jueves , 26 enero 2023

Disidencia sexual, ejercicio del derecho a decidir sobre el propio cuerpo, libertad de conciencia, construcción de identidad y libertad de expresión: CDHDF

Boletín 222/2013
26 de junio de 2013

• Participa CDHDF en el VI Encuentro sobre Disidencia Sexual e Identidades Sexuales y Genéricas Las Tareas Pendientes del Movimiento de Disidencia Sexual

La disidencia sexual es hoy, en la ciudad de México, un mecanismo fundamental para ejercer el derecho a decidir sobre el propio cuerpo, que permite el fortalecimiento de la libertad de conciencia, de la posibilidad de construir una identidad propia y un mecanismo constitutivo de la libertad de expresión, señaló el Secretario para la Promoción de los Derechos Humanos e Incidencia en Políticas Públicas de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Gerardo Sauri Suárez.

Al participar en la inauguración del VI Encuentro sobre Disidencia Sexual e Identidades Sexuales y Genéricas Las Tareas Pendientes del Movimiento de Disidencia Sexual, se pronunció por continuar debatiendo sobre disidencia sexual, en cuanto permite romper parámetros construidos históricamente y referidos a mecanismos androcéntricos y adultocéntricos.

“Expresan una construcción definida como heterosexualidad hegemónica normativa, que es importante romper, no sólo en los marcos jurídicos, sino también en las prácticas, relaciones, concepciones profundas que, aún en la ciudad de México siguen prevaleciendo”, advirtió.

Al respecto, refirió que en 2012, la CDHDF recibió 38 quejas de personas que dijeron asumir una orientación o identidad de género diferente a la heterosexual; en tanto que de enero a mayo de 2013, se han recibido 18 quejas más.

Los derechos presuntamente violados en agravio de personas lesbianas, gays, bisexuales, travestis, trangénero, transexuales e interxeuales (LGBTTTI) fueron, detalló: “En 19% de los casos, el derecho a la igualdad ante la ley y la no discriminación; en 14%, derechos de las personas privadas de la libertad –negación al ejercicio libre de otros derechos, como los sexuales y reproductivos-; en 10% los derechos a la honra y la dignidad; y en 8% derechos de la víctima o persona ofendida”.

No obstante, reconoció que el número de quejas no es representativo de la realidad y que prevalece el desconocimiento de los derechos, tanto por parte de la comunidad LGBTTTI, como por los servidores públicos que generalmente son los responsables de brindarles atención y de procurarles el ejercicio de sus derechos.

En el VI Encuentro sobre Disidencia Sexual e Identidades Sexuales y Genéricas, que este año se celebra en homenaje al activista pionero del movimiento gay en México, José María Covarrubias, promotor de la Marcha del Orgullo y que en 1986 inició la Semana Cultural Lésbica Gay, por 17 años ininterrumpidos.

A nombre del Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, el Consejero Jurídico y de Servicios Legales, José Ramón Amieva Gálvez, celebró que desde hace 16 años la ciudad de México comenzó a construir las libertades que hoy decide cómo vivir.

“No sólo somos una autoridad sancionadora, que viola derechos, sino que propugna por abrir espacios para garantizar su ejercicio, a través de cultura y educación”, insistió, a través de instrumentos como el Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal (PDHDF).

En coincidencia, la Presidenta del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la ciudad de México (COPRED), Jacqueline L’Hoist Tapia, señaló también otras herramientas normativas en las que se garantizan los derechos de las personas LGBTTTI, aunque lamentó la ausencia de datos estadísticos precisos, ni siquiera en los entes públicos que permitan una aproximación de la magnitud de la diversidad sexual.

Por su parte, el Rector Interino de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), Enrique Dussel Ambrossini, urgió a definir y diseñar mecanismos para garantizar el ejercicio de la justicia sexual en la ciudad de México.

Al respecto, señaló la necesidad de contraponer la solidaridad a la tolerancia, el respeto a la alteridad del otro, pensando en la realización para la existencia del otro, como punto de partida incluso del nuevo derecho a la justicia sexual, que hasta hoy es ilegal, ilegítimo, opuesto al sistema vigente.

 Por su parte, el Coordinador del Programa de Estudios en Disidencia Sexual de la UACM, Héctor Salinas, refirió que el tema central del VI Encuentro gira en torno a los pendientes del movimiento de disidencia sexual, entre los que destacan: disidencia sexual y vejez; sexualidad, deseo, cuerpo y disidencia sexual en la niñez y pubertad; y salud emocional y social de las personas LGBTTTI (alcoholismo, drogadicción y otras adicciones).

 Asimismo, los temas de violencia entre parejas lésbicas y homosexuales; más allá de lo gay: raza, etnia y pobreza entre la disidencia sexual; reconocimiento de identidades (personas trans y bisexuales en la exigencia de derechos), y Políticas públicas y espacio público, estudios de masculinidad y diversidad sexual, estudios en contextos indígenas y rurales, homoerotismos, trabajo sexual, homofobia y formas diversas de violencia sexual, erotismo, amor y afectividad, teoría queer, identidades sexuales y genéricas:, ciber-sexo y uso de nuevas tecnologías, derechos sexuales y reproductivos, expresiones artísticas de la diversidad sexual, formas de conformación familiar y materialización de cuerpos, moda, estética corporal.