miércoles , 27 septiembre 2023

Transcripción de la Conferencia de Prensa de integrantes del Consejo de la CDHDF sobre el proceso de elección de nuevo Ombudsman Capitalino

Transcripción 84/2013
23 de octubre de 2013

 

Consejera Nashieli Ramírez Hernández: Bienvenidos a la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal. Sin más preámbulo, doy la palabra a mi compañero Consejero Miguel Carbonell.

 

Consejero Miguel Carbonell Sánchez: Muy buenas tardes a todas y a todos. Por parte del Consejo (de la CDHDF) queríamos pronunciarnos en el sentido que para nosotros el proceso de nombramiento para quien vaya a ocupar la Presidencia de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal es de enorme importancia. El procedimiento no puede ser tomado a la ligera. Nos parece que los pasos que se sigan en el seno de la Asamblea Legislativa son determinantes para que la persona que vaya a ocupar la titularidad de esta Comisión llegue con plena legitimidad, llegue con todos los elementos que debe de tener la figura del Defensor de los Derechos Humanos en la capital de la República. Y en este sentido, estamos aquí para hacer un llamado a los Asambleístas para que adopten los estándares más altos en materia de transparencia y de rendición de cuentas. Estándares internacionalmente reconocidos para efectos de este tipo de nombramientos. Entre esos estándares, queremos solicitar respetuosamente, pero también enfáticamente a la Asamblea, que todos los currículums de los aspirantes al cargo sean hechos públicos en la página web de la propia Asamblea, que puedan ser consultados por cualquier persona; que exista un formato de entrevistas, que nosotros preferiríamos que se llamaran comparecencias, si bien es ciertos que no son funcionarios públicos, pero da cuenta de un proceso más sustantivo, en el cual se descarten este tipo de formalidades o de camisas de fuerza que tienen que ver con el modelo de los 15 minutos de discurso y luego 10 minutos de preguntas y respuestas. Nos parece que ese no es un formato sustantivo. Nos parece precisamente que en el momento en que se entrevisten los Asambleístas con los aspirantes debe haber tiempo suficiente para que la sociedad pueda acompañar ese proceso y se verifique el estricto cumplimiento de los requisitos que señala la Ley. Recordemos que la Ley dice que se tienen que tener conocimientos en materia de derechos humanos y que se tienen que tener conocimientos en materia del marco jurídico de la ciudad de México. Eso, desde nuestro punto de vista, no puede ser acreditado, no puede ser demostrado en una entrevista de 15 minutos. Nosotros pensamos que en ese momento verdaderamente se está poniendo en tela de juicio o se está acreditando en su caso la legitimidad del proceso mismo. En esa misma oportunidad, es para nosotros relevante que se permita que las organizaciones sociales participen. No solamente que acudan a la propia sesión de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa, estén presentes, estén atestiguando el desarrollo de las entrevistas, sino que incluso se les permita a las organizaciones sociales participar con preguntas, con cuestiones que las organizaciones sociales quieran poner en la mesa por ser del interés de ellas respecto de algún tema concreto y que los aspirantes a ocupar la Presidencia de la Comisión se vean también en la oportunidad de contestar lo que la sociedad civil quiera poner en la mesa. De esta forma nosotros pensamos que se estaría haciendo un acompañamiento real, no nada más formal del proceso de nombramiento, que para nosotros, insisto, es medular. Y en tercer lugar, pensamos que hay un estándar fundamental que la Asamblea tiene que observar, en el sentido de que el dictamen que la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea va a elevar al pleno de la propia Asamblea, tiene que tener una puntual fundamentación. Es decir, no queremos o no veríamos correcto un dictamen puramente formal en donde se dijera, como a veces ha pasado, se cumplen con los requisitos y con eso basta, sino que queremos una exposición puntual de los méritos, las características, las rozones, los fundamentos de por qué la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea está elevando el nombre de una persona en concreto a la consideración del pleno. Nos parece que si reunimos por tanto como mínimo, y no estamos haciendo una lista limitativa ni exhaustiva, sino simplemente ejemplificativa, si reunimos estas tres cuestiones: primero, currículums públicos disponibles en una página web para cualquiera que lo quiera consulta; segundo, un formato de entrevistas verdaderamente sustantivo con tiempo suficiente para exponer y acreditar los registros que marca la ley con participación de la sociedad civil; y tercero, un dictamen bien fundamentado, puntualmente desarrollado en cada una de las cuestiones atinentes a los requisitos de ley, en donde se añadan elementos derivados del propio proceso de entrevistas, etcétera. Creemos que con esto se le podría dar mucho vigor y mucha fortaleza al procedimiento para nombrar al próximo titular de esta Comisión. Por mi parte sería todo y le doy la palabra a mis compañeros.

