Sitios de Interés
Entrevista a la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, en la Presentación de la Propuesta General 01/2018: La Ejecución Penal desde los Derechos Humanos.

Entrevista a la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, en la Presentación de la Propuesta General 01/2018: La Ejecución Penal desde los Derechos Humanos.

Entrevista 30/2019
11 de junio de 2019

Pregunta (P): Presidenta, es que en el informe se habla de un periodo del 2005 al 2018 del número de quejas que se han presentado, y usted nos comentaba nada más de 2018 a mayo…

Nashieli Ramírez Hernández (NRH): Sí, nada más di 2018 a lo que va de mayo, pero la información de los años anteriores los tienes ahí.

P: ¿Cuáles son los principales derechos que se violan?

NRH: El derecho a la integridad, el derecho a la custodia, básicamente a la integridad física alrededor de todo lo que pasa alrededor de los centros penitenciarios, derecho a la salud.

P: ¿Ha habido alguna sanción o las autoridades…?

NRH: Ha habido Recomendaciones, ha habido resolución de quejas y hay otras que se van resolviendo igual y trabajando con las autoridades para poder resolverlas mientras va sucediendo la investigación. Por ejemplo el año pasado firmamos lo que se llamó un Memorándum de Conciliación con la Secretaría de Salud, exactamente en donde ahí se aplicaba el reconocimiento de algunas cuestiones que no se habían cumplido y ellos asumieron reparación integral para las víctimas.

P: ¿Ha habido algún pago a las víctimas de estas violaciones?

NRH: Sí, sí ha habido. De hecho esta parte generalmente cuando hablas de conciliatorios lo que haces es aplicar un acuerdo entre las víctimas y el sector salud para reparar el daño, que muchas veces puede ser, por ejemplo, hay muchos de reparación que tienen que ver con que tengan servicios médicos toda su vida, que haya específicamente reparaciones si es que hubo alguna pérdida, que lo ha habido, de algún miembro, etcétera.

P: Presidenta, me gustaría que nos comentara, por ejemplo, alguna historia o algún caso por el que ustedes determinen, pues, bueno, con todo el análisis que hizo el Visitador, que el sistema penitenciario necesita un enfoque de derechos humanos. ¿Qué es lo que recuerdan, por ejemplo, que hallaron?

NRH: Bueno, tenemos el año pasado, y de hecho fueron aceptadas en su totalidad por el Sistema Penitenciario, las dos Recomendaciones de tortura, que tienen que ver con esta parte de integridad física y el reconocer que todavía lamentablemente en los centros penitenciarios se usa la tortura como método de castigo, por ejemplo. Lo otro tiene que ver con algo que ya mencioné aquí y es cómo vamos mejorando, y se hace a través de las Conciliaciones igual de las mismas Recomendaciones. De hecho nuestra Recomendación más antigua es de 1995 y tiene que ver con los centros penitenciarios. Tiene que ver con cómo éstos tienen que dignificar, cómo éstos tienen que tener un trato digno hacia las personas y que tienen que abolirse ciertas prácticas. Uno es esta parte que tiene que ver con tratos crueles inhumanos y tortura. La otra parte tiene que ver con lo que ya mencioné que es gobernabilidad. ¿Qué quiere decir eso? Los centros penitenciarios tienen que estar regidos por lo que normatividad establece, y no por los acuerdos, que en la lógica de las convivencias internar, muchas veces involucrados también custodios, tienen que ver sobre la vida de las personas. Las personas no tendrían que estar, digamos, pagando por estar hospedadas ahí, sino más bien tendrían que tener los mínimos necesarios en calidad de humano para estar purgando una fecha, no por lo que son, sino por lo que hicieron, que ese es el cambio de paradigma. Y creo que esto es un gran reto porque finalmente, por ejemplo, yo te puedo decir que esta Recomendación de 1995, que todavía está abierta porque seguimos viendo que tienen que mejorarse las condiciones, planteaba en ese entonces un paradigma de readaptación, entonces decías que pensabas en las personas como que se tenían que readaptar. Lo que hemos visto durante los últimos años es que ese proceso no permite la reinserción social. O sea, básicamente es muy común que sigamos esta visión de que los centros son escuelas del crimen, en lugar de ser escuelas de reinserción social, que permitan a las personas pagar, lo que tienen que pagar ante la sociedad por los hechos que cometieron, pero después como personas tener la oportunidad como todos nosotros de…, no nada más de tener buenas condiciones adentro, sino sobre todo, como hablaba la Directora de Reinserción Social, tener una cosa que se denomina en algunos como el derecho al porvenir.

