sábado , 4 febrero 2023

La utilización de sensores remotos, ayudan a la localización de restos de personas desaparecidas y la documentación de sitios búsqueda: José Luis Silván

Boletín 09/2022
25 de enero de 2022

  • Gracias al empleo de dispositivos electrónicos para hacer mapeos tridimensionales, se encontraron fosas muy cerca de los caminos, a no más de 800 metros.
Información relacionada
Video de la Conferencia: «Experiencias en el uso de sensores remotos en la búsqueda de fosas» ..Más…
Fotos de la Conferencia. Experiencias en el uso de sensores remotos en la búsqueda de fosas  Más…
En la búsqueda de personas, el contexto ayuda a reconstruir un hecho social: Arqueóloga Pamela Lara Tufiño..  Más…
Las instituciones de búsqueda de personas deben construir confianza entre familiares de víctimas…Más…

Al destacar la importancia del uso de la ciencia y la información geoespacial en la búsqueda de personas, el investigador José Luis Silván Cárdenas, consideró que es necesario contar con un registro nacional de fosas clandestinas localizadas en el país, lo cual no se tiene en todas las entidades.

Expuso lo anterior, al dictar la Conferencia: “Experiencias en el uso de sensores remotos en la búsqueda de fosas”, como parte del Módulo 4 del Diplomado Profesionalizante en materia de Búsqueda de Personas, desarrollado por la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM) y la Comisión de Búsqueda de Personas de la capital.

El especialista del Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial A.C. (CentroGEO) puso como ejemplo de utilización, la búsqueda realizada de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala, Guerrero.

Indicó que en zonas con accesibilidad y privacidad espacial hay más probabilidad de encontrar fosas con cuerpos de personas desaparecidas; a estos lugares, dijo, también se les denomina espacios clandestinos, los cuales son un atractivo para los perpetradores de crímenes.

Silván Cárdenas, también Coordinador del Programa de Posgrado del CentroGeo, detalló que de acuerdo con datos del Registro Nacional de Personas Desaparecidas de la Secretaría de Gobernación, el total de personas desaparecidas y no localizadas en el país es de 97 mil 098.

De esta cifra, agregó, 86 mil 911 son personas desaparecidas y 10 mil 187 no localizadas. “La única diferencia es que en un caso unos son desaparecidos forzados y los otros son voluntarios o no quieren ser localizados”, apuntó.

Enfatizó que tres áreas de la ciencia y la tecnología geoespacial pueden aportar para la búsqueda forense: la documentación de sitio de hallazgo o búsqueda; la detección directa e indirecta de restos depositados en el medio ambiente mediante sensores remotos; y la prospección, que es averiguar en dónde es más probable que se encuentren cuerpos de personas.

“En el tema de documentación hemos hecho mapeos bidimensionales o tridimensionales de los sitios de interés; y en el caso de la prospección, hay dos modelos que hemos trabajado: los espaciales, para definir áreas de búsqueda, y los hidrológicos, para búsqueda de fragmentos en superficie”, subrayó.

Indicó que la ventaja de tener registros tridimensionales en la búsqueda de fosas clandestinas es que se pueden consultar en cualquier momento, incluso cuando se deforesta el área o se cambia, y se quiere regresar al pasado a ver cómo estaba la zona.

Manifestó que la invisibilidad es óptima o ideal para las fosas clandestinas. “Quiere decir que es un punto atractivo también, no sólo por la proximidad, sino también por la privacidad”, afirmó.

Aseveró que las fosas clandestinas con cuerpos de personas desaparecidas siempre están muy cerca de los caminos, a no más de 800 metros la gran mayoría de ellas, lo que quiere decir que cuesta mucho trabajo llevar a un individuo contra su voluntad a mucha distancia.

Explicó que la detección hiperespectral es promisoria, pero falta realizar más investigación en torno a la detección con sensores transportados por drones. “El modelo probabilístico es susceptible de replicarse en otras regiones del país, pero requiere de una base de datos de fosas descubiertas previamente con ubicación precisa y características físicas”, finalizó.

Cabe mencionar que el Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) y la Coordinación de la Licenciatura de Ciencia Forense de la Facultad de Medicina, ambas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), participaron en el diseño académico y pedagógico del Diplomado Profesionalizante en materia de Búsqueda de Personas, además de ser convocantes.

Versión PDF