viernes , 27 enero 2023

Existe una feminización del envejecimiento

Boletín 382/2013
29 de octubre de 2013

 

• El Estado tiene la obligación de generar a las Personas Adultas Mayores condiciones de igualdad.

 

La representante del Instituto Nacional de Geriatría, Gabriela Ríos Cázares, afirmó que existe una feminización del envejecimiento, durante el Tercer Foro: “México por la Convención de los Derechos de las Personas Adultas Mayores”.

 

“Las mujeres sobreviven más que los hombres, pero hay que revisar las condiciones bajo las cuales ocurre. Las mujeres con frecuencia cuidan a los nietos y a los padres, y eso merma la calidad con la que van a envejecer”, explicó.

 

En el auditorio Digna Ochoa y Plácido de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), detalló que cerca de 2 millones de adultos mayores en el país presentan alguna forma de discapacidad.

 

“Veintiséis por ciento de las personas adultas mayores tienen alguna condición de discapacidad, y 5% son totalmente dependientes”, aseveró.

 

Gabriela Ríos Cázares agregó que uno de cada cuatro es dependiente, por lo que requiere apoyo de otras personas para vivir.

 

“Hoy sabemos que las personas que han tenido un nivel educativo mayor llegan a la etapa de la vejez en mejores condiciones”, enfatizó.

 

A su vez, el Director de Atención Geriátrica del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM), Sergio Valdés Rojas, advirtió que México es un país que está envejeciendo.

 

“Eso es cierto, en el 2020 seremos un país envejecido. Más del 10% de la población serán Personas Adultas Mayores”, puntualizó.

 

En este sentido, manifestó la necesidad de crear ciudades amistosas hacia este sector y que la sociedad cambie su actitud hacia ellas y ellos.

 

Hizo hincapié en que las Personas Adultas Mayores son productivas, incluso en los hogares mismos. “Están participando, contesta teléfonos, lleva recadados, son productivos en las casas”, declaró.

 

Sergio Valdés Rojas recalcó que el objetivo del INAPAM es transitar hacia una sociedad equitativa e incluyente. “Hacia una sociedad para todas las edades”, insistió.

 

En su oportunidad, la Coordinadora de Gerontología del Instituto para la Atención de los Adultos Mayores en el Distrito Federal, Ana Luisa Gamble Sánchez-Gavito, se pronunció por permitir que todos los grupos sociales, en particular los más vulnerables, se integren en las estructuras políticas, sociales, culturales y económicas de una sociedad.

 

Lo anterior, dijo, para que participen en los procesos de toma de decisiones y mejorar el acceso a oportunidades.

 

En tanto, el Secretario para la Promoción de los Derechos Humanos e Incidencia en Políticas Públicas de la CDHDF, Gerardo Sauri Suárez, denunció que la sociedad mexicana trata con desconfianza a las Personas Adultas Mayores, como si no tuvieran capacidad de decisión, lo que lleva a discriminarlas.

 

“Por ejemplo, el ordenarles y determinarles decisiones de vida en materia de salud y de actividades, que son establecidas porque se piensa que ya no tienen capacidad de decidir sólo porque tienen más edad”, enfatizó.

 

Apuntó que en ocasiones en los procesos judiciales no se les respeta su autonomía.

 

“Por eso, la confianza es poder. Generar confianza para la toma de decisiones es empoderar a las personas para que puedan ser sujetas de su propio destino”, indicó.

 

Gerardo Sauri Suárez recalcó que el Estado tiene la obligación de generarles condiciones de igu aldad.

 

“Y esas condiciones tienen que ser a través de políticas de igualdad y de afirmación de derechos de las personas”, subrayó.