viernes , 3 febrero 2023

Se Pronuncia CDHDF por los Derechos de los niños y las niñas, hijas e hijos de madres y padres en reclusión

Boletín 246/2013
15 de julio de 2013

• El Pronunciamiento General será analizado con autoridades locales, incluidas las judiciales y legislativas, y sociedad civil organizada sobre temas fundamentales

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) emitió unPronunciamiento sobre el Derecho de las niñas y los niños de madres y padres en reclusión, con la finalidad de incidir en la construcción de políticas públicas con un enfoque de derechos humanos.

Al respecto, el Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, advirtió que la criminalización de las mujeres es efecto de los procesos patriarcales históricos: “A pesar de su participación cada vez mayor en diversas actividades delictivas, no podemos obviar que esa comisión de delitos se da en un contexto de dominación de varones hacia las mujeres”.

En razón de ello, dijo, una posibilidad a contemplar en el marco de la Reforma penal y de la observancia del principio superior de la infancia es que las mujeres cumplan su pena afuera.

“Para efecto desde la perspectiva de los derechos de la infancia y cuidando poner los candados necesarios para no convertir esa posibilidad en beneficios para el funcionamiento y operación de las redes delictivas”, explicó.

El Ombudsman capitalino insistió también en que el propósito de que la reclusión de adolescentes sea por el menor tiempo posible, es que los Jueces razonen mucho más en las consecuencias de prolongar el tiempo de su encarcelamiento.

La idea ahora, explicó, es que niñas y niños estén el menor tiempo posible dentro de las cárceles, buscando alternativas como los hogares sustitutos y garantizando que los hogares cercanos en los que sean alojados sean los de familiares cercanos.

“Las abuelas o las tías, quienes pueden participar de su integración y lograr reducir así al máximo posible el efecto de la prisionalización que tienen niñas y niños con sus madres en prisión”, subrayó.

En ese propósito, ubicó el ejercicio de los derechos de niñas y niños que viven con sus madres en prisión como una responsabilidad de Estado, ante la cual se requiere de múltiples intervenciones.

“Probablemente no hallemos el mejor de los escenarios que nos gustaría o desearíamos tener, pero podremos acercarnos a soluciones desde múltiples perspectivas, primordialmente de derechos humanos, de infancia y de género”, concluyó.

Por su parte, el Secretario de Gobierno del Distrito Federal, Héctor Serrano Cortés; anunció que antes de finalizar el presente año, todas las mujeres que tengan consigo a sus hijos menores serán trasladadas al Centro Femenil de Tepepan, junto con las mujeres adultas mayores y aquellas que reciben tratamiento psiquiátrico, con el fin de procurarles condiciones más adecuadas a las niñas y niños de un día de nacidos a los 5 años 10 meses de edad.

Dijo también que a partir de la siguiente semana, los 107 menores, 56 niñas y 51 niños, podrán recibir la atención de una pediatra en caso de urgencia médica durante la noche, extendiendo esta asistencia médica que ya se otorga durante el día.

El Consejero Jurídico y de Servicios Legales del Distrito Federal, José Ramón Amieva; reiteró su compromiso con los derechos de los hijos de madres en prisión, en el marco del cumplimiento de la Ley de Derechos de Primera Infancia, que será dado a conocer en los próximos días por el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, en materias de alimentación, salud, crianza correcta y acompañamiento.

Por lo anterior, anunció la creación de un grupo especializado de Defensores de Oficio que cuenten con la formación, capacitación y sensibilización sobre asuntos de niñas y niños, además de poder representar a sus madres en una exigencia de alimentos.

La Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado de la República, Senadora Angélica de la Peña; se pronunció por separar la discusión de los derechos de las niñas y niños de los de las mujeres en prisión, aunque sí abordar la problemática desde el enfoque de género y del principio del Interés Superior de la Infancia.

Y es que dijo desconocer, hasta el momento, que haya un solo padre que tenga consigo a algún hijo menor en algún reclusorio, así como la transformación de las circunstancias por las que las mujeres ingresan a los reclusorios: antes era por delitos patrimoniales o robo y ahora lo es más por estar involucradas en las redes de la criminalidad organizada, principalmente delitos contra la salud.

En tanto, la Consejera de la CDHDF, Nashieli Ramírez; recordó que ya en 2011 la CDHDF había presentado el trabajo que antecedió al proyecto del Pronunciamiento General ante el Comité de Derechos del Niño de las Naciones Unidas, en el marco de la discusión sobre temas y artículos específicos de laConvención de los Derechos de la Infancia.

Celebró entonces que finalmente la CDHDF logre dar a conocer el posicionamiento nacional e internacional, que por primera vez se hace en México en favor de las más de 7 mil niñas y niños hijos de mujeres y en prisión, y de los casi 100 mil hijas e hijos de hombres presos, menores a quienes ubicó como “las víctimas invisibles del delito y del sistema penal”.

No han hecho nada malo, insistió: “Sin embargo, el estigma de la criminalidad, sus derechos de crianza se ven afectados por la acción delictiva de sus padres, como por la respuesta del Estado en nombre de la justicia”.

 La Presidenta de UNICEF en México, Isabel Crwoley, dijo que no hay una solución única para definir la situación de las niñas y niños con madres en reclusión, por lo que actualmente debiera analizarse caso por caso, pues sólo tiene como opción irse a la cárcel a vivir con ella o ser separado de ella para ir a vivir con familiares que no siempre pueden procurarle las condiciones para garantizar su cuidado y desarrollo integral.

 “Cuando las madres pueden tener a sus hijos con ellas en prisión es reducir las consecuencias negativas de la separación, pero el encierro y la privación de libertad constituye un enorme factor de riesgo para el desarrollo integral -mental, físico y emocional- de los niños, y para el pleno cumplimiento de sus derechos a la educación, salud y vínculos con el exterior: acceso al juego, a la interacción con otros niños y a un ambiente que contribuya a su mejor desarrollo”, subrayó.

 Los temas a debatir entre autoridades capitalinas, del ámbito Ejecutivo, Legislativo y Judicial, así como integrantes de Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) y de la CDHDF son: Niñas y niños en un contexto de detención, Niñas y niños frente al proceso penal de sus padres, Niñas y niños que viven con sus madres en reclusión, Niñas y niños que abandonan la vida dentro de los penales y su separación de la madre.