martes , 31 enero 2023

Prevalece desinformación, trato despersonalizado y autoritario hacia mujeres durante su embarazo y parto: Sauri Suárez

Boletín 169/2013
20 de mayo de 2013

• La CDHDF se suma a la X Semana Mundial por el Parto Respetado: “Silencio… mujer pariendo…bebé naciendo…”

• En México, 38% de las cesáreas en hospitales públicos son médicamente innecesarias, coinciden GIRE y Parto Libre, A.C.

El panorama general para las mujeres durante su embarazo y parto es de desinformación sobre sus derechos y posibilidades respecto a los diferentes métodos de nacimiento, de trato despersonalizado y autoritario, además de que se les programa la atención de acuerdo a la demanda y a las presiones de los hospitales, que casi siempre están saturados, sobre todo en ciudades como la de México.

Lo anterior, lo señaló el Secretario para la Promoción de los Derechos Humanos e Incidencia en Políticas Públicas de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Gerardo Sauri Suárez, al sumarse a la X Semana Mundial por el Parto Respetado, que este año tiene como lema “Silencio… mujer pariendo…bebé naciendo…”.

Al respecto, señaló que el silencio durante el parto no es una exquisitez, ni una exigencia de derechos de las mujeres informadas; es una garantía para atender otra agenda importante de derechos humanos, entre la que se ubica como el interés superior de niñas y niños y el principio para su supervivencia y desarrollo.

“Se trata de que niñas y niños vivan, pero bien, y que alcancen el máximo de sus capacidades de desarrollo. Generar estos procesos de silencio durante el parto, es una garantía para que desde los primeros momentos de vida este principio pueda ser cumplido”, reiteró.

 La CDHDF acompaña la agenda del parto humanizado, explicó Sauri Suárez, porque es fundamental en los derechos humanos de las mujeres, de su derecho a decidir sobre su propio cuerpo, que junto con el de la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), son derechos de vanguardia en la ciudad de México.

 Por todo lo anterior, dijo, “Rompe con el rol histórico de observar a las mujeres como reproductoras. asignándoles un rol pasivo en el proceso del embarazo, el parto y el posparto. La agenda de parto humanizado busca erradicar la violencia obstétrica institucionalizada”.

 Cerca de la primera evaluación sobre el cumplimiento de los Objetivos del Milenio, cuya Meta número 5 es precisamente mejorar la salud materna, Sauri Suárez advirtió también sobre la necesidad de reducir en 75% la mortalidad materna, antes de 2015; así como lograr el acceso universal a la atención de la salud reproductiva.

 Al respecto, apuntó que, de acuerdo con un Informe de Naciones Unidas presentado en 2011, 45% de las mujeres en América Latina continúan llevando sus embarazos y partos sin ningún tipo de asistencia médica, porcentaje que se incrementa en las zonas rurales: “El embarazo sigue acarreando grandes riesgos para las mujeres”.

 A los Objetivos del Milenio se suman también otros ejes transversales como el parto humanizado, agregó, a través de un mayor poder de negociación y control sobre su salud; así como cesar prácticas peligrosas para el niño y la madre, lo que incluye las cesáreas innecesarias en los hospitales públicos de México, que alcanzan hasta 38%.

 Al respecto, mencionó los términos de la Recomendación 15/2012, sobre 15 casos en los que la CDHDF acreditó violaciones a los derechos humanos de mujeres y sus hijos, en 17 casos por autoridades de diferentes hospitales capitalinos.

 La CDHDF, Parto Libre, A.C., y Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) se sumaron también a la X Semana Mundial por el Parto Respetado: “Silencio… mujer pariendo…bebé naciendo…”, a través de la elaboración de la Cartilla Atención humanizada al parto.

 Al respecto, Alma Beltrán y Puga, de GIRE, A.C., detalló que durante el embarazo, el parto y el posparto, todas las mujeres tienen derecho a disfrutar del más alto nivel posible de salud física, mental y social; a recibir atención de calidad y calidez; a ser tratadas sin discriminación y a estar libres de cualquier tipo de violencia; a tomar decisiones libres e informadas sobre la atención que reciben; así como a la privacidad.

 Aun cuando los procedimientos descritos en la Cartilla no son usuales en los hospitales públicos, advirtió Beltrán y Puga, todas la mujeres tienen derecho a exigirlos en el marco de sus derechos humanos, además de que están plenamente respaldados en la medicina científica actualizada.

 Por su parte, Glenda Furszyfer, de Parto Libre, A.C., llamó la atención sobre el papel fundamental de los estímulos sensoriales durante el trabajo de parto: Cuando la mujer es sometida a exceso de ruido, luz o a temperatura fría, su cuerpo entra en estado de alerta y segrega más adrenalina que oxitocina y el trabajo de parto se interrumpe.

 “Las mujeres necesitan un ambiente íntimo, silencioso, con luz tenue, temperatura agradable, libertad de movimiento y de expresión, así como el acompañamiento de su elección. El rol del requipo médico es garantizar la seguridad del proceso, respetando las necesidades de la mujer e interviniendo únicamente en casos de emergencia”, destacó.

 En tanto, la actriz Cecilia Suárez, vocera de la X Semana Mundial por el Parto Respetado: “Silencio… mujer pariendo…bebé naciendo…”, señaló que su embarazo le cambió la vida, ya que en todo momento tuvo el acompañamiento para explorar su capacidad de dar a luz de manera segura y natural, bajo el principio de ‘volver a lo básico’.

 “Hago desde aquí un llamado a los profesionales de la salud para que se sumen a esta visión humanizada y respetuosa del nacimiento”, y exhortó a evitar cesáreas innecesarias, al tiempo que celebró la iniciativa en el Hospital General “Doctor Manuel Gea González”, en el que ya hay en nómina dulas o acompañantes de mujeres que van a dar a luz.

 Sobre el Proyecto Gea, Una nueva forma de nacer, la Directora Médica del Hospital General “Doctor Manuel Gea González”, Irma Jiménez Escobar, dijo que se realiza desde 2011, a partir del cual no reportan ninguna muerte materna, además de que las mujeres que dan seguimiento ahí a su embarazo toman clases de yoga y pueden acudir con sus bebés a sesiones de estimulación temprana, con el fin de dar seguimiento a sus casos.