jueves , 26 enero 2023

CDHDF respalda el informe presentado por Human Rights Watch.

Boletín 32/2012
24 de enero de 2012 

  • Investigaciones de la CDHDF confirman las observaciones de HRW
  • Violaciones a derechos humanos documentadas por  OPDH y OSC

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) saluda el informe presentado por Human Rights Watch (HRW) presentado el domingo pasado en el que advierte sobre las graves violaciones a los derechos humanos ocurridas en el país como consecuencia de los enfrentamientos violentos entre las fuerzas de seguridad del Estado y el crimen organizado en el marco de la estrategia de seguridad implementada en México desde 2006.

La CDHDF concuerda con la posición de HRW, debido a que las violaciones mencionadas en el informe han sido documentadas tanto por organismos públicos de derechos humanos mexicanos como por Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC).

Desde el 2006 se ha registrado un aumento de quejas respecto a la actuación de las fuerzas armadas en la llamada lucha contra el crimen organizado. Estas quejas están relacionadas con violaciones cometidas por las fuerzas armadas en contra de grupos en situación de vulnerabilidad como las personas migrantes, periodistas y personas defensoras de derechos humanos, entre otras.

Cabe mencionar que los resultados de las investigaciones de la CDHDF, descritas en el Diagnostico sobre la situación del derecho a la libertad de expresión o en el Informe especial del derecho humano a defender los derechos humanos, confirman las observaciones de HRW.

Existe una gran preocupación por parte de la CDHDF respecto al escenario de impunidad que existe hoy en materia de violaciones a derechos humanos cometidas por las fuerzas armadas, lo que se agrava por la pasividad del Gobierno mexicano para esclarecer, investigar y sancionar estos hechos.

El Gobierno federal no debería rechazar el informe presentado por esta organización internacional con la justificación de que el personal castrense actúa bajo un régimen legal, pues por un lado, no se hace un análisis serio de las investigaciones que evidencian las graves violaciones cometidas por las fuerzas armadas y, por el otro, persiste un esquema de impunidad caracterizado por la aplicación vigente de la jurisdicción militar para la investigación y sanción de delitos y violaciones a derechos humanos cometidas contra civiles, así como por las pocas sentencias que se han dictado contra ilícitos cometidos por las fuerzas armadas pues, según información de la propia Secretaría de la Defensa Nacional, de 2006 a finales de 2011 sólo se han emitido 29 sentencias.

Son características esenciales de los Estados democráticos de derecho, la apertura al diálogo y la aceptación positiva de la crítica, no sólo porque da sentido al principio de tolerancia y comprensión de las diferencias y opiniones, sino porque de esta manera es posible construir soluciones democráticas e incluyentes para problemas y retos complejos, como lo es el contexto de violencia  armada que vive el país.

Por ello, la CDHDF invita al Gobierno mexicano a reconsiderar su postura a fin de que se analice este informe a la luz de las evidencias que pueden contribuir a disminuir la violencia, así como prevenir, investigar y sancionar con suficiencia los delitos y violaciones a los derechos de las personas que ésta ha generado.