sábado , 4 febrero 2023

Día Internacional contra el Trabajo Infantil

Boletín 203/2013
12 de junio de 2013

• Señala la CDHDF que la niñez que trabaja en el hogar carece de seguridad, protección y derechos

En el marco del Día Mundial contra el trabajo infantil, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) se suma al esfuerzo para visibilizar esta forma de explotación, dado que en México la niñez que trabaja en el hogar no tiene toda la seguridad, protecciones y derechos derivados de la relación con la familia que los emplea.

Este 12 de junio la Organización Internacional del Trabajo (OIT) dio a conocer un Informe sobre las prácticas abusivas de las cuales son víctimas millones de niñas y niños que trabajan en el hogar.

La OIT ha señalado que esta “carencia de cuidado” familiar y jurídico encubre un “acuerdo de explotación”, que con frecuencia está caracterizado por largas horas de trabajo, ausencia de libertad personal y, en ocasiones, condiciones de trabajo peligrosas.

La naturaleza clandestina de su situación hace difícil su protección, así como el conocimiento de la cantidad de niños y niñas que trabajan en el hogar.

Esta CDHDF destaca las líneas del Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal (PDHDF), que buscan generar “información relativa a la infancia trabajadora, desagregada por edad, sexo, etnia, condición jurídica (migrante), presencia y distribución por cada una de las delegaciones, tipos de trabajo infantil remunerado y no remunerado, horas trabajadas por la infancia, situación y condiciones del trabajo económico infantil, trabajo infantil doméstico, trabajo infantil excluyente y seguridad social.”

Hace notar que la Convención de los Derechos del Niño en su Artículo 32 reconoce el derecho de niñas y niños a estar protegidos contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso, entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social.

En consecuencia, añade, estas formas de explotación doméstica son contrarias a los derechos reconocidos por la normativa internacional.

De acuerdo con el Informe Infancia cuenta, en el Distrito Federal el 20.9% de niñas y niños entre 12 y 17 años que realizaron algún tipo de trabajo lo hizo sin ninguna remuneración; asimismo, el 16.9% de niñas y niños que trabajan entre los 12 y 17 años cubre una jornada laboral de más de 48 horas semanales. En estos datos no se puede desagregar a las y los niños que trabajan en el hogar, por lo que su situación es invisibilizada.

Por ello, la CDHDF suma sus esfuerzos con la Mesa Social contra la explotación de niñas, niños y adolescentes, para exhortar a que:

Se ratifique el Convenio 189 de la OIT y su Recomendación 201, sobre el trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores domésticos, y su aplicación junto con los Convenios relativos a las formas más riesgosas de trabajo infantil.

Se establezcan medidas necesarias para proteger a niños y niñas trabajadoras domésticas, en las que se delimiten las horas de trabajo y se garantice un tiempo adecuado de descanso, educación y formación, así como actividades de esparcimiento y contacto familiar; también, que se establezcan restricciones sobre el trabajo que exija esfuerzos físicos o psicológicos excesivos.

Se instrumenten acciones para valorar estadísticamente el trabajo infantil doméstico y definir la magnitud de la explotación, ya que si desconocemos la magnitud del problema o no contamos con acercamientos correctos del mismo, las políticas no serán las adecuadas.

Se desarrolle una mayor recopilación de datos y mecanismos que abarquen a los niños, niñas y adolescentes de difícil acceso, incluidos aquellos sometidos al trabajo doméstico o rural, la esclavitud, la explotación sexual y las actividades ilícitas. Lo anterior, con el fin de potencializar los derechos de educación, salud, oportunidades de empleo y desigualdades persistentes, y así poder elaborar la Hoja de Ruta para lograr la eliminación de las peores formas de trabajo infantil para el 2016.

Se establezcan mecanismos de exigibilidad y seguimiento a las líneas establecidas en el PDHDF en el capítulo referido a la infancia.

Se promueva una campaña de visibilización sobre lo que viven niñas y niños trabajadores en el hogar, con el fin de visibilizar el tema y, así, garantizar el cumplimiento de los derechos de ellas y ellos y evitar situaciones extremas.

Se promueva un mercado laboral decente para los adultos y para los menores de entre 15 y 17 años, que sea coherente con los principios y derechos fundamentales en el trabajo.

Se Promueva la colaboración con Organizaciones de la Sociedad Civil y organismos internacionales por el bienestar integral de niños, niñas y adolescentes.