Sitios de Interés
Urge generar espacios seguros de convivencia para la Niñez y Adolescencia No Binaria

Urge generar espacios seguros de convivencia para la Niñez y Adolescencia No Binaria

Boletín 142/2020
12 de octubre de 2020

En el contexto de la emergencia sanitaria por COVID-19, la niñez y adolescencia no binaria tiene menor sensación de satisfacción con su vida en familia; en general consigo mismes, con sus pares y en la casa en la que viven. Lo anterior, puede dar un indicio de la discriminación que padecen.

Así lo revela el cuarto Reporte Especial en el marco de la Consulta Infancias Encerradas, dedicado a la Niñez y Adolescencia No Binaria, y el cual fue presentado hoy de forma virtual por la Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM), Nashieli Ramírez Hernández.

Explicó que participaron 67 niñes y adolescentes a través de un cuestionario en el que no se identificaron como hombre o mujer, sino que optaron por la alternativa de “otro”; apuntó que 75% de elles están en la adolescencia, temprana y tardía, como algunas personas lo denominan.

En términos de la convivencia, refieren estar más con las mamás que con los papás (8 de cada 10 con madres, 5 de cada 10 con padres, y 2 de cada 10 con sus abuelas o abuelos); es decir, están por debajo del promedio nacional y el promedio de otras infancias.

La Ombudsperson capitalina destacó que para elles el encierro significa “hacer lo correcto”, sin embargo, como lo expresó un adolescente no binario de 17 años, también se vive ‘Opresión y falta de libertad’.

Son un grupo de personas que hacen más ejercicio, tiene mayor porcentaje de lectura y practica algún hobbie durante el confinamiento. Como a todas y todos los niños y adolescentes de este país, les preocupa que alguien se muera o se enferme de Coronavirus. Indicó que añoran poco la escuela y también a estar con sus pares.

Ramírez Hernández llamó a poner énfasis, como en las otras infancias, en la salud mental de la niñez y adolescencia no binaria, así como en los ámbitos de la escolarización y socialización.

En tanto, la Presidenta de la Asociación por las Infancias Transgénero, Tania Morales, destacó que es necesario abrir este tipo de encuestas a un mayor rango de edad, toda vez que desde los seis años las personas no binarias tienen conciencia sobre sí mismas y de salir de la norma.

Consideró importante la referencia sobre con quién viven porque da cuenta de quiénes les acompañan; de lo anterior se infiere una menor convivencia familiar y, por lo tanto, menor atención.

Explicó que estas personas son muy reflexivas, tienen una postura diferente del mundo y se cuestionan todo. En ese contexto, es posible, dijo, que no extrañen a otros niñas y niños binarios, porque tal vez no los consideran sus pares.

En esta emergencia sanitaria, apuntó, las personas trans o no binarias dieron un paso atrás, porque no existe un protocolo escolar para que, al momento de ingresar a las salas de clases en línea, pueda aparecer el nombre y género vivido, más no con el que fueron registrados en su acta de nacimiento.

En tanto, el integrante de Puerta Abierta, Organización de psicólogues que brindan servicios de salud mental integral para niñes, adolescentes y familia trans, Damián Cruz, señaló que en la emergencia sanitaria se ha visto interrumpida su posibilidad de tener otros espacios donde puedan encontrar pares que se vivan desde la diversidad; ahora se les han impuesto espacios donde muchas veces son violentados por su familia, al no apoyar su posicionamiento, principalmente por la falta de información y visibilización.

Sostuvo que en los entornos familiares hay mucha deslegitimación y poco reconocimiento a las vivencias de las personas no binarias. Desde ahí, dijo, también se ha visto interrumpida su posibilidad de acceder al juego, esparcimiento y espacios públicos.

Damián Cruz consideró que la Consulta Infancias Encerradas brinda la posibilidad de trazar estrategias más asertivas e invitar a las instituciones, junto con organizaciones civiles, a respaldar acciones que brinden espacios seguros de convivencia para elles.

Externó su preocupación por que estas poblaciones no se sientan seguras en la escuela, ni con su familia. Este ejercicio de participación ciudadana, enfatizó, brinda luz para visibilizar e incidir en la construcción de espacios de ayuda y protección.

El Director de Letra S, Cultura y Vida Cotidiana A.C. y Consejero de la CDHCM, Alejandro Brito Lemus, destacó que con este reporte se rompe con el tabú respecto a que las infancias no binarias no existen y que sólo son un invento o producto de la imitación.

Explicó que la mayoría de las personas de LGBT se asumen o se identifican en cuestión de género a etapas muy tempranas, es decir, desde la infancia o la adolescencia, en ocho de cada 10 casos. Por este motivo, espacios como el hogar, la familia o la escuela son fundamentales, porque al no garantizar su protección, se tienen consecuencias negativas en el ejercicio de sus derechos.

En ese sentido, apuntó, hay una sensación de desprotección y lo que hacen las infancias no binarias es negarse a sí mismes, a esconder lo que verdaderamente sienten.

De acuerdo con la Consulta, subrayó, es prioritario la creación de modelos de acompañamiento y orientación familiar dentro de los servicios públicos necesarios. Muchos de los rechazos de madres y padres provienen del desconocimiento y no es fácil romper el paradigma, es todo un proceso el cual requiere ser acompañado para que comprendan la situación de sus hijes.

A partir de mañana 13 de octubre se podrá consultar el Reporte Especial sobre Niñez y Adolescencia No Binaria en la siguiente dirección:

Versión PDF