jueves , 9 febrero 2023

Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, después de la inauguración del Foro Internacional sobre Drogas y Derechos Humanos.

Transcripción 59/2013
7 de agosto de 2013

Pregunta (P): Doctor, ayer el Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal señalaba que esta determinación deberá ser del Gobierno federal; que no podía una entidad sola con este tipo de decisiones sobre la mariguana si en otros estados o en el país se están matando, está corriendo la sangre de los mexicanos por esta situación. ¿Qué opinas al respecto de esta determinación?

Doctor Luis González Placencia (LGP): Bueno, yo creo que hay dos niveles de la discusión: uno es el nivel formal, efectivamente que tiene que ver con el Congreso federal; pero por otra parte está el nivel que tenemos que dar en la sociedad respecto a un debate que está abierto y que a mí me parece muy sano llevar adelante. Y qué bueno que sea la ciudad de México, qué bueno que estén los Poderes de la ciudad de México involucrados en este debate. Eso deberá mandar una señal al Congreso federal, sin duda.

P: ¿Y a todo el país, no?

LGP: Así es.

P: ¿En opinión de la Comisión se debe despenalizar el consumo de la mariguana?

LGP: Bueno, nosotros por lo que estamos es por debatir abiertamente. Yo creo que hay una cantidad importante de argumentos a favor y en contra. Vale la pena. Es un momento importante para hacer un balance y para ver cuál ha sido el costo de 30 años de prohibición en la República Mexicana y cuáles podrían ser los escenarios eventualmente de una despenalización.

P: Sin embargo, ¿al hablar del derecho a decir no hay ahí una postura a por lo menos a respetar el consumo?

LGP: Sí, claro. Nosotros hemos abonado a que la perspectiva se llame perspectiva de derechos humanos. Está, por supuesto, el derecho a la salud, esa es muy importante tenerlo en consideración, pero también está el derecho a la libertad de decisión. Hoy por hoy lo que ha significado ponderar uno sobre el otro ha abonado a la prohibición. Lo que necesitamos es buscar mecanismos para armonizar ambos derechos, sobre todo a la luz de que no se afecte otro derecho que es fundamental que es el de la integridad personal de muchas mexicanas y mexicanos que han perdido la vida en este guerra contra las drogas.

P: Hablas de reducir daños, ¿nos puedes especificar cuáles exactamente?

LGP: Claro, al prohibirse las drogas también se producen efectos en términos de la degradación de las sustancias. Al ser la droga una mercancía se ofrece en distintas calidades y con distintos precios. Un enfoque de reducción de daños implica que el Estado se mete en la regulación de las propias sustancias para efecto de que el consumidor tenga una sustancia que no le genere daños mayores.

P: Ayer el Secretario de Turismo decía que la ciudad de México no es Holanda ni que los capitalinos somos holandeses en cuanto a esto de la legalización, ¿cuál sería la postura ahí de la Comisión en cuanto a una eventual legalización de la mariguana?

LGP: Bueno, yo diría que honestamente la ciudad de México está a la altura de cualquier ciudad del mundo, es una metrópolis como cualquier otra ciudad del mundo y los ciudadanos de esta ciudad somos tan primermundistas como los de cualquier otra ciudad del mundo, y creo que eso es importante decirlo. No me estoy refiriendo a circunstancias económicas solamente. Me estoy refiriendo sobre todo a una mentalidad que esta ciudad ha tenido de vanguardia, de avanzada y una tendencia a ir resolviendo los problemas abiertamente. Ustedes recordarán todo el debate que se dio cuando la despenalización del aborto. Los resultados que hemos tenido, después de varios años de aplicación de una política muy eficiente y muy vanguardista, han sido positivos.

P: Algunos estados de la Unión Americana han legalizado el consumo del uso de la mariguana, aún en contra de las leyes federales. ¿Vendría siendo más o menos lo mismo aquí en el país?

LGP: No, porque aquí tenemos una regulación central federal en esta materia y la Constitución prohíbe que las entidades locales legislen en esa materia en particular. Ojalá pudiéramos avanzar también en términos de la Reforma Política para que los estados pudieran tomar decisiones de esta naturaleza. Por lo pronto esa es una cuestión que está reservada al Congreso, pero la ciudad puede presentar iniciativas, la ciudad puede presentar resultados de debates que vayan empujando también hacia el resto del país esta necesidad indiscutible.

P: ¿Tiene la capacidad la ciudad de México como el costo en caso dado de hacerlo, como tribunales de drogas, la atención de miles de personas con este tipo de adicciones, sería la obligación del Gobierno atenderlas?

LGP: Bueno, ya es obligación del Gobierno atenderlas. Eso es muy importante dejarlo en claro. Ya hoy el Gobierno tiene que atender tanto a usuarios legales de drogas. Ustedes saben que el consumo de drogas es legal hasta cierta cantidad. El Gobierno tiene la obligación de atender a estos usuarios, como a los usuarios que eventualmente pudieran estar involucrados en la comisión de algún delito por la cantidad que poseen.

P: ¿Usted está de acuerdo en que se legalicen entonces o está en desacuerdo?

LGP: Yo lo que creo es que es importante que discutamos el tema. No es posible tomar todavía una decisión. Sería irresponsable decir sí o no, cualquiera de las dos. Lo que sí es verdad es que tenemos evidencia de lo que ha pasado con el no. Tenemos 30 años de estadísticas que nos dejan ver que no hay menos delitos, no hay adictos, no hay menos drogas, y lo que sí hay es una pérdida de vidas muy elevada, de desapariciones, de desplazamientos, que están asociados a la guerra contra las drogas.

