sábado , 3 diciembre 2022

Discurso de la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, en la presentación del Informe Especial 19s

Discurso 81/2018
18 de septiembre de 2018

Secamos toda el agua de la ciudad, destruimos por usura los campos y los árboles En vez de tierra, a nuestras plantas quedó un sepulcro de fango árido y rencoroso, malignamente incapaz de amparar lo que sostenía La ciudad ya estaba herida de muerte. El terremoto vino a consumar cuatro siglos de lentas destrucciones. Del poema “Elegía del retorno”, de José Emilio Pacheco.

Con la presentación de este Informe Especial, sobre el estado que guarda la garantía de los derechos humanos de las personas damnificadas por el sismo de septiembre de 2017, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) da voz a las víctimas, a través de la presentación de sus testimonios y principales exigencias.

Este ejercicio, pretende aportar, en el ejercicio de los derechos humanos de las personas damnificadas, apelando a la verdad, justicia y reparación integral de los daños, así como a identificar elementos para la no repetición de los hechos; es decir, para que en esta Ciudad sísmica, porque seguirá temblando, las personas que habitamos y transitamos en ella, tengamos garantizada nuestra seguridad en contexto de fenómenos naturales, y que nunca más un sismo vuelva a transformarse en catástrofe, en tragedia.

La radiografía, a un año del desastre que se presenta en este Informe… nos proporciona varias lecciones: en primer lugar, quiero destacar la solidaridad y apoyo que se ha gestado desde la sociedad, frente a la emergencia que este fenómeno causó en la Ciudad de México, han sido las personas damnificadas que se han organizado y que se movilizan, emprendiendo acciones por la lucha y defensa de sus derechos humanos, junto con diversas Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), demostrando un gran sentido de solidaridad y participación en la búsqueda y rescate de personas que, entre los escombros, establecieron canales de comunicación y verificando información para la atención inmediata, colaborando en diversas acciones para apoyar a las personas afectadas o en situación de riesgo.

Posteriormente, durante la etapa de reconstrucción, diversos actores sociales, especialmente organizaciones de personas damnificadas y organizaciones civiles, han buscado incidir en el proceso de reconstrucción, con el fin de garantizar que éste fuera efectivo, participativo e incluyente.

Asimismo, desde el sector privado y la cooperación internacional, se ofrecieron importantes ayudas para apoyar los esfuerzos durante la emergencia y la reconstrucción.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, tanto en la etapa de emergencia como en el proceso de reconstrucción, ha llevado a cabo acciones de seguimiento encaminadas a salvaguardar los derechos.

Estamos en la recepción e investigación de 258 quejas en distintas Visitadurías, la participación en reuniones, la generación de posicionamientos en medios de comunicación, el acompañamiento a las movilizaciones de los damnificados

Con el objetivo de recoger sus testimonios, comprender sus necesidades y afectaciones de sus derechos, el 16 de marzo se convocó a una Audiencia Pública. El 18 de mayo se realizó una Audiencia y una mesa de trabajo con madres y padres de familia de diversas escuelas, cuyos hijos e hijas asistían a escuelas dañadas. También se desarrolló trabajo territorial en diferentes Delegaciones.

De manera permanente, esta Comisión ha estado recibiendo quejas e iniciado las investigaciones correspondientes con la documentación de los casos. A un año del desastre, se siguen recibiendo dos quejas promedio al día, de personas damnificadas, frente a la actuación de la autoridad.

Esta es una segunda evidencia: a pesar de los significativos esfuerzos desplegados por las diversas autoridades de la Ciudad de México, ante el desastre, existe una percepción de que la actuación gubernamental ha sido insuficiente.

Las personas damnificadas y víctimas del desastre denuncian en sus relatos la falta de respuesta coordinada de las autoridades en diferentes niveles y ámbitos de responsabilidad, y el lento proceso para la atención y obstaculización hacia el ejercicio de sus derechos.

El trabajo de análisis realizado por la Comisión, en el marco de la realización de este Informe Especial, permitió identificar, en particular, nueve problemáticas que ya han sido mencionadas por Javier Conde, quien me antecedió en la palabra.

Estas problemáticas evidencian un déficit en la efectiva garantía de un conjunto amplio de derechos humanos, cuyas causas van más allá de acciones u omisiones concretas con las autoridades, alcanzando factores y fallas estructurales que impactan en las personas damnificadas y en la sociedad en su conjunto y que contravienen diversas normativas establecidas en la ya hoy, desde ayer a partir vigente, de la Constitución Política de la Ciudad de México.

Cada una de estas problemáticas, deberá ser atendida de manera pronta por las autoridades, mediante la determinación de una política pública, construida a partir de necesidades reales, de personas damnificadas y de la sociedad en su conjunto, para lo cual, en el diseño e implementación y evaluación de la política, deberá estar garantizada la participación de la población social, la participación de ustedes.

Entre las propuestas que destacamos en este Informe…, están las siguientes:

Respecto a la garantía de Derecho a la vida y derechos de las víctimas a la verdad, justicia y reparación integral, estamos solicitando y se está planteando como propuesta, entre otras, que se presente de manera inmediata un informe exhaustivo sobre las carpetas de investigación en curso y concluidas, relacionadas con fallecimientos, lesiones de personas y daños patrimoniales en el contexto del sismo; de tal manera que se esclarezcan las conductas u omisiones de las personas involucradas, empresas inmobiliarias o constructoras, particulares y personas servidoras públicas para fincar responsabilidades.

