viernes , 3 febrero 2023

Mensaje del Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, con motivo del Tercer Aniversario de la Tragedia del News Divine

Discurso 07/2011
21 de junio de 2011

El pasado 20 de junio se cumplió el tercer aniversario de la muerte de doce personas, nueve jóvenes y tres servidores públicos, resultado de un operativo policial que de manera innecesaria e injustificada se llevó a cabo en la discotecaNews Divine, en el norte de la ciudad de México. El próximo 8 de julio se cumplirán también tres años de la fecha en la que esta Comisión dio a conocer el Informe Especial realizado con  motivo de esos hechos, así como de la emisión de la Recomendación 11/2008, dirigida al Jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF) y al Jefe Delegacional en Gustavo A. Madero (GAM). En su momento, ambas autoridades aceptaron totalmente la Recomendación.

Con motivo de este aniversario la Comision de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) fija su postura frente al cumplimiento de las obligaciones contraídas por los gobiernos central y delegacional al aceptar Recomendación.

Como se recordará, la Recomendación consta de 40 puntos, de los que han sido formalmete cumplidos 36. Sin embargo, de cara a los puntos no cumplidos, pero sobre todo, frente al sentir de las victimas, es obligado hacer una evaluación de fondo, más cualitativa, que dé una idea más clara del estado actual del cumplimineto de la Recomendación.

A tres años de la tragedia sigue pendiente la determinación de una averiguación previa por los delitos de abuso de autoridad y negación del servicio público, un procedimiento administrativo contra policías de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF), tres procedimientos administrativos contra servidores públicos de la Delegación Gustavo A. Madero por irregularidades derivadas de la revisión de expedientes de verificación administrativa relativos al inmueble, y lo que más ha dolido a las madres y padres de las jóvenes victimas, no se han resuelto aún las 20 causas penales radicadas en el Juzgado Decimonoveno Penal del Distrito Federal.

Hay que recordar que a la fecha, sólo quien adminstraba el inmueble está en la cárcel; que el responsable directo del operativo, junto con diversos servidores públicos acusados por la Procuraduría General de Justicia de la ciudad han hecho todo lo posible por alargar sus procesos y para hacerlo en libertad, y que aún hay personas involucradas con la tragedia que siguen desempeñando cargos públicos.

Más allá de las formalidades que puedan justificar esta situación, el mensaje que se ha enviado, sin duda, es de impunidad: quien no era servidor público está preso y quienes ocupaban cargos públicos relacionados con las decisiones que se tomaron ese día y que ocasionaron la muerte de 12 personas, siguen en libertad e incluso trabajando para el Gobierno del Distrito Federal.

Desde otra perspectiva sigue pendiente también una politica de derechos para la juventud de la ciudad. Hasta la fecha, los esfuerzos en este sentido no han logrado superar la visión asistencial que ve en las y los jovenes, o bien objetos de necesidades, o bien riesgos sociales. Una política de derechos para la juventud debe en principio considerar a la persona joven como sujeto participe de esa política, de su construcción, ejecución, evaluación y eventualmente también de su corrección. Las y los jovenes no son, ni deben ser vistos como instrumentos para conseguir otras finalidades. De igual manera, una política de derechos debe garantizar condiciones para el acceso igualitario a la educación, al trabajo, a la salud, a la diversión, a la participación social, cultural y política, y desde luego a la noviolencia; debe ser por ello ser de largo plazo y debe ser transversal.

El Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal hace puntual referencia a las obligaciones que el Gobierno de la ciudad tiene para con los derechos de las y los jovenes, pero hasta el momento no se han concretado las acciones necesarias para lograr este compromiso, fundamental para construirles un presente sólido que les encamine hacia el futuro, y para evitar que nunca más se haga eco a cualquier idea o proyecto, por bienintencionada que parezca y provenga de donde provenga, que objetualice las personas jovenes, menos aún que las criminalice o las mate. En el marco del Programa, debe ser una prioridad de estado generar una estrategia que vincule de manera inteligente a la administración pública, el poder legislativo, la judicatura, los órganos autónomos y a la sociedad civil, para generar certidumbre en los derechos de la juventud y garantizar de manera permanente la no repetición de hechos como los que hoy conmemoramos.

