Sitios de Interés
Transcripción de las palabras de la Presidenta de la CDHCM, Nashieli Ramírez, durante la  Firma de Convenios Marco de Colaboración con CEAVI CDMX

Transcripción de las palabras de la Presidenta de la CDHCM, Nashieli Ramírez, durante la Firma de Convenios Marco de Colaboración con CEAVI CDMX

Discurso 15/2020
3 de marzo de 2020

Buenos días a todas, todos y todes, en especialmente a quienes forman parte de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas de esta Ciudad.

Agradezco las palabras y naturalmente la presencia de Armando (Ocampo Zambrano, Titular de la CEAVI) para formalizar algo que estamos empezando a construir y que es exactamente el vínculo entre la Comisión de Víctimas de la Ciudad y la Comisión de Derechos Humanos también de esta Ciudad. También que esté Fernando (Elizondo García, Titular de la Comisión de Búsqueda de Personas de la Ciudad de México). Creo que lo que ustedes ven aquí simbólicamente, es una alianza y una construcción de nuevos caminos de fortalecimiento institucional; así lo representa Fernando en la Comisión de Búsqueda como Armando en la Comisión de Víctimas y de la que habla en representación de la Comisión de Derechos Humanos. Institucionalmente, no se vayan a equivocar, pues está es una institución con 26 años de experiencia y unas jóvenes instituciones; no es por quienes las representan, sino básicamente por la institucional, no se vayan a confundir. Los mensajes también son eso, este mensaje poderoso es lo queremos hacer llegar.

En México, los derechos de las víctimas de delitos fueron progresivamente fortalecidos con motivo de la Reforma al Sistema de Justicia Penal en 2008 y, con certeza, la Reforma en Derechos Humanos complementó el andamiaje jurídico para su protección.

Dicha Reforma constitucional de junio de 2011 incorporó al corpus constitucional mexicano la obligación expresa de reparar las violaciones a derechos humanos y fortaleció la vía de exigibilidad de las víctimas de éstas. También contribuyó a fortalecer el sistema no jurisdiccional de protección a derechos humanos en este tipo de Organismos Autónomos.

Como consecuencia del cambio de paradigma constitucional, en enero de 2013 fue publicada la Ley General de Víctimas, que a su vez fue modificada de manera relevante en 2016.

La Ley General de Víctimas creó el Sistema Nacional de Atención a Víctimas, una instancia de coordinación y articulación con dependencias del Poder Ejecutivo que determina también la coordinación con las entidades federativas en la materia.

La Ciudad de México fue de las últimas entidades federativas en contar con su Ley de Víctimas local, alineada a la Ley General, por lo que su Comisión de Víctimas es de las más jóvenes del país.

Su legislación, en congruencia con la Ley General, crea el Sistema de Atención a Víctimas de la Ciudad de México, dotado de atribuciones concretas, coordinadas por conducto de la Comisión de Atención a Víctimas de la Ciudad, instalada el año pasado.

Todo el andamiaje normativo descrito cronológicamente tiene como motivación y fin poner a las víctimas al centro de la labor institucional de ese gran sistema de articulación y coordinación con los estándares más altos fijados por el derecho internacional de los derechos humanos.

El Poder Ejecutivo local cuenta con una Comisión de Víctimas desde mediados del año pasado, lo que es un gran avance para esta Ciudad, pues, tanto la Comisión de Víctimas como el Sistema local representan una respuesta gubernamental pendiente por mucho tiempo para brindar asesoría jurídica en materia victimal y activar otros mecanismos de protección y, sobre todo, de reparación del daño integral con recursos directos e indirectos del Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral de la Ciudad de México. Esta parte exactamente del Sistema de Protección Integral que ya mencionaba Armando.

Los retos en la materia son grandes. No sólo el contexto de violencia se recrudece, sino que la articulación para atender a las víctimas debe de ser resiliente a la disposición orgánica de nuestra Constitución y de otras disposiciones derivadas del ejercicio de facultades exclusivas del Congreso de la Unión. Ejemplo de las primeras es la consolidación de la Fiscalía General de Justicia; ejemplo de las segundas es la articulación con otras dependencias como la Comisión de Búsqueda, aquí presente.

Sin duda, la articulación y coordinación es el reto mayor. Así lo confirma la Auditoría Superior de la Federación en su Informe de Fiscalización de la Cuenta Pública 2018. En el Informe correspondiente da cuenta de la falta de articulación que ha llevado al Sistema Nacional de Víctimas a no dar cumplimiento con los objetivos específicos de atención.

Un tercer reto -señala la Auditoría- es el funcionamiento y fidelidad del Registro Nacional de Víctimas y la operación del Fondo sobre el que las víctimas mantienen tantas expectativas.

Corolario de lo anterior, un cuarto reto es la indemnización o compensación de las víctimas de violaciones a derechos humanos. La Comisión de Derechos Humanos ha calificado como víctimas a 3 mil 226 personas desde 1994. El 36% de éstas corresponden tan sólo a los años 2018 y 2019 de esta gestión. Por su parte, el número global de víctimas pendientes de indemnización o compensación es de mil 661, es decir, más del 50% de las víctimas.

Un quinto reto es la importancia de evitar la victimización secundaria de las personas en el tránsito por el procedimiento de acceso a la reparación del daño. Éste es, quizás, el mayor desafío de todos.

Los retos a los que se enfrenta el sistema local de atención a víctimas son grandes, pero éste cuenta con la guía de las Recomendaciones y del seguimiento que se da; y de la mano de Armando, que básicamente sabemos que articulará lo necesario para enfrentar estos retos y muchos otros.

Para la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, como Organismo Constitucional Autónomo e integrante del sistema no jurisdiccional de protección de derechos humanos que califica la condición de víctimas, es un gusto firmar con la Comisión de Atención a Víctimas de la Ciudad, tanto un Convenio Marco como uno Específico que contribuyan a brindar claridad en lo mecanismos jurídico-administrativos de colaboración en el ámbito de las respectivas competencias, en especial, en los relativo a la protección de datos personales de las víctimas derivado del traspaso de información.

Sin duda, exactamente en este proceso, donde nosotros después de la investigación y acreditar la violación de derechos humanos, derivamos a la categoría de víctimas de violaciones a derechos humanos a miles de personas como ven, la coordinación contigo Armando, es muchísimo muy importante, no nada más de manera simbólica, sino muy concreta en términos de las víctimas, que lo que requieren de nosotros, de tu equipo y el nuestro es una respuesta pronta, una respuesta no revictimizante.

El camino es largo, los retos están ahí y son mayúsculos, pero estoy segura que esto nos ayudará a caminar, sobre todo, a ser mejores y centrar nuestra atención en estas miles de personas que requieren básicamente, no sólo de nuestro profesionalismo, sino de nuestro compromiso y empatía. Gracias.