Sitios de Interés
Palabras de la Presidenta de la CDHCM, Nashieli Ramírez, durante el acto de disculpa pública y reconocimiento de responsabilidad institucional que ofrece Fiscalía General de Justicia y  Poder Judicial, ambos de la Ciudad de México, por Caso de Carlos Sinuhe Cuevas Mejía, en cumplimiento a la Recomendación 2/2018, emitida por este organismo.

Palabras de la Presidenta de la CDHCM, Nashieli Ramírez, durante el acto de disculpa pública y reconocimiento de responsabilidad institucional que ofrece Fiscalía General de Justicia y Poder Judicial, ambos de la Ciudad de México, por Caso de Carlos Sinuhe Cuevas Mejía, en cumplimiento a la Recomendación 2/2018, emitida por este organismo.

Discurso 16/2020
4 de marzo de 2020

Buenos días a todas, todos y todes el día de hoy a la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, para acompañar a María de Lourdes Mejía Aguilar en el acto de Disculpa Pública que forma parte principal de los puntos recomendatorios para la reparación del daño derivados de la Recomendación 02/2018 emitida por esta Comisión.

Agradezco la presencia de quienes me acompañan en el presídium: María de Lourdes; Ernestina Godoy Ramos, Fiscal General de Justicia; Guillermo Alan Naranjo; Fernanda Navarro y Miguel Ángel Mesa Carrillo, Magistrado.

Nos acompañan también familiares de las víctimas, así como organizaciones, colectivos estudiantiles, colectivos de búsqueda de personas desaparecidas, quienes han acompañado a María de Lourdes y conformado una red de apoyo.

María de Lourdes acudió a esta Comisión en el año 2011. La Recomendación por los hechos que denunció fue emitida siete años después. Los años que han transcurrido desde ese primer contacto han significado un cúmulo de impotencia, expectativas legítimas frustradas, un cambio de vida total que es sólo una adición al dolor por la pérdida de un hijo, un hermano, un amigo y un compañero en las condiciones en que sucedieron los hechos.

El día de hoy representa la oportunidad para las autoridades de dar un primer paso en las medidas de satisfacción de las víctimas y sus familiares, con el que se espera que le siga el cumplimiento real de los puntos recomendatorios pendientes.

La Recomendación 2/2018 fue emitida el 8 de agosto de 2018 por el caso “Indebida procuración de justicia al no agotar todas las líneas de investigación, incluida la posible ejecución extrajudicial de Carlos Sinuhe; así como las múltiples violaciones a los derechos humanos cometidas en contra de María de Lourdes Mejía Aguilar”.

Fue dirigida a la entonces Procuraduría General de Justicia, hoy Fiscalía General de Justicia y Secretaría de Seguridad Pública, hoy Secretaría de Seguridad Ciudadana, así como al Tribunal Superior de Justicia, todos de la Ciudad de México; quienes aceptaron lo recomendado.

Como medidas de compensación, a la hoy Fiscalía General de Justicia (FGJ) y Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) se les solicitó indemnizar económicamente a las víctimas, gestionar atención psicológica e incorporarlas a programas. En el caso, fue incorporado por la autoridad el mecanismo ad hoc generado por el Gobierno de la Ciudad de México para reparar a víctimas de violaciones a derechos humanos; sin embargo, el interés primordial expresado por Lourdes ha sido el acceso a la justicia y el reconocimiento de la responsabilidad por parte del Estado que se empieza a materializar con el acto que hoy se celebra.

A la misma dependencia se le recomendó reunir un grupo de personas expertas independientes que analizara la averiguación previa sobre el homicidio de Carlos Sinuhe. Dicho grupo se constituyó el 5 de agosto de 2019 y aún trabaja en el análisis de la indagatoria. Aquí hay personas integrantes de este grupo.

A la Fiscalía también le fue recomendado instruir y exhortar a su personal a no criminalizar el activismo social, la memoria y el nombre de Carlos Sinuhé. Tal exhorto reviste importancia significativa para el dolor de Lourdes, ante las expresiones discriminatorias que circularon en la opinión pública y que desvirtuaron el perfil de profesor, tesista y luchador social de la víctima.  El punto fue cumplido el 23 de octubre de 2019, mediante la publicación de una Circular en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México.

Finalmente, como parte de las medidas de satisfacción, a la hoy Fiscalía General de Justicia y al Tribunal Superior de Justicia se les recomendó realizar un acto de Disculpa Pública y Reconocimiento de Responsabilidad para la víctima y sus familiares que es el punto específico que nos convoca el día de hoy.

El estándar de la Disculpa que hoy ofrecerán las autoridades responsables está fijado en el reconocimiento de la violación a derechos humanos en contra de Carlos Sinuhe y de su madre, María de Lourdes, las víctimas así calificadas en la Recomendación 2/2018.

También brindará a la opinión pública una explicación de lo ocurrido. Esta Disculpa no es sólo un acto formal y solemne, debe realizarse de tal forma que constituya una reparación real.

Lo relevante es reivindicar y preservar la honra y memoria de Carlos Sinuhé Cuevas Mejía, estudiante, activista social, hijo, hermano, amigo, compañero.

Al respecto del estándar de cumplimiento de las medidas de satisfacción para la reparación del daño, el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, a través de su órgano jurisdiccional -la Corte- ha establecido jurisprudencia modelo útil para otros Sistemas Regionales de Protección, así como para el propio Sistema Universal de Derechos Humanos. Es ése el estándar con el que se ha fijado la Disculpa Pública a realizarse el día de hoy.

Lamentablemente, el perjuicio causado a Carlos Sinuhé, María de Lourdes, a su familia, amigos, compañeros y la afectación al tejido social no pueden revertirse.

Ese es, precisamente, el punto de partida conforme al cual las disculpas públicas deben ser ofrecidas por titulares de las instituciones que violaron el pacto democrático de respetar, garantizar y proteger los derechos humanos de las personas.

El acto solemne que tiene lugar el día de hoy cobrará sentido sólo si, a la par de ésta, se adoptan medidas con vocación transformadora y correctiva, en busca de que casos como éste no sucedan más y que se asegure la obtención de justicia para Carlos y su madre.

Para ello, la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México mantendrá el acompañamiento a María de Lourdes Mejía.

A su vez, esta Comisión reconoce los esfuerzos que ella ha realizado para sostener el proceso e, incluso, para suplir las deficiencias de las autoridades en la investigación. Ambas han sido cargas desproporcionadas vertidas en María de Lourdes.

Lourdes, tu fuerza y tenacidad te han conducido hasta aquí, con la compañía de las colectivas y víctimas de otras violaciones a derechos humanos y ahora corresponde a las autoridades reconocer los hechos, trazar la ruta de transformación, prevenir sucesos semejantes y, sobre todo, garantizar justicia y verdad.

El periodista argentino Rodolfo Walsh, quien en 1957 publicara el libro “Operación Masacre” en el que narra la violencia del Estado en el contexto de la llamada Revolución Libertadora escribió: “Entonces me pregunté si valía la pena, si lo que yo perseguía no era una quimera, si la sociedad en que uno vive necesita realmente enterarse de cosas como éstas. Aún no tengo una respuesta. Se comprenderá, de todas maneras, que haya perdido algunas ilusiones, la ilusión en la justicia, en la reparación, en la democracia, en todas esas palabras, y finalmente en lo que una vez fue mi oficio, y ya no lo es”.

Han pasado más de 60 años de esa voz y muchos eventos sociales desde entonces que han transformado a las instituciones. Éstas tienen en sus manos la obligación jurídica y la posibilidad moral y ética de que la reparación y la democracia en general, no sean una quimera.