viernes , 27 enero 2023

Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, en la presentación del Tercer Informe Respeto de los derechos humanos en materia de trata de personas con fines de explotación sexual y violencia feminicida en el Distrito Federal.

Transcripción 57/2013
29 de julio de 2013

Pregunta (P): Cuando hablamos de concientizar a los consumidores sobre lo que es la trata de personas, esta parte cultural, ¿qué se tendría que hacer para que existiera una conciencia real del riesgo de estar comprando servicios de una persona que está siendo  obligada a servicios sexuales?

Doctor Luis González Placencia (LGP): Bueno, justamente eso; es decir, es importante que las personas tomen en consideración que detrás de estos servicios pueda haber toda una historia de vejaciones para la persona que está brindando estos servicios. El pagar por los servicios no exime de la responsabilidad que se pueda tener como cómplices, déjenme decirlo de esta manera, de los procesos de despersonalización y de la violencia que sufren quienes se ven obligadas a vender estos servicios, además de usufructuadas por terceras personas.

P: ¿Pero ahí qué se tendría que hacer? Si jurídicamente ya llegamos a un límite, ¿qué se tendría que hacer culturalmente para cambiar esto?

LGP: Yo creo que es importante pensar antes de consumir servicios sexuales en que hay detrás toda una historia de violencia en las personas que son obligadas a hacerlo. Y aquí quiero ser muy claro, porque desde luego somos respetuosos de aquellos casos en los que una persona de manera voluntaria quiere vender esos servicios, naturalmente eso implica una línea de respeto que hay que asumir, pero es importante tener en consideración que en una gran cantidad de casos las personas se ven obligadas a prestar estos servicios a partir de distintas formas de violencia. Y eso es importante que los consumidores lo sepan y que se hagan responsables de ello.

P: ¿Tendría que aplicarse una política pública?

LGP: Yo creo que sí vale la pena. Por ejemplo, los Institutos de las Mujeres del país, que hay uno en cada estado y uno federal, las propias Comisiones de Derechos Humanos, las instancias de cultura y de educación del país y de los distintos estados, se articularan en una campaña que permitiera primero visibilizar los efectos que tiene la trata de personas en las víctimas, y segundo, plantear la corresponsabilidad que eventualmente pueda tener el consumidor en todo este proceso.

P: ¿También las autoridades deben de reconocer que atrás de este ilícito hay delincuencia organizada, y qué opina sobre los operativos en antros que nada más se detienen a los meseros  y no van por los dueños, los socios, como en el caso Cadillac?

LGP: Yo creo que es muy importante asumir que el fenómeno de trata es un fenómeno de delincuencia organizada, no queda duda en eso. Es el segundo más importante en el mundo por las ganancias que representan, y también te puedo decir que es un fenómeno de delincuencia organizada porque hay una división del trabajo como en otros casos. Hay personas que son las que comandan estas redes, hay personas que son las que seducen, hay personas que son las que cuidan, hay personas que cuidan a los hijos e hijas de las personas tratadas. Entonces hablamos de redes delictivas que tienen esa finalidad. Ahora, los operativos me parece que es importante que se hagan con respeto a los derechos humanos de todas las personas, y con la habilidad suficiente y con la certeza suficiente para no criminalizar a personas que no tienen una participación directa del fenómeno de trata. Eso es muy importante, que no sean los eslabones más débiles los que terminen pagando por aquellos otros que finalmente logran evadir la justicia.

P: De haber indicios suficientes contra los dueños, socios, ¿hay que proceder en consecuencia?

LGP: Yo creo que sí, naturalmente. Si hay noticia de que se pueda estar participando en la comisión de un delito de esta naturaleza, por supuesto que es obligación de la autoridad proceder.

P: ¿Poco más de 60 víctimas rescatadas  de trata de personas en un año es suficiente, es real, comparado con la cantidad de personas que son tratadas es un buen avance o cómo estamos?

LGP: Si volvemos a las cifras que suelen darse en estos casos, 60 personas parecen pocas. Sin embargo, aquí uno de los temas importantes es que no tenemos datos oficiales que nos permitan hacer una comparación efectiva. De cualquier manera una persona rescatada ya implica un gran valor. Me parece que es importantísimo no solamente el rescate de la persona, sino que se generen las condiciones para que esta persona pueda reintegrarse efectivamente hacia una familia y la sociedad en general. No basta con rescatarlas porque si no se da seguimiento a estos rescates, las posibilidades de caer a una red son muy altas.