 

Consejera Nashieli Ramírez Hernández: Le doy la palabra a José Antonio Caballero Juárez, también compañero Consejero

 

Consejero José Antonio Caballero Juárez: Muchas gracias, buenas tardes a todos. El propósito de un procedimiento como este es garantizar dos cuestiones: la autonomía y la capacidad de la persona que ocupe el lugar del Ombudsman en nuestra ciudad. Los antecedentes que tenemos, los tres Ombudsman que han ocupado el cargo, Luis de la Barreda, Emilio Álvarez Icaza y desde luego Luis González Placencia, me parece que han marcado con toda claridad el camino de autonomía, de probidad y de servicio que esperamos tenga quien elija la Asamblea a continuación. En ese sentido, asumo las palabras que planteaba Miguel en cuanto al proceso. Pero quisiera remarcar el tema de la autonomía. En ese sentido, me parece que es fundamental también que los Asambleístas den a conocer sus agendas, las entrevistas en particular en privado que tengan con los candidatos; que los aspirantes puedan gozar de un esquema que les permita tener confianza en el propio proceso; evitar en la medida de lo posible que el proceso caiga en espacios oscuros en el proceso de la toma de decisión. Y por eso precisamente me parece que es especialmente importante que los Asambleístas sean particularmente meticulosos con su agenda. Desde luego pueden asistir a entrevistas, pero es necesario que se den a conocer las entrevistas que existan, y en muy buena medida también se planteen cuáles son los objetivos al menos desde la perspectiva de los Asambleístas que esperan tenga quien próximamente ocupe el cargo de Ombudsman en nuestra ciudad.

 

Pregunta (P): ¿Cómo la Asamblea podría garantizar realmente que este sea un proceso que no se politice, como se acusó en el proceso pasado? Ellos han dicho que sí van a hacer públicas las sesiones, que van a entrevistar a todos los candidatos, pero al final también en el proceso pasado se tenía la opinión de las Organizaciones Civiles y esto no contó… ¿Cómo creerían que se podría garantizar eso?

 

Consejero Miguel Carbonell Sánchez: Bueno, en primer término, nosotros queremos destacar el hecho de que el nombramiento del próximo Titular de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal recae en la exclusiva y total competencia de la Asamblea y es responsabilidad de los integrantes de la Asamblea asegurar, como decía el doctor José Antonio Caballero, la autonomía de esta Comisión en adelante para otorgarle a la ciudad de México, como capital de la República, un titular de la Comisión que esté a la altura de sus predecesores; yo concuerdo en el sentido de que ‘el listón está muy alto’, realmente hemos tenido tres personas que han hecho una tarea impecable, muy destacada al frente de esta Comisión y nosotros pensamos que la ciudad de México no se merece menos. Ahora, nosotros también, por eso convocamos a esta conferencia de prensa, porque pensamos que si se siguen una serie de estándares, si nosotros logramos transparencia en el proceso, vamos a evitar los vicios que a veces acompañan este tipo de procedimientos, precisamente por la existencia de intereses políticos. Nosotros entendemos que la Asamblea Legislativa es naturalmente un órgano político, integrado por Partidos, cada Partido tiene su agenda, pero también pensamos que, en la medida que esto se transparente y en la medida que podamos elevar los estándares para que se lleve a cabo el nombramiento tendremos mayor certeza. No somos ingenuos, no queremos parecer ligeros en cuanto a que se pueda o no politizar el proceso; la politización es inevitable en un órgano legislativo integrado por políticos de carrera, vaya, a eso no le tenemos miedo. Lo que sí exigimos es que, dentro del debate político y dentro de la lógica política sepamos por qué se llega a un nombramiento y cómo se llega a un nombramiento, para nosotros eso es la base mínima para que exista legitimidad en el próximo Titular de esta Comisión. Y eso es para lo que los convocamos esta mañana, precisamente para poner en la mesa de la opinión pública la preocupación del Consejo respecto del cumplimiento de estos estándares y el llamado a la Asamblea para que no relaje los pasos que tiene que dar, que no lo tome como un asunto más. Recordemos que el nombramiento es por cuatro años y en ese sentido nos preocupa que quien vaya a ocupar la titularidad de este órgano llegue con todas las credenciales, con todo el apoyo, con toda la pertinencia e idoneidad para desempeñar correctamente el cargo, como lo han hecho los anteriores tres Titulares, es decir, reitero la idea: ‘el listón está muy alto’, han hecho un extraordinario trabajo; esta Comisión tiene un prestigio nacional e internacional muy bien ganado y creo que quienes vivimos en la ciudad de México, quienes habitamos en el Distrito Federal no nos merecemos menos que eso; queremos que se siga manteniendo el más alto nivel en la Presidencia de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal.

