viernes , 3 febrero 2023

Plantean durante el Foro «Mujeres en Reclusión» la necesidad de un cambio institucional para el pleno respeto a derechos de mujeres privadas de su libertad

Boletín 041/2014
11 de marzo de 2014

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), en coordinación con la Subsecretaría del Sistema Penitenciario, el Instituto de las Mujeres del Distrito Federal (Inmujeres-DF) y las organizaciones Documenta, Arte en las Sombras, Reinserta y Asilegal, realizaron el Foro “Mujeres en Reclusión”, a fin de impulsar un trabajo multisectorial para consolidar soluciones integrales al complejo problema de las mujeres en reclusión y abatir en el sistema de administración de justicia inercias y prácticas que aún subsisten en Centros Penitenciarios y que se recrudecen cuando se trata de mujeres.

El evento contó con la presencia de Antonio Hazael Ruiz, Subsecretario del Sistema Penitenciario del Gobierno del Distrito Federal, de la titular de Inmujeres-DF, Beatriz Santamaría, del Subsecretario de Servicios Médicos e Insumos de Salud del Distrito Federal, Román Rosales, de la Directora de Derechos Humanos del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF), Elena Lugo y de la Doctora Gómez Gallardo quien manifestó que “vamos a trabajar por erradicar la discriminación y exclusión por la condición de género hacia las mujeres internas”.

La Presidenta de la CDHDF destacó ante los presentes que nada debe impedir a las mujeres en nuestra ciudad el acceso a la justicia y tener una vida digna en los centros de reclusión, pues su condición no las hace perder dignidad o derechos. Refrendó que el ejercicio de los derechos humanos de las mujeres durante sus procesos penales y el curso de su vida en reclusión, no puede, de modo alguno, seguir siendo visto como una concesión, cuando se trata de una obligación que el Estado debe asumir con un fuerte sentido de responsabilidad.

El Foro contó también con la participación de personas expertas, como Elena Azaola, Corina Giacomello, Claudia Cruz, Montserrat Rizo, Cruz Arteaga, Saskia Niño de Rivera, Luis Alberto Muñoz, Cristal Villavicencio, María Sirvent y Sara Vera,  quienes expusieron los principales problemas a los que se enfrentan las mujeres en reclusión, tales como la ausencia de un debido proceso penal, el abandono, la violencia de género y la estigmatización.

Asimismo se refirió que el 85% de las mujeres en reclusión en México son madres, lo cual deja manifiesta la imperiosa necesidad de generar políticas públicas que atiendan particularmente esta situación tomando también en consideración el Interés Superior de las niñas y niños.

La falta de transversalización de la perspectiva de género en el sistema de justicia, afecta el ejercicio de los derechos humanos de las mujeres, ya que tanto en la normativa como en la práctica, no se consideran sus características y necesidades específicas, tales como su condición de madres, el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, así como el contexto que las llevó a vivir en reclusión.

Se hizo énfasis en la necesidad de que el Estado mexicano replantee su sistema de justicia de acuerdo al marco internacional en la materia, como son las Reglas de las Naciones Unidas para el tratamiento de las reclusas y medidas no privativas de la libertad para las mujeres delincuentes, mejor conocidas como las “Reglas de Bangkok”, que plantean consideraciones específicas a aplicar para el tratamiento de las mujeres en reclusión, para asegurar que sean tratadas en forma justa durante su detención, proceso, sentencia y encarcelamiento, prestando especial atención a los problemas que pueden enfrentar por su condición de género, tales como el embarazo o el cuidado de hijas e hijos.

Esto permitirá que las mujeres que se encuentren privadas de su libertad accedan al ejercicio pleno de sus derechos humanos, tales como la alimentación, salud, derechos sexuales y reproductivos, agua, educación, trabajo, integridad personal, y debido proceso, entre otros.

Cabe destacar que las y los servidores públicos presentes en el Foro se comprometieron a analizar los resultados del mismo con la intención de que abonen en el mejoramiento del ejercicio de los derechos humanos de las mujeres en reclusión.