viernes , 27 enero 2023

Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, en la presentación de la Revista Iberoamericana sobre Niñez y Juventud por sus Derechos, Rayuela.

Transcripción 37/2013
28 de mayo de 2013

Pregunta (P): Doctor, preguntarle sobre si tienen alguna queja por la muerte de la niña baleada en Iztapalapa.

Doctor Luis González Placencia (LGP): Estamos valorando abrirla de oficio. No tenemos una queja por parte de los familiares, pero la noticia que se dio a conocer el día de hoy sería suficiente para motivar una queja de oficio.

P: ¿Este caso qué es lo que significa, a pesar del Desarme Voluntario siguen ocurriendo este tipo de situaciones?

LGP: Sí, desafortunadamente mientras sigan existiendo armas en las casas de las personas, y mientras siga estando presente esta situación de delincuencia en las calles, pues ese es un riesgo. Desafortunadamente en este caso le toca a esta pequeñita. Lo lamentamos muchísimo, de verdad, lo lamentamos muchísimo. Según la nota, hubo una patrulla que estaba cerca y no actúo, ese sería el motivo por el cual nosotros intervendríamos. Pero en todo caso nos parece que hay que reforzar todas estas campañas de desarme, hay que reforzar la vigilancia en las calles y tratar de encontrar mecanismos para abatir la delincuencia.

P: ¿Solicitarán algún tipo de información a la Secretaría por el actuar de esta policía, en dónde estaba o si era en realidad la patrulla que estaba en ese momento?

LGP: Sí, desde luego que sí, vamos a compilar la información necesaria; igual a platicar con los vecinos que fueron testigos de este hecho, con la finalidad de establecer si hubo algún tipo de omisión.

P: Doctor, en otro caso, la situación del bar Black donde otra vez una persona es golpeada dentro y posteriormente es asesinada, ¿ustedes tienen alguna queja al respecto?

LGP: No tenemos una queja específica sobre el tema del bar Black. Lo que sí hemos hecho es un replanteamiento. Estamos a punto de emitir una resolución que tiene que ver con el tema de los reggaetoneros, ustedes recordarán este asunto que dio lugar a una intervención nuestra el año pasado, y ahí lo que estamos planteando es la necesidad de revisar una estrategia en general en la que se involucren centros de diversión para jóvenes como éstos. Pensamos que el caso de los jóvenes es especialmente necesario de atender, porque ellos son quienes se encuentran más vulnerables frente a abusos como los que hemos visto, en los que los meseros o los gerentes de los bares intentan cobrarles de más y después se generan estas situaciones. Entonces creemos que de ahí es posible establecer algún tipo de política pública que permita generar una mayor protección.

P: De este caso se habla ya de un adulto, o sea no es un joven mayor de 18 años, ¿no?

LGP: Aunque los estemos viendo con motivo de este punto, la idea es que sea una política general. Lo que nos llama la atención es que haya un patrón por lo menos en los casos que hemos podido observar, en los que hay alteraciones en las cuentas y eso se convierte en un motivo o bien de extorsión o bien de violencia.

P: ¿Esto formaría parte de alguna investigación que lleve la Comisión?

LGP: Por el momento no la estamos haciendo nosotros, eso es competencia de la Procuraduría, pero sí nos pronunciaremos porque, como te decía, es parte de la política general que la ciudad de México tendría que tener sobre el tema.

P: Oiga, pero a pesar de convenios y proyectos que hacen entre las autoridades como el INVEA, la Procuraduría, las Delegaciones, sigue ocurriendo este tipo de situaciones, ¿qué es lo que está pasando?

LGP: Bueno, yo creo que esto deja un tema que aunque todas y todos conocíamos no había sido lo suficientemente visible, porque se auditan otro tipo de cosas, como las instalaciones, los mecanismos de seguridad, pero poca atención se pone en la operación, y estos asuntos que hemos visto recientemente dan cuenta cómo también la operación de estos lugares genera violencia.

