Sitios de Interés
Palabras de la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, en el “Acuerdo de Colaboración. Asesoría y Representación Jurídica Pro-Bono para Periodistas y Personas Defensoras de Derechos Humanos”.

Palabras de la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, en el “Acuerdo de Colaboración. Asesoría y Representación Jurídica Pro-Bono para Periodistas y Personas Defensoras de Derechos Humanos”.

Discurso 45/2019
de junio de 2019

Muy buenos días todas, todos y todes. Agradezco mucho la invitación para atestiguar la Firma de este Acuerdo de Colaboración para favorecer la asesoría en apoyo a periodistas y defensoras y defensores de derechos humanos, que de manera creciente han sido víctimas de acoso judicial o criminalización por el ejercicio de su labor.

En la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México nos congratulamos de estar aquí como testigos. Hemos estado trabajando igual en alianzas con todas las organizaciones que están aquí presentes, con USAID para exactamente… desde el año pasado estar fortaleciendo la agenda de protección a defensores y periodistas. Por lo tanto, estar atestiguando la Firma de este Acuerdo de Colaboración forma parte igual de nuestra línea de trabajo con los que están aquí representados.

De acuerdo con las cifras de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) en nuestro país, en lo que va del año suman seis periodistas asesinados con motivo del ejercicio de su labor y suman ya 10 personas defensoras de derechos humanos asesinadas en todo el país. Estamos hablando de dos personas al mes, lo cual finalmente nos está planteando un escenario nada alentador con relación al trabajo de defensores, defensoras y periodistas.

Si a ello se suma que las personas defensoras como periodistas se enfrentan a procesos de criminalización que las cifras oficiales no registran, como el uso del derecho penal en su contra, problema que ha sido reconocido internacionalmente como una agresión a la labor de defensa de los derechos humanos y de la libertad de expresión. Nos encontramos en una situación grave que se ha denunciado desde hace años sin que se atienda a profundidad.

Nos encontramos frente al paradigma del desplazamiento, del tratamiento de los conflictos sociales hacia la arena judicial con la desproporcionalidad en la relación de poder que se vive en ese espacio, a partir del rompimiento del uso mínimo del derecho penal en sociedades democráticas. Ejemplo de ello y patrón de agresión lo conforman las detenciones arbitrarias, el uso desproporcional de la fuerza, intimidaciones, entre otras arbitrariedades cometidas en contra de periodistas y defensoras y defensores de derechos humanos para inhibir su labor, necesaria para contener los retrocesos en una sociedad democrática.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH) señala que los tipos penales ambiguos son utilizados para criminalizar a las personas defensoras y periodistas y desanimarlas a continuar su labor generando un efecto de desgaste a las víctimas y a la gente a su alrededor, en lo que respecta al tiempo, recursos y energía que se destinan a su propia defensa. Una de las consecuencias es el descuido a la defensa de los derechos humanos y dejar de seguir realizando su trabajo periodístico.

Por lo anterior, deben de existir medidas de carácter preventivo que inhiban el mal uso del sistema de justicia, pero también, de un sistema de justicia con estándares de actuación que reconozca la situación de vulneración de derechos de una de las partes en juicio. Tal como sucede respecto de muchos temas en los que esté en juego el ejercicio de los derechos humanos.

Por ello, la asistencia jurídica pro-bono que brindará la Fundación de la Barra Mexicana de Abogados a personas defensoras de derechos humanos y periodistas busca asegurar el acceso a la justicia a éstos dos grupos y con ello, beneficiar el derecho a la libertad de expresión.

Como lo destaca Espacio OSC en su reporte La deuda del Estado mexicano, la perversión del uso del sistema penal para perseguir a estos grupos y la negación al acceso a la justicia cuando son víctimas de alguna agresión, delito o violación a los derechos humanos es una práctica persistente que en lo individual inhibe la labor de defensa y el ejercicio de la libertad de expresión.

Las acusaciones hechas a personas defensoras de derechos humanos y periodistas desde el ámbito legal son una manipulación del sistema de justicia para debilitar el ejercicio de la libertad de expresión y la defensa de los derechos humanos. Esa relación desequilibrada de fuerzas debe recompensarse. Por ello contribuye el Acuerdo que hoy se firma.

Es, y retomaría lo que José Luis nos compartía, es armar una gran defensa pública. En los hechos y en el fondo es cómo articulamos una gran defensa pública, una defensoría pública, dirigida en este caso específicamente a quienes muchas veces, y nos lo cuestionamos, ¿quién defiende a los que defienden?

Y en esa lógica, creo y comparto con Elizabeth, que es una ventana de oportunidad. Creo que tendríamos que seguir no nada más en este terreno y en este tema, armando -como dice Sergio Aguayo- alianzas explícitas que nos permitan sumar miradas, fuerzas, en una lógica de contribuir para que este país sea un país de respeto, no nada más de los derechos humanos, sino consecuentemente de los defensores de los derechos humanos y de la libertad de expresión a través de su periodismo.

Alianzas estratégicas, señala José Antonio Guevara, y por lo tanto también alianzas que permitan definir lo que son las alianzas. Es cómo encontramos los puntos en común, y en ese punto en común vamos todos y vamos muchos, y quizá en otras cosas no. Quizá no podamos ir a un partido de futbol juntos. Yo le voy a los Pumas… No quiero preguntarle a José Antonio porque tenemos amistad de años… A ver, no es en todas, es en las estrategias, y esta es estratégica, y yo creo que en esta sumamos más que menos.

Por lo tanto, al igual que Cristina, creo que hoy por hoy este es un día para estar felices, es un día para congratularnos, es un día para celebrar que podemos y que necesitamos hacer este tipo de alianzas estratégicas. ¿Por qué? Por los derechos humanos. Muchísimas gracias.