P: ¿En la ciudad de México se están vendiendo drogas aquí, esto obliga a tomar decisiones?

LGP: Yo creo que ahí vale la pena sí tomar en cuenta estos datos que han revelado algunos medios, porque eso da cuenta del nivel de degradación que pueden tener algunas sustancias, y también de otros factores económicos que tienen que ser considerados a la hora de plantearse la legalización.

P: Señor, hace dos años se inició también del debate de las Cortes de Drogas aquí en la ciudad de México, este proyecto finalmente ya no se concretó. ¿Qué opina la Comisión al respecto, deben existir o no deben existir?

LGP: Bueno, ahí hay un debate aparte. El tema de las Cortes de Drogas es como un camino hacia a la mitad, entre la prohibición y la legalización. Eso también hay que dejarlo en claro porque no necesariamente salva el problema de la criminalización de los usuarios de drogas. Nosotros hemos manifestado nuestra postura. No es una postura abierta a favor de las Cortes de Drogas; sin embargo, es una postura abierta a discutir las maneras en las que se puede eventualmente, si es que ese es el camino que se toma, realizar sin violar derechos.

P: Inaudible…

LGP: Es importante que se tenga en consideración que una eventual legalización implica no la apertura total, la venta a todo mundo. Implica por supuesto tener controles y tener mecanismos de regulación; entonces por ejemplo niñas, niños y adolescentes no podrían tener acceso a la venta legal de drogas.

P: ¿Y no se corre el riesgo de que haya un mercado negro en ese sentido?

LGP: Sí, por supuesto, ese es otro de los asuntos que hay que considerar. Por eso insisto mucho en que no es tan fácil dar un sí o un no, porque podría eventualmente ocurrir que se generara un mercado negro, también una especie de piratería en el campo de las drogas.

P: Luis, hoy se cumplen 70 días de la desaparición del After Heaven, hoy hay otra reunión, ¿qué puedes decir al respecto? Ya tienen a quien supuestamente ordenó la desaparición, que es Espinoza Lobo y él se ha reservado el derecho a declarar dónde se encuentran. ¿Qué se tiene que hacer para saberlo?

LGP: Bueno, la Procuraduría tiene que intensificar sus investigaciones, sin duda. Nosotros lamentamos mucho que haya transcurrido todo este tiempo sin resultados. Evidentemente aquí lo que todos esperamos es que los jóvenes aparezcan. La esperanza se mantiene. Estamos obligados a mantener la esperanza de que estén vivos y ojalá de verdad que la Procuraduría pueda pronto dar un resultado eficiente.

P: ¿Qué se puede hacer para obligarlo a él a declarar en dónde se encuentran, si es que se reserva el derecho?

LGP: Bueno no se puede hacer si te estás refiriendo a violar sus derechos. Nosotros no estaríamos desde luego en esa lógica.

P: ¿Ni aunque sea para encontrarlos, Doctor?

LGP: No, yo creo que es importante aquí que la Procuraduría pueda tener los medios que una Policía moderna tiene para hacer las investigaciones, más allá de los testimonios. El testimonio desde luego es muy importante, pero es necesario hacer un despliegue de otra naturaleza para encontrar otras evidencias que los lleven al paradero de los jóvenes.

P: Luego de su ratificación algunos diputados panistas han señalado que se alejado de la agenda que ellos llevan en la Asamblea Legislativa, ¿qué opina de ello?

LGP: Bueno, vamos a platicar con los diputados de Acción Nacional por supuesto, porque yo creo que hay varios temas en los que tenemos convergencia. Obviamente hay otros que ellos no han acompañado en la ciudad, los temas de vanguardia, temas como éste que estamos discutiendo u otros más,  pero creo que hay en la agenda cosas que nos interesan en común, como la Reforma Penal en donde nos hemos metido sin lugar a ninguna duda, el tema de los reclusorios que preside una diputada panista con la que tenemos una excelente relación. Entonces yo lo que diría es que creo que conviene platicar, tener una reunión, ver cómo están nuestras agendas y hacer una evaluación; y naturalmente como dije anteriormente yo respetaré la decisión de Acción Nacional en el pleno.

P: Sobre esta intención de acudir a la Corte Interamericana en el caso de la Ruta 100, ¿Ya se fue o…?

LGP: Mira, está en valoración el caso porque naturalmente nosotros tenemos que tratar de garantizar que la Comisión lo acepte. Entonces eso depende de tiempos que no podemos calcular en este momento. Están los abogados trabajando junto con la gente de Ruta 100 para hacer la valoración del caso.

P: Y el caso de la Lady Azcapotzalco, ¿qué pasó con ese caso del joven Gamaliel?

LGP: Bueno, estamos también atendiéndolo. Sabemos que él ha manifestado su temor. Hay unas medidas precautorias para protegerlo y ahí estamos muy al pendiente de que no pase nada.

P: ¿Qué medidas precautorias?

LGP: Básicamente de protección al joven para que su integridad física queda salvaguardada.

P: ¿Pero quién las está tomando, la Procuraduría?

LGP: Se las hemos mandado tanto a la Procuraduría como a la Secretaría de Seguridad Pública.

P: ¿Y está siguiendo puntualmente las peticiones la Procuraduría o cuál ha sido la respuesta?

LGP: Bueno, hasta ahora no ha habido ningún hecho que nos permita presumir que no es así. De todas maneras eso está en evaluación continua. Muchas gracias.