P: ¿A quién le tocaría revisar este tipo de…?

LGP: Seguramente al INVEA y a la Procuraduría de Justicia de la ciudad.

P: ¿Hace un llamado a estas dos autoridades?

LGP: Ya lo habíamos hecho, lo reiteramos. Sabemos que hay voluntad de Procurador para investigar y pensamos que es importante que se tome en cuenta este patrón.

P: Oiga, ¿pero no cree que por mucha voluntad las acciones que están tomando son como de investigar y no lo de prevenir?

LGP: A la Procuraduría le toca investigar sin duda, aquí sería interesante lo que el INVEA pueda hacer en términos de generar o sugerir una política de prevención.

P: Oiga, en otro caso, en la Delegación Milpa Alta parece que la población está tratando de conformar grupos de autodefensa, ¿ustedes tienen algo al respecto?

LGP: No tenemos noticia concreta, de cualquier manera pensamos que es una llamada de atención importante para desactivar esas iniciativas, no sólo para desactivarlas, sino más bien para entender las razones por las que esto estaría ocurriendo. La seguridad es una tarea del Estado, sin duda, y cuando hemos visto que se dan estas manifestaciones que generan como grupos de autodefensa, o en otros momentos en la ciudad hemos visto linchamientos inclusive, son llamadas de atención fuertes que indican que la autoridad no está actuando como debe.

P: ¿Pero es la misma situación con los suburbios del DF, o sea en esas partes alejadas lo que es Tláhuac y Milpa Alta?

LGP: Sí, desafortunadamente las condiciones de las partes más alejadas de esas Delegaciones a veces dificultan las tareas, pero justamente eso tendría que ser un indicador para reforzar ahí la presencia del gobierno.

P: ¿Van a llevar a cabo alguna acción con ellos o van a hacer alguna investigación?

LGP: No tenemos noticia plena de la existencia de estos grupos. Lo que hacemos en todo caso es un llamado para que la autoridad delegacional y la autoridad del gobierno central pongan atención en esta situación y actué en consecuencia.

P: En este mismo sentido también, hablando de la Delegación Milpa Alta, pero cambiando un poco de tema, hace unos días el Delegado habló del creciente número de suicidios de niños, en tres meses al parecer hubo casi ochos casos o más de ocho casos, ¿cuál sería su opinión?

LGP: Bueno, ese es también un foco rojo que habría que atender. Naturalmente un suicidio sería suficiente, pero si ya vemos un número creciente habría que ver cuáles son las condiciones. No tengo noticia de si está vinculado con algún tipo de conducta agresiva contra ellos en la escuela o en sus familias, pero eso me parece que habría que investigarlo. Seguramente también ahí la Procuraduría tendrá que tomar en cuenta esas variables para ver si no estamos hablando de un fenómeno que tenga algún patrón.

P: Doctor, en cuanto a la queja que pusieron contra la Cruzada contra el Hambre, ¿en qué estado se encuentra?

LGP: No tengo noticia de la queja, perdóname, me tomaste sin saber. ¿Esta queja cuándo la pusieron?

P: El 3 de mayo, me parece.

LGP: Te prometo después más información, pero no tengo noticia ahora.

P: Bueno, en el caso del niño que murió en la Plaza de Ermita con el tiro, ¿esta queja ya se cerró?

LGP: Ya, ustedes recordarán que esa queja llegó a buen puerto, digamos, por los buenos oficios de la Comisión. Ahí se trataba de un asunto entre particulares; sin embargo, la actuación de la Comisión lo que propició es que se diera un arreglo que beneficiara a la familia del niño y ya el caso está cerrado.

P: ¿No tienen documentados más casos?

LGP: No, hasta ahora no, salvo este que acaba de ocurrir en donde ya no hablamos de una bala perdida en sentido estricto, sino más bien de un disparo que le dio a ella.

P: ¿Entonces podemos decir que sí van a iniciar una queja?

LGP: Por este caso sí, a partir de la información que tenemos de oficio. Gracias.