viernes , 27 enero 2023

Entrega CDHDF Premio Iberoamericano en DH y Cultura de Paz a Mirna Kay Cunningham Kain

Boletín 332/2013
20 de septiembre de 2013

• En el país hablar de paz se hace fundamental, a fin de encontrar mecanismos para construirla entre las personas: Ombudsman capitalino.

Con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) entregó el “Premio Iberoamericano en Derechos Humanos y Cultura de Paz” a la luchadora social Mirna Kay Cunningham Kain, por su trabajo en favor de los derechos humanos de los pueblos indígenas en Nicaragua.

El Premio Iberoamericano se instituyó en el marco del 20 Aniversario de la CDHDF y el 25 de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

En un emotivo mensaje, Mirna Kay Cunningham Kain aceptó el reconocimiento en nombre de los indígenas y las mujeres de Iberoamérica, y se dijo hija de un proceso de paz.

“Las mujeres, igual que los pueblos indígenas, podemos decir que hemos sido los sectores más beligerantes en el sistema de Naciones Unidas. Hemos luchado para que los derechos humanos también nos incluyan”, indicó.

Resaltó que este año se están cumpliendo 26 años del proceso de autonomía de los pueblos indígenas en Nicaragua.

“Veintiséis años que han sido años de negociaciones para consolidar la paz, 26 años de negociaciones internas para comenzar a aceptarnos los que estamos enfrentados en una guerra, 26 años para construir nuestras propias instituciones, 26 años para entender que efectivamente la paz no se conquista sólo con el cambio de una ley”, dijo.

Mirna Kay Cunningham Kain señaló que el citado reconocimiento le permitirá a seguir soñando, pues sin imaginación, sin sueños, uno no puede seguir luchando.

“Cada premio es un compromiso más, y realmente lo asumo de continuar luchando como mujer, como mujer indígena, como ciudadana de esta parte del mundo, de Iberoamérica”, concluyó.

A su vez, el Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, consideró que en el país hablar de paz se hace fundamental, a fin de encontrar mecanismos para construirla entre las personas. Calificó como sorprendente la manera en la que la gente se vincula violentamente con las soluciones. “La manera en la que las personas suelen pensar, proponer, pedir y exigir que los conflictos se resuelvan de manera violenta”, apuntó,

Ante ello, manifestó, es necesario deconstruir esa cultura de violencia y construir caminos hacia la paz.

En representación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, la Directora del Centro Cultural de España, Ana Tomé, agradeció la oportunidad de la CDHDF de formas parte de este Premio.

“Tenemos vocación de trabajar en iniciativas pioneras que luego se consolidan. En nombre del equipo del Centro Cultural de España le damos nuestro más sincero enhorabuena por este premio tan merecido”, dijo.

Cabe señalar que la convocatoria del “Premio Iberoamericano en Derechos Humanos y Cultura de Paz” estuvo abierta de junio a agosto del presente año y se recibieron 17 postulaciones, 15 de ellas de personas físicas y 2 de Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), de seis diferentes países.

El Jurado fue integrado por el Presidente de la Comisión Intermaricana de Derechos Humanos (CIDH), José de Jesús Orozco Enriquez; por la ex Ombudsman de Jalisco, Guadalupe Morfín; por la Directora de la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Judith Bokser; por el Director de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) Etxea, Mikel Mancisidor; y por el Ombudsman capitalino, Luis González Placencia.

Mirna Kay Cunningham Kain

Entre las figuras más destacadas del movimiento indígena mundial de finales del Siglo XX y comienzos del Siglo XXI, Mirna Kay Cunningham Kain destaca por sus elevados méritos como universitaria, investigadora, salubrista, parlamentaria y luchadora social por los derechos de los pueblos indígenas.

Con el triunfo de la Revolución Sandinista, causa a la que se adhirió política y profesionalmente, asumió la Dirección de Investigación y Planeación en el Ministerio de Salud Pública de Nicaragua, cargo que dejaría para convertirse en la primera mujer gobernadora miskita de la Región Autónoma, contribuyendo decisivamente a la organización de los servicios de salud al inicio de los conflictos bélicos, encabezando negociaciones para los acuerdos de paz, conduciendo el proceso de consulta sobre la autonomía regional multiétnica y promoviendo la creación de la anhelada Ley de Autonomía de los Pueblos Indígenas y Comunidades Étnicas de la Costa Atlántica de Nicaragua.

La doctora Cunningham coordinó la Campaña Continental de Resistencia Indígena, Negra y Popular en 1992; fue Secretaria General del Instituto Indigenista Interamericano, con sede en México de 1999 al 2000; y ostenta actualmente el cargo de Presidenta del Centro para la Autonomía y Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CADPI), impulsando proyectos en las áreas de la comunicación intercultural, revitalización cultural, derechos de las mujeres indígenas y cambio climático, y participa en el Observatorio de la Autonomía Regional Multiétnica, es miembro de la Junta Directiva del Fondo Global de Mujeres y asesora de la Alianza de Mujeres Indígenas de México y Centroamérica.

Actualmente es integrante del Foro Permanente para las cuestiones indígenas de las Naciones Unidas.