jueves , 26 enero 2023

Horacio Franco ofrece concierto con motivo del 20 Aniversario de la CDHDF

Boletín 324/2013
14 de septiembre de 2013

• Siempre será un aliciente tener a una Comisión de Derechos Humanos que se encargue de reivindicar a todas las personas

En el marco de los festejos por su 20 Aniversario, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) celebró “con bombo y platillo” un espectacular concierto con los reconocidos músicos mexicanos Horacio Franco y Santiago Álvarez.

El Auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes (CENART) fue el escenario en el que medio millar de personas disfrutaron del espectáculo “Vivaldi y Bach: Dos grandes del Siglo XVIII”, interpretado por el flautista Horacio Franco y el clavecinista Santiago Álvarez.

Para deleite de los espectadores, ambos músicos interpretaron: Sonata Op. II No. 9, en Mi menor, Sonata Op. II No. 4 en Fa Mayor y Sonata Op. II No. 12 en La menor, de Antonio Vivaldi (1678-1741); y Sonata en Mi mayor, BWV 1035 y Sonata en Mi menor, BWV 1034, de Johann Sebastian Bach (1685-1750).

Antes del inicio del recital, el Ombudsman capitalino, Luis González Placencia, dio un breve mensaje de gratitud a los reconocidos artistas.

“Hay que agradecer sinceramente la generosidad de ambos que actúan pro bono (expresión latina que significa “para el bien el público”), a favor de la Comisión de Derechos Humanos de esta ciudad”, señaló.

También agradeció la colaboración del CENART, a la Dirección General de Televisión Educativa de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y a la organización Teatro y Más Arte Escénico, SC, para la realización del concierto.

A mitad del espectáculo, Horacio Franco ofreció unas palabras al público y señaló que siempre será un aliciente tener una Comisión de Derechos Humanos que se encargue de reivindicar a todas las personas.

“Reivindicarnos a todos los ciudadanos que somos finalmente sujetos de discriminación o a cualquier tipo de atropello, a un indebido proceso, o a cualquier cosa, de que nuestros derechos pueden estar protegidos y salvaguardados por una Comisión en una ciudad de vanguardia social”, indicó.

Apuntó que las Comisiones de Derechos Humanos de todo el país deben aprender a educar a la gente para prevenir cualquier tipo de discriminación y de atropello a sus derechos.

“La música popular y la música tradicional, y toda la música, expresan uno mismo: emociones y sentimientos, y es algo tan ancestral que traemos adentro los seres humanos, tan ancestral como nuestros derechos humanos”, subrayó.

Casi para finalizar la gala, aseguró que la flauta ha sufrido mucha discriminación. “Es el patito feo de los instrumentos, porque finalmente nunca tuvo en el Siglo XVIII un gran repertorio como debió haber tenido”.

“En realidad es un instrumento muy menospreciado, porque se le considera un escolar o de aficionados. Y Obviamente es un instrumento en vía de desarrollo que tiene mucho por ofrecer”, recalcó.

La CDHDF se creó el 30 de septiembre de 1993 y es la más joven de los organismos públicos de defensa de los derechos humanos de México.