jueves , 26 enero 2023

Llamado a reconocer la relación de trabajo con las y los trabajadores del hogar y a respetar sus derechos

Boletín 113/2013
4 de abril de 2013

• En el marco de la Campaña Por un trabajo digno: Ponte los guantes por los derechos de las trabajadoras del hogar, llaman a ser patrones corresponsables

• Exhortan una vez más al Estado mexicano a ratificar el Convenio 189 de la OIT para armonizar marco jurídico y para las trabajadoras del hogar

El Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia, pidió no confundir las relaciones de las y los patrones con quienes trabajan en sus hogares con una relación familiar y a reconocer, respetar y garantizarles todos sus derechos como a cualquier otro empleado.

“Esa es la clave de una relación colonial: es decir, pareciera que como decimos que las tratamos como de la familia, entonces no tienen ningún derecho y mucho menos el derecho a reclamarnos que no tienen derechos”, insistió.

En el marco de la presentación de la Campaña Por un trabajo digno: Ponte los guantes por los derechos de las trabajadoras del hogar, se refirió también a que, con frecuencia, esa ‘confusión’ hace trascendentes las obligaciones a la familia de las trabajadoras del hogar, sobre todo a sus hijas e hijos.

“Son tratados como parte de la servidumbre, con esa connotación histórica; se pone como parte del servicio de la casa a los hijos de las trabajadoras. En las relaciones entre los hijos de los patrones y los de los trabajadores se reproducen las condiciones de explotación, servidumbre y esclavitud”, advirtió el Ombudsman capitalino.

Este es un tema de corresponsabilidad, dijo: “La intervención oficial es importante y materializar en leyes, pero también la relación y la conciencia cotidianas plantean la posibilidad de ir resolviendo el rezago desde ya. Por eso ‘nos hemos puesto el guante’ para acompañar esta Campaña, en la que es fundamental la participación de todos los medios de comunicación”.

Señaló que aunque México firmó en 2011 el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de que en 2012 se exhortó al Senado de la República para que lo ratificara, hasta hoy las trabajadoras del hogar no cuentan con un marco jurídico que les garantice sus derechos básicos.

El Convenio 189, explicó González Placencia, ha sido ratificado por Italia, Uruguay, Filipinas y las Islas Mauricio: “México estaría en condiciones de ser el quinto país en ratificarlo y poner en la ley las obligaciones claras para las y los patrones”.

No obstante, agregó, no tenemos que esperar a la ratificación para hacer conciencia sobre estos derechos; hoy mismo las y los patrones tendrían que tener clara la importancia del trabajo en el hogar y su carácter plenamente laboral.

“Ninguno de quienes nos desempeñamos en algún empleo nos gusta ver menoscabados nuestros derechos, a nadie le gusta quedarse sin vacaciones o que no le paguen horas extras. Pero pareciera que todo eso lo ponemos entre paréntesis cuando se trata de establecer nuestras relaciones con quienes prestan los servicios en casa”, apuntó.

Por su parte, la Directora General Adjunta de Estudios, Legislación y Políticas Públicas del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), Sonia Río Freije, se refirió a la necesidad de la ratificación del Convenio 189, en virtud de la feminización del trabajo del hogar, que en los hechos significa una revictimización de las mujeres, discriminadas por su condición social, de género, de edad y por pertenecer a un grupo étnico.

La ratificación, insistió, obligaría a la armonización del marco jurídico, con las consecuentes reformas a la Ley General del Trabajo y la del Seguro Social, que dé certeza jurídica a las aproximadamente 2.3 millones de trabajadoras del hogar que hay en México.

En tanto, Marcelina Bautista, Directora del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH) y Secretaria General de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar (Conlactraho), calculó que en el Distrito Federal hay aproximadamente 211 mil 615 trabajadoras.

Dijo que la Campaña consta de dos etapas y que se dará a conocer principalmente en los parques ubicados como puntos de reunión y descanso de las trabajadoras que han migrado hasta la ciudad de México.

Rosario Ortiz, de la Red de Mujeres Sindicalistas, destacó que la lucha por el reconocimiento de los derechos de las trabajadoras del hogar no es nuevo en México, sino que tiene una historia de por lo menos 20 años.