martes , 7 febrero 2023

Necesario que haya nuevos actores sociales que exijan los derechos de los usuarios del transporte público

Boletín 137/2012
15 de abril de 2012

  • Panel de discusión Derechos Humanos, movilidad y transporte público en el DF

En el panel de discusión Derechos Humanos, movilidad y transporte público en el Distrito Federal, organizado por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP), se destacó la necesidad de que sea visible una mínima organización de defensa de los derechos de los usuarios en la capital.

El investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y editor de la Revista Nexos, Andrés Lajous, expuso que el buen transporte público es una aspiración de cualquier ciudad, pero indicó que esa aspiración de un grupo, que es mayoritario, tiene que ser politizada, tener información y ser exigida.

Comentó la preocupación por la falta de información sobre el transporte público para los usuarios, tal como son mapas actualizados de las rutas, frecuencia de los recorridos, para saber cuánto están tardando en recorrer las rutas, y de ahí tener la velocidad promedio de estos viajes, “si tenemos mapas, frecuencia y velocidad, seguro que puede cambiar la toma de decisiones de los automovilistas”.

Señaló la necesidad de nuevos actores políticos que exijan esos derechos.  Apuntó que si son millones de personas las que se mueven todos los días en transporte público en la ciudad de México, tendría que haber una mínima organización de defensa de los derechos de los usuarios, por ejemplo de los usuarios del Metrobús, igual que los usuarios del Metro, “pero no se identifica un interlocutor específico de ciudadanos organizados que estén buscando que mejore el servicio”.

Por su parte, el Consultor independiente, Roberto Remes, enumeró lo que implica el derecho a la movilidad, tal como que el gobierno establezca políticas públicas de movilidad para todos y las cumpla; que se regule, proteja y sancione el uso del espacio público; que frente a la ocupación del espacio del peatón, el ciclista y el transporte público, haya una sanción al infractor.

Además de que frente a las obras de cableado se restaure el pavimento o banqueta; derecho a contar con alternativas de movilidad con equidad en los tiempos de traslado y no un sistema discriminatorio en el que la movilidad más egoísta obtenga los ahorros en minutos, al menos no sin compensar al resto de la sociedad.

Así como el derecho a que las instituciones del Estado garanticen un uso equitativo del espacio público como una forma de dar igualdad de oportunidades a todas las personas para moverse de un punto a otro, de manera tan cómoda, tan breve como cualquier persona sin importar su condición económica o física.

En su oportunidad, el investigador del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Luis Zambrano, recalcó la relación directa entre movilidad colapsada y calidad del aire en la ciudad de México, situación que, consideró, se ha intentando resolver de una de las peores maneras: usando la contratecnología, como hacer carros más afinados, promover los híbridos, que son muy costosos, y que no solucionan todo, porque el auto sigue ocupando un espacio.

Mencionó que la necesidad de movilidad está relacionada con la cantidad de vialidades o la proyección de nuevas vialidades. “Esta proyección incide en la forma de la ciudad, ya que la urbanización de la ciudad hacia fuera se relaciona con la invasión a zonas de áreas verdes, y en particular del suelo de conservación, mismo que provee de muchos beneficios a los ciudadanos”.

Expuso que la ciudad de México funciona como un ecosistema, y la parte natural que es el suelo de conservación nos provee de beneficios como agua y el clima; las cañadas, por ejemplo, son los reguladores más agradables del clima. De ahí que cuando se urbanizan estas áreas verdes se pierden esos beneficios que de manera gratuita brindan los ecosistemas, hay que destinar recursos económicos para proveerlos.

A su vez, la Directora Ejecutiva de “Muévete por tu ciudad”, A. C., Claudia Montero, señaló que cada acción que decida hacer cada quien hace una gran diferencia, cambiar nuestras actitudes, es necesario aprender a compartir el espacio de la mejor manera, el reto es que cada uno de quienes compartimos las calles pongamos de nuestra parte.

El Tercer Visitador de la CDHDF, José Antonio Guevara, resaltó que en el marco del Convenio de Colaboración entre este Organismo y el ITDP, se elaborará un Informe, porque no hay material en la ciudad de México que haga una clara relación entre el derecho a la movilidad (el concepto de movilidad de transporte urbano) con los derechos humanos, con miras a proponer alternativas a las políticas públicas actuales.

Comentó que la información relativa a las concesiones es indispensable para evaluar la política pública del transporte, y señaló que se hará difusión de los derechos asociados al transporte público para que en caso de que haya una irregularidad, los ciudadanos se puedan acercar a la CDHDF.