P: ¿Y qué pasa con la gente que reincide? O sea, realmente sí paga una condena, pero sale muy rápido a veces y vuelven a ser detenidos 10 u 11 veces.

NRH: Por eso, porque se tiene que ajustar ese sistema. En la medida en que no lo ajustes la gente va a reincidir, porque saliendo igualmente no tiene ninguna opción ni cultural, ni social, ni económicamente para hacerlo. Entonces lo que tenemos que hacer es pensar que exactamente tenemos que romper con esas lógicas, que verdaderamente se castiguen los hechos, pero que se apueste a que las personas pueden cambiar, y que la sociedad tendría que estar abierta a eso. En la medida en que no lo hacemos, estas personas siguen pidiendo cartas de no antecedentes, cartas de cosas y acaban pues con un tan cerrado en lo familiar y en lo comunitario que los vuelve a poner en situación de volver a delinquir, igualmente en lo que pasa adentro.

P: ¿Con esta Propuesta qué sigue, Presidenta?

NRH: Pues básicamente, como ustedes lo ven, la Ley de Ejecución Penal es una ley que apenas acaba hace un mes de entrar en vigor en su totalidad. Lo que nosotros decimos es que hace falta un cambio de cultura en todos nosotros como sociedad, pero también de cultura en los que están al frente de hacer que estas leyes tengan resultados y que estos procesos de transformación tengan resultados, y es que tenemos que capacitar, tenemos que hacer un cambio cultural hasta de la propia gente que está al frente y está en contacto con las personas privadas de la libertad.

P: Presidenta, por último, si me permite ahorita que el Visitador nos recuerde un caso en particular como para ejemplificar una historia.

NRH: Claro que sí…

P: ¿Qué es lo que va a hacer la Comisión de Derechos Humanos porque un Tribunal federal falló que los niños migrantes deben tener un espacio en donde se les pueda atender y están en Las Agujas?

NRH: Las Agujas está en la Ciudad, pero no compete a la Ciudad de México. Pertenece al Instituto Nacional de Migración. Cuando nosotros intentamos, por ejemplo, solicitar información y todo, ahora sí como dirían vulgarmente, nos batean. ¿Por qué? Básicamente porque es del orden federal. Entonces nosotros, digamos, aplaudimos porque desde la Comisión siempre tenemos la lógica de que los procesos no pueden, no es legal, no está permitido que los niños, las niñas y los adolescentes estén recluidos. Tienen que estar en otro lado. Así lo dice la Ley de niños y niñas, así lo dice la Ley de Migración, y que eso era una situación irregular que no debe permitirse.

Entonces de nuestra parte qué bueno. La Ciudad, si le pide el Gobierno federal algún apoyo para algún centro se lo dará, pero no es obligación de la Ciudad. Estos niños estaban en ámbito…, digamos, ubicados geográficamente en la Ciudad de México, pero no en el ámbito jurisdiccional de la Ciudad de México.

P: ¿Se va a atender entonces a todos los grupos de migrantes que sigan llegando a la Ciudad de México?

NRH: Totalmente. Nosotros seguimos teniendo la visión de lo que presentamos en el Protocolo y es que México y está Ciudad requiere una cara de atención humanitaria y de defensa de derechos humanos, por más que digan que no. Gracias.