consejero Rojas y el consejero Carreón agradecerles también el haber formado parte del jurado, junto con la consejera Ileana Hidalgo.

También quiero agradecer especialmente la presencia de Natalia Lane, Directora del Centro de Apoyo a las Identidades Trans; de Eric Álvaro Arellano y Cecilia Guillén, a Yereli Rolander, del Centro CIDIP; y a Eleanis en representación de FAREM.

Por vía remota también agradecer la presencia del doctor Romeo Adalid, de gente y de personas de la Fundación Petit Fils, también de las representaciones de jóvenes por una salud y de la Red de Periodistas de a Pie. Me dicen que por ahí anda Daniela Pastrana, muchísimas felicidades a todos y a todas ellas. Ya los mencionamos a los que tanto están acompañándonos, como aquí presencialmente, muchísimas gracias, como a quienes están vía remota.

Básicamente decidimos este año…, nosotros usualmente teníamos dos premios por separado: uno de derechos humanos y otro que tenía que ver con acciones de género. Y este año decidimos hacer y conjuntar estos eventos que hoy nos está convocando, que es este Reconocimiento.

El énfasis que hacíamos tenía que ser el que nos convoca, la situación que vivimos y que hemos estado viviendo durante los últimos meses, tanto en esta Ciudad como en este país como en el mundo, y pues básicamente es la pandemia como tal, con la crisis sanitaria que conlleva, pero también los efectos de esta crisis en término de las mismas medidas de contención para la pandemia y todo lo que ha implicado para todo el mundo este año.

Entonces esa fue la decisión de la Comisión. Por eso decidimos convocar a este premio en donde recibimos 30 candidaturas en muy poco tiempo, porque la tuvimos abierta 10 días: 24 en la categoría acción social; 13 para la solidaridad; 7 para defensa de derechos humanos; 4 para la prevención y atención a la violencia contra las mujeres y niñas; y 6 en la categoría de personal de salud.

Y, bueno, ustedes ya mencionaron y oyeron quiénes fueron acreedores de los premios y de las menciones, pero aquí quiero comentarles que básicamente no nada más estos 30, sino muchísimos más tendrían que ser merecedores simplemente de una visibilización de lo que hacemos.

Empecé con un poema hablando de solidaridad porque finalmente lo que hay impregnado para más gente de la que nos imaginamos es exactamente el espíritu de la solidaridad y el principio de la solidaridad y la mecánica de la solidaridad; desde las personas que ven a sus vecinos enfermos y les ofrecen que comer o que comprarle y que llevarles, hasta quienes hacen labor como a quienes hoy aquí reconocemos por muchísima más gente.

Y creo que en esa lógica lo que nos toca cerrar y valorar en este fin de año por concluir, en este 2020, va a ser no nada más los miedos y la angustia y las tristezas de muchísimas familias y de muchísimas personas que han perdido no nada más familia consanguínea, sino también lo otro que también es familia y son sus hermanos, sus compañeros, sus amigos y sus amigas. Y queremos que finalmente lo que quede también es que alrededor de ese miedo y alrededor de esa angustia esta la solidaridad.

Están quienes como aquí, en un ejemplo porque son un ejemplo de muchísima gente, hacen esto su vida y su pasión, su compromiso. Por eso para la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México no nos queda más que decir gracias y esto es una manera de hacerlo.

En verdad muchísimas, muchísimas gracias.