 

P: Quisiera que me dijera ¿cuáles son esos estándares internacionales?, que me hable de características, porque la Asamblea…, tenía entendido que de las personas que se presentaron había quienes no cubrían el perfil y que se iba a depurar una lista que se iba a presentar el fin de semana pasado, esto no fue así porque precisamente algunos aspirantes manifestaron que cumplían con los requisitos de ley en los que dice que con ‘tener conocimientos de derechos humanos’, porque no es tan precisa la ley, pueden aspirar a ello; entonces, por eso me gustaría que me precisaran ¿en qué consisten’, ¿cuáles serían las características? o ¿cuáles son las normas internacionales que establecen esos estándares?

 

Consejero Miguel Carbonell Sánchez: De mi parte, y creo que es un sentir compartido por otros Consejeros: nosotros hemos pensado en que lo mejor para el propio Consejo es no pronunciarnos sobre la calidad de los aspirantes, ni calificar tampoco si se cumplen o no los requisitos; eso es algo que cae en la entera responsabilidad de la Asamblea, los asambleístas verán cómo evalúan el cumplimiento de estos requisitos. Ciertamente la ley da un margen de interpretación, no puede ser de otra manera y todas las leyes del mundo tienen, digamos algún tipo de requisitos ciertamente interpretables o verificables. Desde mi punto de vista, a reserva de lo que digan mis compañeros, yo no entraría ahorita a calificar si se cumplen o no los requisitos. Para nosotros lo importante es el procedimiento; es el procedimiento lo que se tiene que observar y los estándares que acabo de mencionar no provienen de una norma internacional, no provienen de un tratado. Si usted me dice ‘¿qué Artículo dice que tienen que ser públicos los currículums?’ Pues eso no existe: son costumbres que se han ido perfilando, que se han ido utilizando en nombramientos de este tipo de características donde es muy importante asegurar la transparencia y verificar que el órgano quede muy robustecido en cuanto a su autonomía, pero no hay… si usted me dice ‘pero cíteme en ¿qué párrafo, en qué artículo, en qué fracción’?, pues eso no viene, que los currículums sean públicos. ‘Oiga, ¿en dónde dice que la entrevista no dure 15 minutos, sino 45?’ Pues eso no viene; eso son estándares que nosotros hemos tomado de las mejores prácticas internacionales y que pensamos que se pueden aplicar. Ahora, que si cumple fulano mengano con tal o cuál requisito, para mí, insisto, a reserva de que ahorita lo puntualicen mis compañeros, eso queda a la entera responsabilidad de la Asamblea. Nosotros como Consejeros no nos podemos meter y creo que haríamos mal además en hacerlo.

 

Consejero José Antonio Caballero Juárez: Pensando en los requisitos que una candidata o un candidato pudieran tener, creo que tenemos una serie de referencias: alguien que pueda conducir de alguna manera la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal debe tener capacidad para señalar con toda claridad cuando existen violaciones a los derechos humanos en la ciudad, eso es blanco y negro: cuando existen violaciones se señala, no se le da vueltas; es fundamental. Pero también tiene que tener capacidad para dar asistencia, asesoría al Gobierno, para que de alguna manera demostrar qué tipo de cuestiones hay; y tiene que tener diálogo. Es decir: los derechos humanos no son un monopolio de alguna manera del Estado; los derechos humanos se construyen cotidianamente. De alguna manera los derechos humanos, la cultura de los derechos humanos, para decirlo con mucha claridad, es una cosa que vivimos todos los días y, en ese sentido, quien encabece la Comisión de Derechos Humanos, la mujer o el hombre que encabece esta Comisión tiene que tener muy buen contacto con las Organizaciones de la Sociedad Civil, no puede estar aislado de ellas y tiene que tener reconocimiento y la legitimidad de las instituciones, porque es parte de la labor en conjunto de construir esto. Y me parecería que un elemento adicional es la labor de difusión de los derechos, tiene que ser una persona capaz de comunicar y capaz de crear un liderazgo en la construcción cultural de los derechos humanos dentro de nuestra sociedad. Es el tipo de cosas que debieran buscarse y el tipo de construcción que podríamos hacer; están los Principios de París, que en muy buena medida son los que estoy tratando de parafrasear en buena medida sobre estas construcciones. Entonces, el ejercicio de la Asamblea tiene que tratar de garantizarnos la existencia de alguien que pueda ocupar la posición en esas condiciones y al mismo tiempo garantizarnos la autonomía. Insisto mucho en esta idea, ya lo mencionó Miguel: efectivamente, los tres anteriores Titulares de la Comisión de Derechos Humanos han sido estupendos en la ciudad y sí, ‘el listón está muy alto’.

 

P: ¿Qué opinión les merece que Partidos como Acción Nacional y el mismo PRD estén impulsando reformas a la Ley de la Comisión para que se pueda nombrar a un Ombudsman, incluso sin contar con la mayoría o incluso también hablan de no tener las dos terceras partes que se requieren para que salga alguien nombrado para la Comisión?

 

Consejero José Antonio Caballero Juárez: Mire, creo que sí es un bueno momento también para pensar en el marco que rodea a la Comisión de Derechos Humanos. En particular me parece que hay un tema y no podemos dejarlo a un lado. El proceso de ratificación de Luis González Placencia fue un proceso muy complicado, y no es el único que ha ocurrido en el país. Me parece en ese sentido que un criterio de ratificación implícita puede ayudar mucho más. Es decir, el problema es definir si tenemos que quitar a un Ombudsman y no si tenemos que confirmarlo, porque detrás de esto está la construcción de un Ombudsman autónomo. Un Ombudsman autónomo, como en su caso me parece que lo probó con mucha claridad Luis González Placencia y lo probaron los Ombudsman previos, se alimenta precisamente si esa autonomía y la autonomía nos beneficia a todos. Todos los que habitamos la ciudad en muy buena medida nos vamos a ver beneficiados por este tipo de autonomía y esa me parecería una reforma fundamental.

 

P: …El Ombudsman tiene que ser autorizado por los partidos políticos, y que además la Comisión de Gobierno de la Asamblea avalar que lo pueda hacer. O sea, están excluyendo a la sociedad y dar prioridad a los partidos políticos.

 

Consejero José Antonio Caballero Juárez: Mira, yo no sacaría de alguna manera la idea de que la construcción, el proceso de toma de decisiones, para definir quién es el Ombudsman de la ciudad es un proceso evidentemente político, pero político en el gran sentido de la palabra. Cuando esto puede empezar a mezclarse con otro tipo de procesos de toma de decisión creo que efectivamente podemos tener problemas. Y una reforma lo que tiene que hacer es garantizar que efectivamente el Ombudsman cuando considera que es necesario hacer un señalamiento lo puede hacer. Precisamente por eso se requiere autonomía. Si cualquier tipo de reforma atenta contra su autonomía, me parece que será una mala idea para la construcción de instituciones. Consejera Nashieli Ramírez Hernández: A ver, déjame complementarte también esta parte. En términos generales, ¿qué opinamos sobre las propuestas que hagan diferentes Diputados de la Asamblea con relación a modificaciones? Pues es trabajo, y básicamente que lo realicen. Si no que el problema es que actualmente tenemos un proceso en curso y lo que pasó hace un mes lo que puso fue en jaque exactamente un procedimiento. El procedimiento en términos de un vacío legal, por ejemplo de no saber entre la ratificación y el dictamen de la Comisión de Derechos Humanos, y luego la no ratificación y el término límite para hacerlo; esta dificultad que se tuvo y que acabó en sumas y restas para llegar a la mayoría calificada, y lo que pone en juego es esta parte de entonces empezar a sacar iniciativas en el momento para poderlo resolver. Yo creo que esa discusión es una discusión que tenemos que dar después de que pase este proceso. Hay razones de por qué la ley tiene que fuese una mayoría calificada, y era precisamente para evitar lo que ustedes están señalando. Es decir, el promover que el que asumiera la titularidad de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal lo tuviera con el mayor consenso posible y el otro el evitar que hubiera este tipo de cuotas y etcétera, y entonces que tuvieran que llegar a un consenso para poderlo llevar al pleno. Sin embargo, creo que la gran discusión que está después de esta elección es algo que estábamos igual y que creo que tendremos que discutir después de este proceso. Cuando tú eres alguien que hace bien su trabajo desde una Comisión de Derechos Humanos, nunca vas a quedar bien con todos. Y cuando entras entonces en un proceso de ratificación de esa naturaleza, lo que se cuenta más quizá no es tanto las capacidades técnicas y estas valoraciones, sino todas estas cosas que a nadie dejan contento. Quizá lo que tendríamos que estar pensando es en discutir cómo aseguramos que en un periodo el que esté bajo la titularidad de este organismo pueda hacer su trabajo bien el tiempo que lo tenga que hacer y después se pueda retirar. Yo creo que esta es una de las propuestas, hay dos iniciativas ya subidas, no se van a discutir ahorita. Creo que hay que discutirlas, sí, tomando en cuenta también el espíritu de cuando se aprobaron era la lógica de no partidizarse, que se siga conservando. Pero creo que ha sido este proceso intenso, de gran lección para ver igual vacíos y creo que tendremos que analizarlos. Inclusive en estas partes que cuestionan ustedes y que preocupan; es decir, las características son tan generales que pueden ser sujetas a un gran nivel de interpretaciones. Y lo que hace la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea cuando dice “voy a subir a los 29”; es decir: “con base en lo que a mí me han mandado y a las cartas de protestas de decir verdad de los requisitos, yo no puedo decir en este momento que no cubren los requisitos”, y entonces sube a todos.

 

P: Voy a hacer una pregunta muy tonta, pero me parece importante porque quiero que mi nota la entienda la gente que está lavando los trastes, la que está haciendo la comida, la que está yendo por sus hijos. ¿Por qué es importante que volteen a ver 8 millones de personas este proceso para encontrar al nuevo titular de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal? Si ustedes pudieran usar un lenguaje muy sencillo sería muchísimo mejor. Consejero Miguel Carbonell Sánchez: Mire, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal trata de los derechos de todas las personas. De repente en la opinión pública se maneja esta idea completamente falsa de que las Comisiones de Derechos Humanos defienden delincuentes, pero en realidad nos defienden a todos. Todos podemos ser una potencial víctima del abuso de poder, todos podemos ser discriminados por nuestras características físicas, por nuestro color de piel, por discapacidad, por la religión que tengamos, y la ley señala que el órgano competente para defendernos frente a este tipo de violaciones, u otras como puede ser una detención arbitraria, un acto de tortura, una desaparición forzada, ahora tan de moda, etcétera, es la Comisión de Derechos Humanos. Por tanto, yo creo que es del interés de todas las personas el saber quién va a ser el titular de esta Comisión, porque si nosotros no nos aseguramos de que quien vaya a ocupar la Presidencia tenga el nivel suficiente, tenga la capacidad probada, no que llegue a aprender, no que llegue a improvisar, si no nos aseguramos de eso están en riesgo nada más y nada menos que nuestros derechos más básicos, nuestros derechos más fundamentales que tenemos todos por el hecho de ser personas y vivir en el Distrito Federal. Y si ustedes se fijan en la actuación que ha tenido en los últimos años la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, van a ver la importancia de esto. Van a ver cómo la Comisión de Derechos Humanos ha llevado a cabo la defensa con enorme fuerza, con gran talento creo yo, de la igualdad en términos del matrimonio entre personas del mismo sexo: ha llevado la defensa de la libertad reproductiva nada más y nada menos que de todas y cada una de las mujeres que habitan en esta ciudad; ha tenido una agenda de construcción cultural del discurso de los derechos, y ahí están las publicaciones, ahí están los eventos, ahí está toda la difusión que se le da al tema de los derechos; es decir, esta Comisión ha trabajo por la ciudadanía, está Comisión ha construido ciudadanía, y nos ha permitido contar con un mecanismo de tutela, con un mecanismo de garantía de protección de los derechos de todos y por eso es que creo que verdaderamente esta oportunidad no se puede dejar pasar; porque además como decía, el nombramiento que tendrá que hacer la Asamblea en unos cuantos días, pues es para cuatro año, no es para una quincena, ni es para de aquí a diciembre, ¿verdad? Entonces pues imagínense todo lo que puede pasar en esta ciudad de aquí a cuatro año y por las buenas razones por las que tenemos que asegurarnos que la persona que encabece esta Comisión tenga adecuados requisitos.

