viernes , 27 enero 2023

CDHDF expresa preocupación por fallecimiento de joven en agencia 57 del MP.


Boletín 19/2012
16 de enero de 2012

  • A pesar de Recomendaciones emitidas a la PGJDF, continúan los casos de personas que estando en su poder pierden la vida.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) manifiesta su preocupación por la pérdida de la vida del joven Rosendo Rosales Ángeles, el pasado 11 de enero, en las instalaciones de la Agencia 57 del Ministerio Público Especializada en Asuntos de Niñas, Niños y Adolecentes.

Después de que el adolecente fue puesto a disposición de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) por robo a casa-habitación, familiares del menor de edad dieron aviso al Ministerio Público de sus padecimientos. De acuerdo con la información brindada por la peticionaria, advirtieron que tenía un cuadro de hepatitis y de depresión. Horas más tarde, después de haber sido aislado el menor de edad perdió la vida a causa de asfixia por ahorcamiento.

El derecho a la vida es un derecho supremo respecto del cual no se permite suspensión alguna, ni siquiera en situaciones excepcionales. Es un derecho fundamental para todos los derechos humanos que no admite visiones restrictivas.

El Estado tiene obligación no sólo de respetar el derecho a la vida, sino de realizar todas las acciones necesarias para hacer efectiva su protección, más aún cuando el titular del derecho se encuentra bajo su poder o cuidado.

La CDHDF, atendiendo estos estándares de protección en relación a la obligación del Estado de proteger y velar por la vida de las personas que se encuentren bajo su poder, en el año 2009 emitió las Recomendaciones 10 y 28 a causa del fallecimiento de cinco personas en áreas de detención de la PGJDF.

Entre los puntos recomendatorios se solicitó la implementación de medidas de seguridad que garanticen la integridad física y psicológica de las personas privadas de su libertad, así como modificaciones normativas tendientes a ese fin. Especialmente, como medidas de no repetición se pidió la constate y efectiva adecuación de las áreas de detención para que contara con las medidas de seguridad adecuadas para ello.

La CDHDF externa su preocupación ya que a pesar de la emisión de Recomendaciones se siguen dando casos de personas que estando en poder de la Procuraduría capitalina han perdido la vida. Actualmente además de la investigación del caso del joven Rosendo Rosales Ángeles, la CDHDF se encuentra investigando otros dos casos de personas que fallecieron en las coordinaciones territoriales de Gustavo A. Madero 8 y Cuauhtémoc 8.

Este Organismo reitera que la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal y cualquier otra autoridad, que en ejercicio de sus funciones tenga personas bajo su resguardo, poder, cuidado o custodia, se encuentran en una posición especial de garante frente a ella y, que como tal tienen el deber irrenunciable de garantizar su derecho a la vida e integridad personal.