martes , 7 febrero 2023

Las políticas públicas para erradicar el hambre deben garantizar la soberanía alimentaria: CDHDF

Boletín 265/2013
31 de julio de 2013

 

• Se llevaron a cabo las Segundas Jornadas Permanentes Derecho a la Alimentación Nutritiva, Suficiente y de Calidad. Producción alimentaria

El Secretario para la Promoción de los Derechos Humanos e Incidencia en Políticas Públicas de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Gerardo Sauri Suárez, destacó que la producción de alimentos es fundamental para avanzar en la seguridad y la soberanía alimentaria de un país.

Durante las Segundas Jornadas Permanentes Derecho a la Alimentación Nutritiva, Suficiente y de Calidad. Producción alimentaria, señaló que la CDHDF pondera que en México existe un reconocimiento social y gubernamental del problema que representa el hambre, lo que implica un desafío para el cumplimiento de las obligaciones del Estado en materia de derechos humanos.

Así también, añadió, saluda los discursos que cuestionan, desde distintos ámbitos, la reducción que frecuentemente se hace a las políticas en contra del hambre, y que cuestionan los elementos más asistencialistas de la política pública.

Preocupa a la CDHDF, dijo, que en tales políticas se recoja, a la luz de los Artículos 1° y 4° Constitucionales, un enfoque de derechos, y que tales estrategias no sólo sean encaminadas a erradicar el hambre, sino también a garantizar la soberanía alimentaria.

Gerardo Sauri apuntó que contar con una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad, más allá del mero consumo de alimentos, es condición para una vida digna.

Hizo énfasis en la necesidad de revisar las políticas públicas encaminadas a garantizar la producción alimentaria, ya que es uno de los ejes que han determinado, incluso, las condiciones de vida de millones de personas dedicadas al trabajo en el campo.

“Lo cual ha sido una de las fuentes principales de vulnerabilidad para que estos grupos ahora sean coptados por grupos de delincuencia organizada para la producción de sustancias ilegales que luego terminan en procesos de criminalización y contextos de pobreza”, aseveró.

Indicó que una política pública tiene que garantizar la producción alimentaria, así como atender los obstáculos y problemáticas que enfrentan los productores de alimentos verdes, la sostenibilidad e inocuidad de los alimentos.

A su vez, Adelita San Vicente, miembro de la Organización Semillas de Vida, habló sobre el maíz y refirió que Mesoamérica, incluido México, es uno de los centros de origen de la agricultura en el mundo. Añadió que 15.4% de las especies del sistema alimentario mundial proviene de las plantas domesticadas en Mesoamérica.

Resaltó que el maíz fue el inicio del mejoramiento genético, porque no sólo se domesticó sino que se mejoró, a partir de su “pariente silvestre”, el teocintle. “El maíz es una historia con más de 8 mil años de éxito, de avances y mejoras, y hoy se sigue haciendo en los campos por parte de los campesinos”.

Agregó que gracias a su adaptabilidad a distintos climas, el maíz es el cultivo ideal para el cambio climático, pero por sí mismo, no por ninguna otra tecnología. En México, indicó, la producción se ha incrementado así como su rendimiento sin la necesidad de los transgénicos.

Mencionó que el maíz es el segundo producto, después del petróleo, que más se usa en el mundo, para hacer papel, dulces, y agrocombustibles, por ejemplo. Sin embargo, estimó, este cereal es un grano en disputa, en grave peligro por los transgénicos, “tecnología que quiere apropiarse de este maíz”.

Sostuvo que las semillas transgénicas son la punta de lanza de un modelo de producción industrial que ha causado graves daños al ambiente; que si bien ha producido ganancias y cosechas récord, ha creado hambres récord, y se ha beneficiado de la cadena de alimentación que empieza con la semillas y la distribución.

Mariano Salazar del Centro para la Sustentabilidad Incalli Ixcahuicopa, relató la experiencia de ese colectivo en Iztapalapa, donde se producen hortalizas, plantas medicinales y se crían pollos y conejos. El 75% de lo que producen es para autoconsumo y el 25% para comercializar con vecinos de la zona.

Durante las Segundas Jornadas Permanentes Derecho a la Alimentación Nutritiva, Suficiente y de Calidad. Producción alimentaria se analizaron el Derecho a la Alimentación adecuada y a la soberanía, la producción de alimentos verdes,  y la producción de alimentos industrializados.