jueves , 9 febrero 2023

Ombudsman capitalino condena enérgicamente la muerte de tres fotoreporteros en Veracruz

Boletín 165/2012
4 de mayo de 2012

 

  • Califica estos lamentables hechos como “una señal de alerta máxima”.

El Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia, condenó enérgicamente los homicidios de los reporteros gráficos Gabriel Huge, Guillermo Luna Varela y Esteban Rodríguez Rodríguez ocurridos en el estado de Veracruz y calificó estos lamentables hechos como “una señal de alerta extrema”.

“Es una señal de alerta extrema, porque esto ocurre después del asesinato de la reportera de la revista Proceso (Regina Martínez) apenas el fin de semana y ya con esto van 13 personas que han perdido la vida en lo que va del gobierno de Javier Duarte en Veracruz, y ya es un número mucho mayor que el de desaparecidos a lo largo de todo el sexenio del Presidente Felipe Calderón”, enfatizó.

En el marco de su participación en el Séptimo Congreso Nacional de Organismos Públicos Autónomos, Puebla 2012, el Ombudsman capitalino consideró que ya es momento de que tanto el Gobierno de Veracruz y como el Federal se articulen para prevenir estos sucesos y encontrar a los responsables, a fin de evitar la impunidad.

Manifestó que tras la reciente aprobación de la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas en el Congreso de la Unión, lo que ahora se requiere es poder convertirla en política pública.

“Es decir, hay que desarrollar los mecanismos de defensa, de protección, las redes que sean necesarias para atender un problema de esta naturaleza, y en el caso en particular del estado de Veracruz me parece que se requiere una intervención excepcional”, subrayó.

Puntualizó que hoy por hoy el estado de Veracruz es el estado más peligroso, en el país más peligroso, para ejercer el periodismo.

Ante este contexto, hizo un llamado urgente al Gobierno de Duarte para que articule una red de protección al gremio periodístico y se active un mecanismo de coordinación con entidades federativas, de manera tal que se envíe un mensaje fuerte que prevenga nuevos asesinato y permita esclarecerlos.

Indicó que en el marco de las elecciones federales lo que se prevé es un panorama sombrío, especialmente para quienes ejercen la profesión de periodistas, a la que calificó como la más riesgosa en el país.