jueves , 26 enero 2023

La CDHDF brindó atención a detenidos en estaciones del Metro

Boletín 024/2014
19 de febrero de 2014

• Con el fin de salvaguardar la integridad física de las personas detenidas, personal de la CDHDF acudió a los lugares donde ocurrieron los hechos y a los centros a los que fueron remitidos.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) ha recibido hasta el momento tres quejas relacionadas con las detenciones de personas ciegas y débiles visuales ocurridas ayer en las estaciones Pino Suárez y San Antonio Abad, del Sistema de Transporte Colectivo (Metro), así como la de un reportero que fue agredido al documentar los hechos.

Con la finalidad de salvaguardar la integridad física, corroborar la legal detención de las personas presuntamente agraviadas y evitar violaciones a sus derechos humanos, personal de esta Comisión acudió ayer a las citadas estaciones y a la Fiscalía Central de Investigación número 50 de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), así como al Juzgado Cívico Guerrero. De la misma manera, se solicitaron medidas precautorias en favor de los comerciantes informales detenidos.

En las instalaciones de los centros de detención, el personal de esta Comisión orientó a las y los comerciantes informales respecto de los derechos que les asisten como probables responsables y/o probables infractores, y se les apoyó para que de inmediato se certificara su estado físico y, en caso necesario, se les brindara la atención médica que requirieran.

Personal de la Comisión acompañó a algunas personas agraviadas que no fueron detenidas, para que formularan denuncia ante la Fiscalía Central de Investigación para Servidores Públicos de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, en contra de los policías que realizaron presuntos actos arbitrarios.

Las personas detenidas en la Fiscalía Central de Investigación número 50 fueron asistidas por un abogado particular y obtuvieron su libertad bajo las reservas de ley.

Respecto de las personas detenidas en el Juzgado Cívico Guerrero, éstas obtuvieron su libertad por no encontrárseles responsables de cometer infracción alguna a la Ley de Cultura Cívica.