sábado , 4 febrero 2023

Llama la comunidad LGBTTTI al reforzamiento de políticas públicas para la promoción, protección y respeto de sus derechos

Boletín 228/2013
29 de junio de 2013

• Se cumplen 35 años de la primera Marcha del Orgullo

• México es el segundo país latinoamericano con más crímenes homo/lesbo/trans/bifobia

• Armonizar derechos para quienes habitan y transitan en el DF

En el marco de la celebración del Día Internacional del Orgullo LGBTTTI, se hace necesario exigir el compromiso del Estado para hacer efectiva la garantía de respeto de los derechos de las y los habitantes del territorio mexicano. La sociedad civil, en general, se constituye, en este sentido, como una red que coadyuva en la promoción, la protección y el respeto de esos derechos, señaló el Consejo Asesor sobre Derechos Humanos y Políticas Públicas LGBTTTI.

México atraviesa un particular momento histórico, semejante y paralelo al panorama en el resto del mundo, como es la violencia suscitada dentro del territorio, producto de un conjunto de elementos estructurales que decantan en el incremento alarmante del número de asesinatos, constituyendo el ser mujer u homosexual, dos de las razones principales en la ejecución de los crímenes.

Nuestro país es, actualmente, el segundo en Latinoamérica con más crímenes de odio por homo/lesbo/trans/bifobia, sólo después de Brasil. Frente al clima de violencia exacerbada e impunidad generalizada, es necesario hacer un llamado a los medios de comunicación, a la opinión pública, a los aparatos de gobiernos locales, federales e instancias internacionales, a sumar esfuerzos en la lucha por contrarrestar las tendencias que asfixian a las sociedades.

Con base en lo anterior, el Consejo Asesor sobre Derechos Humanos y Políticas Públicas LGBTTTI, que se instaló el pasado mes de mayo, en la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), refrenda su objetivo de integrar e impulsar una agenda articuladora de expresiones varias tendientes a la mejora del acompañamiento de las políticas públicas, así como del ordenamiento conjunto de acciones y objetivos, para el logro del pleno goce de los derechos de las poblaciones LGBTTTI.

Asimismo, el Consejo suscribe el compromiso por armonizar los derechos para quienes habitan y transitan el Distrito Federal en tanto esta acción facilite, en conjugación con otras, a que en el resto de las entidades federativas se gesten las condiciones que permitan vivir dignamente a las poblaciones LGBTTTI , sin que exista un escenario fértil para que se violenten los derechos de las personas por razón de su orientación/preferencia sexual u orientación/expresión de género, tanto en el ámbito de lo público como en el privado.

Estamos seguras y seguros de que las acciones promovidas desde el campo de la sociedad civil contribuyen a la erradicación de las discriminaciones estructurales que mantienen vigentes los desgarres incesantes al tejido social. No existe otro motivo por el cual a 35 años de la primera Marcha del Orgullo, la sociedad civil no sofoque la luz encendida a favor del respeto y la lucha por la equidad atisbada desde entonces.