Para garantizar el ejercicio del Derecho al espacio público seguro, se propone, entre otros, diseñar una estrategia conjunta y coordinada para la atención del fenómeno de grietas y hundimientos de la Ciudad; establecer una ruta crítica con metas evaluables a corto, mediano y largo plazo; acelerar los trabajos de rehabilitación, reparación o reconstrucción de la infraestructura, equipamiento, bienes y servicios urbanos básicos, considerando como prioritarias las escuelas públicas, las instalaciones de salud; así como la infraestructura urbana y de servicios de las zonas afectadas con mayor índice de pobreza en la Ciudad.

Respecto al ejercicio del Derecho a la protección de las personas desplazadas por desastres provocados por fenómenos naturales, realizar un registro de personas desplazadas internamente e incorporar en el Programa para la Reconstrucción un programa específico de atención al desplazamiento forzado, derivado del desastre que precise las atribuciones de las distintas dependencias involucradas con metas y plazos específicos, hasta la atención y consolidación de soluciones duraderas.

Sobre el estado que guarda la efectiva garantía del Derecho a la vivienda, instalar de inmediato una ventanilla única para atender todos los asuntos relacionados con la reconstrucción de la vivienda para una debida atención, canalización y simplificación de los procesos administrativos, de las personas damnificadas; integrar un sistema de información geográfica que contenga los atlas de riesgos y sea compatible con otros planos de información catastral, usos de suelo, el cual sea la base del proceso de reconstrucción y, en general, de la política de vivienda y planificación de la Ciudad.

Para garantizar el Derecho a la protección específica de grupos de atención prioritaria, es necesario incorporar y transversalizar en la política de reconstrucción un enfoque diferencial e integral que considere las vulnerabilidades, los factores de discriminación múltiple y las necesidades específicas de todos los grupos de atención prioritaria, ya ahora señalados en nuestraConstitución vigente.

Para salvaguardar el Derecho a la autodeterminación personal y a un nivel de vida adecuado, contar con los perfiles de cada familia afectada, a fin de diseñar e implementar un modelo específico de atención hasta la restitución de sus derechos; generar oportunidades laborales para las poblaciones afectadas y elaborar un diagnóstico de afectaciones psicosociales, a partir del cual se diseñe e implemente un plan de atención psicosocial; acercar estos servicios a centros escolares y de trabajo, principalmente de zonas afectadas.

Respecto a los Derechos colectivos y a la reconstrucción social de las comunidades afectadas, elaborar un diagnóstico sobre conflictos vecinales, en el contexto de la reconstrucción, del que se deriven estrategias puntuales de mediación y transformación positiva de conflictos vecinales en unidades habitacionales, colonias, barrios y pueblos; también se requiere, después de tanto tiempo, sanar heridas que se van forjando alrededor de esto.

Respecto de las garantías a los Derechos a la seguridad e integridad personal y cultura de prevención, generar de manera conjunta un plan de acción para la promoción de una cultura de prevención de riesgos ante desastres provocados por fenómenos naturales. Es necesario tomar en cuenta, como se dijo al inicio, que en esta Ciudad seguirá temblando, y que hoy tampoco, como hace 364 días, estamos preparados para esto y para que esto no se vuelva un desastre.

Finalmente, para garantizar el Derecho a la información, transparencia y rendición de cuentas, la publicación inmediata, con los más altos estándares internacionales y nacionales de publicidad y transparencia, relacionados con presupuestos públicos, en desahogo de un informe financiero de los recursos ejercidos, desde septiembre de 2017 hasta septiembre de 2018, de manera clara, accesible y detallada que reporte todo, qué está pasando, dónde está toda la información.

Con la emisión de este Informe…, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal refrenda su compromiso a las víctimas. Esto no acaba aquí, esto sigue, esto seguirá hasta que cada uno de ustedes tenga restituidos sus derechos derivados del sismo.

Quiero agradecer al personal de la Comisión que ha participado en este esfuerzo,  para acercarse y para estar al pendiente, y trabajar en este Informe, en especial al Centro de Investigación Aplicada en Derechos Humanos (CIADH); a la Coordinación de Vinculación con la Sociedad Civil y Políticas Públicas; a la Tercera Visitaduría; a la Dirección General de Comunicación por los Derechos Humanos; y a la Coordinación de Tecnologías de Información y Comunicación.

Finalmente, mi profundo reconocimiento a las mujeres, hombres, niñas, niños y adolescentes, personas mayores, indígenas, personas con discapacidad, privadas de su libertad que han sido afectadas del sismo del 19 de septiembre y han luchado sin cesar por la restitución de sus derechos.

Un agradecimiento especial a las personas que aceptaron proporcionarnos sus testimonios y relatos en un ejercicio de confianza. Este Informe Especial es para ustedes; nuestra gratitud queda mejor expresada en la voz del poeta José Emilio Pacheco:

Para los que ayudaron, gratitud eterna, homenaje. Cómo olvidar —joven desconocida, muchacho anónimo, anciano jubilado, madre de todos, héroes sin nombre— que ustedes fueron desde el primer minuto de espanto a detener la muerte con la sangre de sus manos y de sus lágrimas; con la conciencia de que el otro soy yo, yo soy el otro, y tu dolor, mi prójimo lejano, es mi más hondo sufrimiento. Para todos ustedes, acción de gracias perenne.

Muchas gracias.