jueves , 26 enero 2023

Boletín 361/2010 Urge Ombudsman capitalino a entender relación con niñas, niños y adolescentes, como prioridad para construir políticas públicas

Urge Ombudsman capitalino a entender relación con niñas, niños y adolescentes, como prioridad para construir políticas públicas.

Boletín 361/2010

21 de noviembre de 2010

 

El Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia, urgió a las y los funcionarios a entender, desde su ámbito más próximo, cómo debe establecerse la relación con niñas, niños y adolescentes, para trasladarlo al servicio y quehacer públicos.

 

«Debemos cambiar el chip, cambiar la mentalidad de los operadores que tienen que ver con las políticas públicas de derechos», advirtió al dictar la Conferencia Marco «Los derechos de niñas y niños en México a 20 años de la Convención de los Derechos del niño».

 

Durante el inicio del Encuentro Nacional 2010 «A 20 años de la Convención de los Derechos del Niño. Balance, retos y perspectivas», dijo que es necesario identificar cuándo el ejercicio de las políticas tienen un tono asistencial y deben ser, por lo tanto, transformadas con una visión de derechos.

 

Parte importante del proceso, explicó, debe suceder, por lo tanto, a través de la incorporación y el entrañamiento del sentido original de la Convención en la vida cotidiana de niñas, niños y adolescentes con los adultos».

 

El cambio pasa por ahí, agregó: «Entender, nosotros como adultos, cómo debemos establecer nuestra relación con ellos: si no partimos de ahí, es muy difícil pensar que como servidores públicos o personas interesadas en la problemática de infancia podamos trasladar ese enfoque al quehacer que realizamos».

 

El Ombudsman capitalino lamentó que aún con las reformas a los Artículos 4º y 18 constitucionales, «Todavía este país sigue estando a la zaga en materia de derechos de niñas, niños y adolescentes».

 

Afortunadamente, dijo, también han logrado imponerse los criterios del Interés Superior del Niño y de la autonomía progresiva, aunque hace falta generar condiciones para hacer cumplir las obligaciones del Estado.

 

«Me parece que la situación que vivimos hoy en día es de riesgo para el avance de los derechos de la infancia. Al ánimo de reuniones como ésta se impone un contexto que allá afuera dice cada vez más que los niños son un riesgo», sostuvo.

 

No se dice que las niñas y niños están en riesgo, sino que son un riesgo, lamentó González Placencia: «Especialmente los de ciertos sectores, son carne de cañón para la criminalidad organizada y están convirtiéndose en agentes de daño para la ciudadanía».

 

Exhortó a enmarcar la reflexión sobre los 20 años de la Convención, en el cruce que, por una parte criminaliza, excluye y sigue objetualizando a niñas, niños y adolescentes, en contra del esfuerzo por proteger sus derechos.

 

«Tenemos que empujar, una vez con el chip correcto, para que los operadores de reformas jurídicas y de políticas públicas también lo adquieran y lo lleven adelante», dijo.

 

Luego de asistir a la presentación del Informe «La Infancia Cuenta en México 2010», destacó la variedad y el valor de los datos contenidos en el documento para la realización de un análisis serio sobre la problemática actual de las niñas, niños y adolescentes en el país, con énfasis especial en la violencia que ha quitado la vida a cientos de menores de 18 años, a manos del crimen organizado.

 

Dijo que ese incremento de delitos podría estar vinculado a la omisión de cuidados, en el que la falta de prevención es evidente, de acuerdo con la interpretación que las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) especializadas en el tema hacen de los datos oficiales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *