miércoles , 1 febrero 2023

Se estima que hay 8 mil 500 personas en calidad migratoria irregular en el Distrito Federal

Boletín 376/2013
24 de octubre de 2013

 

• Presentan Informe sobre la situación de los derechos de las personas migrantes de origen extranjero en la ciudad de México 2007-2012

 

El Informe Migrantes. Análisis de la situación de los derechos de las personas migrantes de origen extranjero en la ciudad de México 2007-2012, de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) recomienda instaurar la interculturalidad como Principio transversal de la política de Gobierno.

 

La publicación destaca que en el Distrito Federal hay unas 82 mil personas en calidad migratoria regular y 8 mil 500 personas en calidad migratoria irregular; de estos, 8.8% tiene entre 0 y 19 años.

 

El responsable de la investigación, Martín Álvarez Gutiérrez, destacó que de acuerdo con el Instituto Nacional de Migración (INM), unos 1, 200 migrantes son asegurados en la ciudad de México cada año. En el plano nacional 32,519 menores de edad fueron repatriados, 9% de las deportaciones anuales son niños y niñas migrantes, y 7 de cada 10 niños y niñas repatriados eran no acompañados.

 

Apuntó que sólo el 0.25% de las personas migrantes irregulares hicieron algún tipo de denuncia, lo cual se atribuye al temor a ser deportados. Los delitos que denuncian son aquellos en los que su integridad y vida se ve afectada (violación, secuestro, homicidio o tráfico de personas).

 

Comentó que la CDHDF recibe al año 48 quejas, las cuales revelan que a mayores restricciones migratorias para el ingreso, tránsito, y permanencia de las personas migrantes, estas serán más propensas a ser víctimas de violaciones a derechos humanos.

 

El 76.36% de las quejas de migrantes son de personas procedentes del continente americano, mientras que las quejas interpuestas por ciudadanos europeos representan 6.32%.

 

Los casos de discriminación reportados en el Informe son la agresión policial a un ciudadano nigeriano en 2011, la agresión y robo de pertenencia a un ciudadano haitiano en 2007. En el ámbito penitenciario, la CDHDF ha recibido quejas de personas, principalmente provenientes de Camerún, Honduras y Sudáfrica, que han sido sometidas a malos tratos y condiciones injustificadas de aislamiento y privación de los alimentos. De manera despectiva, refieren, han sido llamados «negros».

 

Además, 11 casos en donde personas migrantes, todas ellas centroamericanas, fueron víctimas de extorsiones, detenciones arbitrarias y agresiones a su integridad personal. 18 han sido víctimas de estas agresiones en las centrales de autobuses. 3 víctimas han sido mujeres.

 

En 8 casos, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) fue señalada, mientras en los 3 restantes se aludió a personal uniformado de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF).

 

Algunas de las Recomendaciones que hace el estudio son:   Instaurar la interculturalidad como Principio transversal de la política de Gobierno, recursos financieros para poder hacer efectiva la Ley de Interculturalidad, Atención  a Migrantes y Movilidad Humana en el Distrito Federal, y a la brevedad poner en marcha la Comisión de Interculturalidad y Movilidad Humana.

 

Poner especial atención en el estado en que se encuentran las mujeres extranjeras que viven en reclusión en la ciudad, sobre todo para no obstaculizar su derecho a la visita familiar y al contacto con el mundo exterior. Generar condiciones que permitan, incentiven y faciliten la denuncia de aquéllos cuando se cometan violaciones a derechos humanos o delitos en el Distrito Federal.

 

En el caso de las Centrales de Autobuses, es necesario que la SSPDF y la PGJDF se coordinen para realizar las investigaciones necesarias ante la comisión de probables delitos descritos en este análisis, y evitar que éstos puedan escalar en intensidad y gravedad. También, la necesidad de que se garantice el papel del Sistema DIF  en la protección y salvaguarda de los derechos y la integridad de niños y niñas migrantes no acompañados, al otorgar facilidades de estancia.

 

El Coordinador de Vinculación Estratégica de la CDHDF, Leonardo Mier Bueno, señaló que la situación diferenciada para las personas migrantes, en especial en situación irregular se traduce en el ejercicio de una ciudadanía residual, así, el discurso social y político se expresa en posiciones jurídicas y prácticas institucionales que limitan, niegan, sancionan, condicionan o discriminan a quienes no son considerados iguales.

 

Destacó la falta de información y el hecho de que la política migratoria del Estado mexicano se sigue centrando en una visión securitista, que privilegia los riesgos que implicarían estos flujos en términos de la seguridad nacional, en lugar de privilegiar una política centrada en la protección de la persona humana y la atención humanitaria como esta situación amerita.

 

En su oportunidad, la Consejera de la CDHDF, Nancy Pérez García, dijo que si bien la Ley de Interculturalidad, Atención a Migrantes y Movilidad Humana en el Distrito Federal es un avance, existe el reto de que se incorpore este principio de interculturalidad como eje trasversal de las políticas públicas que permita un real conocimiento de la presencia de la población migrante, además de promover y garantizar la protección de sus derechos humanos.

 

Expuso que en el Distrito Federal hay una mayor permanencia de quienes regularmente sólo transitaban por aquí, lo que implica que haya más albergues para atender a esta población migrante, fortalecer los que ya existen porque la demanda de servicios se eleva y coordinarse para protegerse porque la presencia del crimen organizado también se incrementa.

 

La también Directora General de Sin Fronteras expuso la necesidad de que todas las Comisiones de Derechos Humanos integren en sus agendas el tema migratorio y que a través de sus facultades faciliten procesos de documentación de violaciones a derechos humanos, emitan recomendaciones y generen información periódica que permita caracterizar a la población, las violaciones de que son objeto y construir propuestas de políticas públicas.

 

Alertó que en el futuro las políticas migratorias tendrán, y ya lo tienen, una tendencia a ser  selectivas y restrictivas: selectivas facilitando los flujos que le son de mayor beneficio para las economías de los países destino; restrictivas cuando las economías tienen periodos de crisis o cuando llegan más personas de las que las economías pueden soportar.

 

Agregó que ante eso, la mayoría de los países de destino se han blindado en la cobija de la seguridad nacional, lo que ha implicado mayores violaciones a derechos humanos de la población que transita de manera irregular.

 

A su vez, la Consejera de la CDHDF, Nashieli Ramírez, destacó que el Informe nos dice que hay migrantes en el Distrito Federal, “y no los estamos mirando, ni como sociedad ni como Gobierno”. Aseveró que el problema de discriminación en la ciudad hacia la migración no es un problema de xenofobia sino de racismo.

 

Apuntó que el Informe acerca al tema de la migración desde un enfoque de derechos humanos y de políticas públicas. Alertó que en la ciudad de México no hay albergues para proteger a niños y niñas no acompañados, en el contexto de la migración, quienes requieren de atención, contención y protección.

 

Lo anterior, añadió, tomando en cuenta que según datos del Informe, el Distrito Federal es la cuarta entidad federativa que repatria niños, niñas y adolescentes no acompañados, quienes son mucho más vulnerables a la movilidad y deben ser protegidos.