 

Consejera Nashieli Ramírez Hernández: Y te voy a bajar hasta un poquito más. Hay un gran reto no nada más en el Distrito Federal, sino en el mundo en cómo vamos haciendo esta cultura de qué son los derechos humanos para todos los ciudadanos y ciudadanas de a pie. Nos falta recorrer, como decía Miguel, sobre este imaginario social de repente de que solamente defendemos delincuentes o gente que va sobre la ley, y no es cierto. Yo creo que cuando cada uno de los habitantes del Distrito Federal o de los millones que no habitamos en el Distrito Federal, pero transitamos en el Distrito Federal, nos subimos al Metro y cuando subiéndonos al Metro nos podemos sentir tranquilos de que, por ejemplo, tuviéramos políticas públicas en donde haya un trato especial para la gente con discapacidad, para las mujeres, en donde se promueva que haya mayor seguridad en el Metro para que estemos más cómodos, se promueva que no se vaya sobre nuestro derecho a la movilidad. Todo eso es un mecanismo, nos sirve y nos tendría que servir la Comisión de Derechos Humanos para defenderlo. El hecho de que nosotros podamos salir a la calle y que si nos asaltan podamos tener la confianza en las autoridades para seguir un debido proceso o de no ser acusados porque estábamos pasando ahí en el momento erróneo. Eso es lo que da a pie, nos corresponde ir construyendo y nos falta un camino por recorrer, pero la apuesta es de que esta Comisión avance y tenemos que asegurar que avance sobre eso que nos afecta a todos y a todas. Dato especial, dato especial que yo creo que es algo importante en esta ciudad: el 80% de los usuarios de esta Comisión son gente de bajos salarios, es gente pobre, es gente que no puede ir con otra defensa que no sea ésta; que va desde casos que muchas veces no se dan a conocer a la opinión pública, como a gentes que en su casa les pusieron un edificio de la Delegación enfrente y que ya no puede salir. O gentes que viven alrededor del Reclusorio de Tepepan y que, ya hicimos una Recomendación, porque los desechos de agua están llegando contaminados a sus casas. Sí, lo que pasa es que, claro, esas son de las cosas que de repente no alcanzamos a comunicar, pero que sí se hacen, pero que además tenemos que hacer más y es por eso que a todos, no nada más los 8 millones de habitantes de estas 16 Delegaciones, sino a los 20 millones, 21 millones que formamos el área conurbada de la ciudad de México, nos interesa eso, nos interesa esta autonomía, nos interesa avanzar en la ciudadanización, y nos interesa precisamente que quizá en 10 años haya más gente que sepa que esto le sirve y que esta es su Comisión y que estos son los defensores del pueblo.

 

P: ¿Ya se acercaron o han tenido algún acercamiento con los asambleístas? No para opinar sobre los candidatos, sino sí para hacerles de su conocimiento estos estándares, sobre todo porque al nuevo Presidente le va a tocar una transición importante en el sistema acusatorio adversarial en cuestiones de justicia, en que en 2011 se hizo un cambio en la Constitución para elevar a rango constitucional los tratados internacionales firmados y ratificados por México, que se va a aplicar el principio Pro Homine en cuestión de procesos judiciales, ¿todo eso lo tendrán de conocimiento y sabrán que ese perfil debe de cumplir el nuevo Presidente de la Comisión?

 

Consejera Nashieli Ramírez Hernández: Mira, nosotros, de hecho estamos promoviendo una reunión, que suponemos que será entre esta semana con los asambleístas de la Comisión de Gobierno y de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea, precisamente para: uno, dar a conocer esta parte del criterio de los estándares y parte de lo que estás tú también llamando; yo creo que además de la agenda que tú ya colocaste perfectamente, también está que en este momento en esta ciudad estamos viviendo un momento de transición en torno a la Reforma Política y también ahí juega mucho la agenda. Finalmente, lo que nosotros nos corresponde no es hacer una valoración de candidatos, de entrada se los digo, como se los repetí y se los vuelvo a repetir aquí: esta Comisión no tiene candidatos y este Consejo tampoco; nosotros vamos sobre el proceso, estamos monitoreando la transparencia. Quienes en algún momento dado formaron parte de esta Comisión o este Consejo están retirados de esos servicios, lo que nos permite ir básicamente en la lógica del monitoreo del proceso. Entonces, sí, no estamos buscando ninguna reunión en privado, todas las reuniones y esta reunión que queremos tener es una reunión tan pública como ésta.

 

P: …La importancia que tendrá, o la transición, o el perfil que deberá cumplir quién sea elegido, no específicamente uno, ¿no?

 

Consejera Nashieli Ramírez Hernández: Así es, en esa lógica estamos. Muchísimas gracias.