Sitios de Interés
Discurso de la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, en el Acto Solemne de Disculpa Pública del Director del Instituto de Ciencias Forenses (INCIFO) por la Recomendación 01/2018, sobre el Caso Lesvy Berlín Rivera Osorio.

Discurso de la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, en el Acto Solemne de Disculpa Pública del Director del Instituto de Ciencias Forenses (INCIFO) por la Recomendación 01/2018, sobre el Caso Lesvy Berlín Rivera Osorio.

Discurso 37/2019
 22 de mayo de 2019

Buenos días a todas, a todos y a todes. Hoy nos reunimos para acompañar a la familia de Lesvy Berlín Rivera Osorio en el acto solemne y formal de disculpa pública que ofrece el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México por conducto del Doctor Felipe Takajashi Medina, Director del Instituto de Ciencias Forenses de la Ciudad de México (INCIFO).

Saludo respetuosamente a las personas con quienes comparto el Presídium: las víctimas de los lamentables hechos que motivaron la Recomendación 01/2018 emitida por la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad, es decir, la familia de Lesvy Berlín Rivera Osorio: Araceli Osorio Martínez (mamá); Lesvy Rivera Calderón (papá); su abuela materna y su abuelo paterno.

Saludo también al Doctor Rafael Guerra Álvarez, Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura, ambos de la Ciudad de México; y al Doctor Felipe Takajashi Medina, Director del Instituto de Ciencias Forenses.

La disculpa pública que nos convoca el día de hoy es una medida de satisfacción para las víctimas en cumplimiento del punto recomendatorio décimo segundo, respecto al reconocimiento de la responsabilidad en la violación de derechos humanos señalada en la Recomendación 01/2018 “Falta de debida diligencia reforzada en la investigación del posible feminicidio de Lesvy Berlín Rivera Osorio, y negligencia en la atención de sus familiares”.

Tal como lo señala el instrumento recomendatorio, al omitir prácticas con debida diligencia, la necropsia de Lesvy Berlín y eludir la responsabilidad de tratar respetuosa y éticamente su cuerpo, el INCIFO no sólo obstaculizó el acceso a la justicia y a la verdad, sino que afectó la integridad psicológica de las víctimas.

A raíz de las violaciones señaladas, la Comisión de Derechos Humanos consideró imperioso que la reparación integral del daño contemplara la indemnización económica a las víctimas por las afectaciones y que ésta incluyera el proyecto de vida. Además, la Comisión contempló como medida de reparación que el Instituto investigara a las personas servidoras públicas involucradas en los hechos, así como que ofreciera la presente disculpa pública.

Como medida de no repetición, requirió a este Tribunal revisar y actualizar la Guía Técnica para la Elaboración de Necropsias en Casos de Feminicidio, con asesoría de personas expertas, para realizar dictámenes con enfoque de derechos humanos y evitar que, en lo sucesivo, se repitieran casos como el de Lesvy Berlín.

Tal acción recomendada surgió de la convicción de la Comisión de que la utilización cabal del método científico en la emisión de dictámenes sobre muertes de mujeres en la Ciudad de México es indispensable para que la práctica forense se consolide como una herramienta para la búsqueda de verdad y justicia.

Este Organismo recalca que la necropsia debe ser completa, sistemática e ilustrativa a fin de que, mínimamente, señale información para la identificación de la persona fallecida, así como la fecha, hora, causa y mecanismo de su muerte, apoyándose en bases científicas y exámenes complementarios.

La Comisión observa que una implementación adecuada de la necropsia surge de la participación activa del personal médico forense durante su desarrollo, la dotación íntegra del material instrumental que se requiere, el aseguramiento de las condiciones estructurales óptimas en los espacios de aplicación, la satisfacción de los protocolos de actuación correspondientes basados en las metodologías probadas, así como la observación irrestricta de la normatividad local, nacional e internacional en materia de patología forense.

En este contexto, celebro la presencia, en este acto, de la totalidad del personal médico forense del INCIFO. Es importante que las y los profesionales que intervienen en la práctica de las necropsias asuman que la responsabilidad correcta de la totalidad de los dictámenes es indispensable para el esclarecimiento de los hechos y el combate a la impunidad en los casos de feminicidios, de manera particular, pero también de todos aquellos hechos delictivos que involucren el trabajo de este Tribunal.

Por todo el sufrimiento y la laceración de derechos que han sufrido los familiares de Lesvy Berlín Rivera Osorio, el día de hoy el Tribunal Superior de Justicia de esta Ciudad y en particular el Instituto de Ciencias Forenses realiza este solemne acto de reconocimiento público de responsabilidad y su consecuente disculpa de cara a ustedes, Araceli, Lesvy y sus abuelos.

Al respecto, el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, a través de su órgano jurisdiccional -la Corte Interamericana- ha establecido jurisprudencia modelo que ha sido útil para otros Sistemas Regionales de Protección, así como para el propio Sistema Universal de Derechos Humanos. Tales criterios han sido el estándar a seguir tanto para establecer las medidas de satisfacción en este caso, como para llevarlas a cabo el día de hoy.  Los actos de reconocimiento público de responsabilidad y disculpas señaladas en la Recomendación 01/2018 son las primeras que se cumplen con estos altos estándares.

Lamentablemente, el perjuicio causado a la familia de Lesvy Berlín por el actuar inadecuado, no puede revertirse. Sin embargo, la disculpa pública de alto nivel como la que tiene lugar el día de hoy cobrará sentido sólo si, a la par de ésta, se adoptan medidas con vocación transformadora y correctiva, en busca de que en casos posteriores las prácticas abonen a la obtención de justicia.

Adicional a ello, el reconocimiento que se haga el día de hoy, además de dirigirse de manera específica y personal a ustedes, familiares de Lesvy, está orientado a restablecer la dignidad y a que la autoridad reconozca públicamente su responsabilidad de frente a la sociedad y se comprometa a cumplir con su deber de la manera más profesional y humana posible.

El cumplimiento de un compromiso institucional de tal envergadura es de la mayor relevancia. Recientemente asistimos al evento de disculpa que por estos mismos hechos pronunció la Procuraduría General de Justicia. Con ello, de los 33 puntos recomendatorios que ha emitido la Comisión de 2005 a 2018 que involucran disculpas públicas, se han llevado a cabo 11 acciones de este tipo.

La violencia de género, en su forma más extrema, cobra cada vez más la vida de muchas mujeres todos los años y la sociedad debe poder confiar en que sus instituciones trabajarán conscientes de este fenómeno delictivo y sus causas.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal mantendrá el acompañamiento con Araceli Osorio, a toda su familia, con la finalidad de que se alcance justicia para Lesvy. A su vez, agradece la activa participación de Aracely para la concreción de este importante momento. Aracely, tu fuerza y tenacidad te han llevado hasta aquí ahora y mucho más en esos surcos y en esos caminos, una ruta de transformación y prevención para hechos semejantes.

El de hoy es un acto simbólico importante y señal de reconocimiento de la responsabilidad del Estado, esperamos que abone a tu trabajo, a la construcción de un futuro con esperanza para muchas jóvenes y muchas mujeres en esta Ciudad.