Desafortunadamente, los signos que vemos no apuntan en este sentido. Hoy se da un debate público en torno a la política que ha instrumentado el Gobierno de la ciudad frente a las llamadas fiestas clandestinas, y siguen realizandose operativos para evitar la venta de drogas y alcohol a niñas, niños y adolescentes en sitios donde éstos se reunen para divertirse. Sin embargo, aún cuando concordamos con el diagnóstico del problema, las víctimas del News Divine nos recuerdan que no son esas las maneras de resolverlo, que si no hay una perspectiva de derechos frente al alcohol y las drogas, los operativos que se instrumenten corren el riesgo de repetir la historia del 20 de junio de 2008, y que de hecho lo hacen, con cada joven que es presentado al Ministerio Público para acusar o ser acusado de corrupción de menores por participar de una de estas llamadas fiestas clandestinas: encarcelar a una persona joven por motivos que admiten otras soluciones es también una forma de terminar con sus vidas.

Naturalmente, es obligación de este Organismo Público Autónomo dar puntual seguimiento a lo que falta por hacer; a eso nos hemos comprometido con las víctimas y lo cumpliremos. Pero iremos más allá.

Dado que la realidad es dinámica, y que en ese sentido, las obligaciones del Estado deben ser continuamente monitoreadas para que puedan ser permanentemente garantizadas, el grado de insatisfacción que señalan las víctimas sobre la atención recibida en estos tres años, obligan a esta Comisión a hacer una revisión de diversos puntos que en algún momento se dieron por cumplidos y que hoy requieren nuevamente de puntual seguimiento. De esa revisión informaremos en su momento, pero ahora mismo es posible adelantar que iniciaremos un Informe Especial sobre la atención prestada a las víctimas no mortales del News Divine, que revisaremos el compromiso delegacional de mantener limpio y digno de forma permanente el lugar donde descansan las y los jovenes que perdieron la vida en ese lugar y, sobre todo, que revisaremos puntualmente que las acciones policiales y ministeriales que involucren a jóvenes se realicen con estricto apego a lo que el Gobierno de la ciudad comprometió cuando aceptó la Recomendación y que no es nada más que el respeto a sus derechos humanos.

Para la CDHDF la Recomendación no es solo una lista de puntos por cumplir; dado que supone compromisos de fondo, el único parámetro válido para considerar si hay o no avance, es el sentir de las víctimas, su convicción acerca de la reparaciòn efectiva del daño y las certezas que puedan tener sobre la no repetición de un hecho tan lamentable.

Por ello, hacemos un enérgico llamado al Jefe de Gobierno para que, desde la obligación que adquirió al aceptar la Recomendación, encabece él mismo una evaluación seria de la atención que se ha dado al dolor que servidores públicos de la ciudad ocasionaron y siguen ocasionando a estas familias, y para que tome las providencias debidas para enmendar los errores y reorientar las actitudes hacia la satisfacción plena de sus demandas de justicia. Así lo hacemos también con el Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF), a quien exigimos además la sensibilidad para considerar que en este caso, las víctimas lo son de servidores públicos y que ello refuerza la obligación que cada miembro de esa institución tiene de dar un trato digno y respetuoso a quienes, desde hace tres años, lo que esperan del máximo organo judicial de la ciudad es, precisamente, justicia.

Para esta Comisión es claro que la perdida de un hijo o de una hija no se supera nunca, y por ello, apreciamos que las victimas de esta tragedia coloquen en el centro de su legitimo reclamo, la generosidad de quien sabe que el mejor homenaje a la vida de sus hijos e hijas es garantizar que sus muertes no hayan sido vanas; que recuerden cada día que frente a hechos como este, el Estado debe asumir sin regateo sus responsabilidades. Padres, madres y hermanos de las jovenes víctimas del News Divine tienen derecho a reclamar hasta sentirse satisfechos porque no decidieron estar en el doloroso sitio en el que hoy están. En congruencia, los organos de gobierno y de justicia de la esta ciudad están obligados a saberlo y a aceptar que quienes pueden calificar la respuesta que han dado a la tragedia son, unica y privilegiadamente, las propias victimas. Desde el ámbito de nuestras responsabilidades, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal refrenda su compromiso con la comunidad delNews Divine, con todas sus víctimas. Por la memoria de Alejadro, Daniel, Erika, Heredy, Isis, Leonardo, Mario, Mario Alberto y Rafael.

Muchas gracias.