martes , 7 febrero 2023

Escuelas, detonadores de una nueva ciudadanía y democracia: Académicos.

Boletín 112/2012
24 de marzo de 2012

  • Presentan en CDHDF el libro La Formación Cívica y Ética en la Educación Básica: Retos y posibilidades en el contexto de la sociedad globalizada, editado por la SEP.

 Especialistas y académicos en políticas educativas coincidieron en que los centros escolares pueden ser el detonador de una nueva ciudadanía que le dé vida sustancial a la cultura democrática.

Así lo expresaron en la presentación del Libro “La Formación Cívica y Ética en la Educación Básica: Retos y posibilidades en el contexto de la sociedad globalizada”, editado por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y presentado en el Salón Digna Ochoa y Plácido de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

Al moderar la ceremonia, el Secretario Ejecutivo de la CDHDF, José Luis Gutiérrez Espíndola, aseguró que esta publicación, de la cual fue coordinador académico, será un libro de cabecera para maestros y maestras en los rubros de cívica y ética.

“Permitirá a docentes contar con una herramienta útil para tener una mejor comprensión y un manejo más completo de las temáticas”, sostuvo.

En tanto, la autora de la obra y Directora del Colectivo para el Desarrollo Educativo Albanta, Silvia Conde Flores, aseveró que en el país existe un déficit formativo como pueblo que se refleja también en la capacitación de las y los docentes.

Además, enfatizó que “no se puede construir ciudadanía sin la conciencia de los derechos humanos”.

Por su parte, la Directora de Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente”, María Elena Medina-Mora Icaza, aseveró que en un “México convulsionado” encontrar un texto como el presente, brinda una posibilidad viable de crear una cultura de paz, tolerancia y respeto.

“Todos queremos dejar en nuestros niños una cultura diferente, formar en ellos algo que permita que el país evolucione y que puedan tener una mejor vida”, enfatizó.

Calificó como relevante que el libro aborde la cultura de la legalidad, porque algo ha pasado en el país que ha originado que ésta ya no se reconozca.

“La confundimos con prescripciones morales, con ideologías, y creo que esta parte de rescatar lo que es realmente una cultura de la legalidad y hacer que las y los niños trabajen en ella y se les dé el ambiente escolar para que se pueda instalar, eso para México en el momento actual es importantísimo”, dijo.

A su vez, el profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Gilberto Guevara Niebla, aseveró que para el 80% de las y los mexicanos la política no es importante, lo que se vuelve una problemática para las y los educadores que quieren darle un sustento cultural a la democracia.

Para el también Director de la revista Educación 2001 el problema más grave en el sistema educativo es el centralismo. “Desde el centro un pequeño grupo de expertos dicta la política educativa”, señaló.

En ese sentido, apuntó que el hecho estructural más grave es que el país cuenta con un sistema educativo antidemocrático y un sindicato que atropella los derechos de la niñez y que rompe con el principio de autonomía que debe tener la educación.

Bajo este rubro, dijo, se necesita una organización escolar descentralizada que se apoye particularmente en las comunidades.

En su oportunidad, la Directora de Desarrollo Curricular de la SEP, Noemí García García, puntualizó que las decisiones de política educativa deben ir acompañadas de la experiencia de equipos de especialistas no sólo de la Secretaría, sino de distintas instituciones educativas y civiles.

“Cuando logramos sentarnos a la mesa especialistas de distintas instituciones con un propósito común, podemos dar lugar a experiencias como este libro”, subrayó.

En la presentación del Libro “La Formación Cívica y Ética en la Educación Básica: Retos y posibilidades en el contexto de la sociedad globalizada”, participó también la Profesora de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Psicología de la UNAM y coordinadora académica de la obra, Benilde García Cabrero.