P: Doctor se acaba de hablar sobre unas políticas respecto a la trata de personas cuando una víctima se rescata, ¿en qué términos queda? Y si nos puede dar cifras sobre este problema.

LGP: Bueno, las cifras no las tengo en este momento conmigo, están en elInforme. El Informe es del Observatorio. Yo preferiría que les preguntarán directamente a ellos. Lo que sí es importante aquí es que si una estrategia integral supone por una parte la prevención, un poco lo que hablábamos hace un momento; es decir, la necesidad de concientizar a los consumidores de servicios sexuales de la posibilidad de que detrás haya trata. Segundo, la prevención en los lugares donde se conoce que se da el fenómeno de trata, lugares  como los que ustedes mismos han dado a conocer, el caso de Tlaxcala, ese es un sitio que se ha caracterizado por el fenómeno de trata de personas; pero además otros lugares donde podría eventualmente generarse la trata, como estaciones de autobús y los lugares que implican migración hacia los que han sido reconocidos como paraísos sexuales. Después está el asunto de los rescates de las personas que son víctimas de trata, y junto a eso una estrategia integral implicaría también contar con elementos de reinsertar a las víctimas de trata, primero en un contexto de seguridad, es decir, en donde no puedan ser nuevamente vinculadas a estas redes; dos, que sean ellas objeto de un tratamiento psicológico y médico a nivel que se requiera, para el proceso de repersonalización, el proceso de reasunción de la identidad que es fundamental. Tres, el tema de la vinculación con sus familias. El rescate en todo caso de hijos e hijas si es que están secuestrados por las redes de trata y la recuperación de los vínculos con sus familias de origen. Cuatro, la posibilidad de que tengan una actividad laboral que reivindique su dignidad sin que se sepa, incluso, que en algún momento fueron víctimas de trata de personas.

P: Hablaba usted, de acuerdo con este Informe, de una reducción de 400% en la confirmación del 2011 al 2012, ¿esto cómo se vislumbra, cómo se ve por parte de la Comisión?

LGP: Bueno, hay menos casos que se están llevando a los tribunales. Eso es importante porque el Distrito Federal ha sido uno de los pocos espacios en donde se ha perseguido, se ha juzgado y condenado a personas relacionadas con la trata de personas. Entonces, estas disminuciones podrían evidenciar una baja en las denuncias por el fenómeno de trata, lo cual a su vez estaría vinculado con un fortalecimiento de las redes de trata. Entonces más que hablar de deficiencia en términos de lo que los juzgadores han hecho, aquí cabría señalar la necesidad de evitar que se invisibilice el fenómeno y que la gente evite denunciar, eso estaría anunciando que probablemente las condiciones para efectuar las denuncias se dificultan. Ustedes han visto el caso reciente del Bar Cadillac, en donde tuvimos una denuncia por parte de algunas de las personas que trabajaban ahí que luego fue retirada. Esas condiciones, esos efectos tienen que ser analizados con mucho cuidado, para evitar que estos actos en los que se retiran las denuncias estén provocados por presiones de los propios tratantes.

P: Doctor, en otro tema, yo quisiera preguntarle su opinión acerca del caso del ex Gobernador del Estado de México, Arturo Montiel, que no deja ver a sus hijos a su ex esposa desde hace 19 meses, ¿qué opinión le merece?

LGP: Bueno, es un eslabón más en una cadena de circunstancias que hemos visto. Hemos visto, desde luego, personajes públicos, pero naturalmente ese es un tema que puede estar mucho más extendido de lo que creemos, que está vinculado con el abuso de poder que ejerce una persona que tuvo un cargo público o que sigue teniendo una posición preeminente desde el punto de vista político o gubernamental  y que utiliza esa influencia para fines personales, en este caso para fines que implican no permitirle a la esposa o ex esposa no poder acceder a las hijas e hijos. A mí me parece que es importante que se investiguen estos casos, por supuesto, estos que tienen luz pública, éste y del ex Ministro Góngora, pero lo más importante sería poder ver cuáles son los factores estructurales que permiten que esto suceda, que permiten que una madre o un padre, eventualmente, puedan ejercer el poder que en alguna vez tuvieron o que siguen teniendo para modificar las decisiones de la justicia a su favor. Muchas gracias.