jueves , 26 enero 2023

Rompe iniciativa de reforma laboral la estabilidad en el trabajo, sin la cual las y los trabajadores no gozan de otros derechos fundamentales: Manuel Fuentes

Boletín 391/2012
22 de octubre de 2012

•  La CDHDF realiza el Foro “Los Derechos Laborales, vistos desde el principio de Igualdad y No discriminación”

El nuevo eje de las relaciones laborales, de acuerdo con la Iniciativa de Reforma, es la producción, que ubica el trabajo como mercancía y al trabajador como objeto y no como sujeto de dignidad y respeto, con base en la Constitución y de acuerdo con los Tratados Internacionales en la materia, señaló el Consejero de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Manuel Fuentes Muñiz.

Al dictar una Conferencia Magistral en el Foro “Los Derechos Laborales, vistos desde el principio de Igualdad y No discriminación”, convocado por la CDHDF y el Centro de Reflexión y Acción Laboral (CEREAL, A.C.), advirtió que la Iniciativa de Reforma prioriza la productividad, a través del contenido del Artículo 159 que establece que “Las vacantes definitivas, las provisionales con duración mayor de treinta días y los puestos de nueva creación, serán cubiertos por el trabajador que acredite mayor productividad, si fuera apto para el puesto”.

En su análisis de la Iniciativa Laboral, que se discute hoy en la Cámara de Senadores, Fuentes Muñiz ubicó como preocupación fundamental respecto a la propuesta de Ley “En la generación de contratos de trabajo a corto plazo, contratos desechables, contratos basura que se van con todo y trabajador, porque acaban con todo tipo de derechos en su favor, hasta el de la estabilidad en el empleo, que es básica y que es precisamente la que se rompe”.

Criticó que, “Curiosamente las y los Senadores están más preocupados por temas de democracia sindical, que aunque son importantes, ahora el meollo está en la estabilidad en el empleo, sin la cual las y los trabajadores no gozan de todos los demás derechos: al salario, a las prestaciones, a condiciones de trabajo idóneas, a la asociación colectiva y a otros derechos que se ejercen a partir de esa estabilidad en su trabajo y que en la Iniciativa simplemente desaparecen”.

Esta Iniciativa es regresiva, agregó, porque además advierte que una vez aprobada, surtirá efectos al día siguiente de su publicación: “Es decir, si esta semana fuera aprobada por el Senado de la República, no dudamos que en la siguiente se publique un decreto por el que entre en vigor al otro día”.

En razón de los tiempos, Manuel Fuentes dijo que “Ahora, lo más importante, es la difusión entre las y los trabajadores sobre cuáles son los derechos vulnerados en la Iniciativa. Los temas de derechos humanos tienen que ser defendidos en los centros de trabajo, más allá de las imposiciones de una Ley que afecte a las y los trabajadores”.

Dijo que aunque posteriormente se pueden interponer recursos a nivel nacional e internacional, los resultados en el caso de la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH), podrían llegar en 5 o 7 años, además de que una Acción de Inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) no es una instancia que atienda los temas de derechos humanos.

Tendrá que darse una dura pelea para reclamar precisamente que los derechos humanos están por arriba de los derechos que se pretende vulnerar, contraviniendo incluso el Artículo 1º de la Constitución, así como el 123, sobre que el trabajo debe realizarse con dignidad, además de los Convenios Internacionales en la materia”, insistió.

Mencionó que si un trabajador promueve un amparo alegando la inconstitucionalidad ante la SCJN, “le pedirán su contrato a prueba, su contrato por horas o su contrato de capacitación inicial, y mientras no tenga esa afectación, sólo existirá una expectativa de derechos, por reclamar los derechos a la seguridad social; lo mismo en el caso de una trabajadora del hogar, a la que se le pedirá que acredite su circunstancia, cuando sabemos que en la mayoría de los casos no existe más allá de un contrato verbal”.

Explicó que la Iniciativa afecta la vida y la salud de las personas, ya que tiene al igual que la privatización de la seguridad social, deja en una situación de total desventaja al trabajador, porque el Estado ya no asume ninguna responsabilidad y los patrones no asumen las consecuencias derivadas de los accidentes de trabajo.

Comentó que como abogado laboral ha conocido de casos de jóvenes que ingresan a un empleo al que dan su máximo rendimiento y a los 30, 60 o 90 días ya se les ve avejentados, físicamente cansados y entonces reducen su capacidad de producción, para ser finalmente despedidos.

En su intervención, Manuel Fuentes criticó la regresión en materia de justicia laboral, debido al alargamiento de los juicios, que tardarán en resolverse hasta siete años o más, pero con un tope en el pago de salarios caídos por un año, en perjuicio de los trabajadores, que deberán aceptar pagos bajos para sobrellevar las consecuencias y ante el cinismo de los patrones.

En la inauguración del Foro participaron el Director del Centro de Reflexión y Acción Laboral (CEREAL, A.C.), Manuel Padrón Flores; así como el Coordinador General de Vinculación Estratégica de la CDHDF, Leonardo Mier Bueno.

El objetivo del Foro es dar seguimiento, en el marco del actual panorama de las reformas en materia laboral, al contenido de los capítulos 6 y 18 delDiagnóstico y del Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal(PDHDF), respectivamente, en el marco del Día Nacional por la No Discriminación y en el contexto de la Reforma que dio competencia a los Organismos Públicos de Derechos Humanos para conocer de asuntos en materia laboral.

De acuerdo con el Comité Coordinador para la elaboración del Diagnóstico y el PDHDF, el desempleo, la ausencia de un salario bien remunerado, las condiciones de trabajo precarias e inestables, la discriminación, la informalidad, la falta de adecuación y observancia de la normatividad laboral, son algunos de los problemas nacionales en la materia, que persisten también en el Distrito Federal.