viernes , 3 febrero 2023

La CDHDF se une a la campaña mundial “La Hora del Planeta”

Boletín 99/2013
21 de marzo de 2013

• El sábado 23 de marzo apagará durante una hora las luces no esenciales de su edificio sede ubicado en Avenida Universidad 1449

El próximo sábado 23 de marzo, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) se unirá a la campaña mundial “La Hora del Planeta”, esfuerzo global encabezado por la World Wildlife Foundation (WWF), que busca el apagado de luces con el fin de darle un respiro al planeta y disminuir el impacto negativo que el uso de energía no renovable tiene.

La CDHDF se suma a esta iniciativa de lucha contra el cambio climático, en el marco de su Programa de Derechos Humanos y Medio Ambiente (Prodehuma), de manera que el sábado 23 de marzo apagará las luces no esenciales de su edificio sede, ubicado en Avenida Universidad 1449, colonia Florida, Pueblo de Axotla, de las 20:30 a las 21:30 horas.

Adicionalmente, la CDHDF promueve entre su personal adherirse a estas acciones, invitándole a tomar fotografías del momento en el que apagarán las luces en sus domicilios y enviarlas a su sitio de Intranet. El objetivo es incentivar que más personas apoyen este evento.

De acuerdo a su compromiso con el medio ambiente, la CDHDF utiliza en su edificio sede lámparas ahorradoras de energía y prioriza el mayor uso de luz solar en sus instalaciones.

Cabe recordar que el 1 de febrero de 2007 la CDHDF participó en la campaña mundial “Cinco minutos de respiro para el Planeta”, surgida de un colectivo de organizaciones francesas denominada Alianza, que planteaba que se apagaran todas las luces, aparatos y dispositivos eléctricos en el mundo para llamar la atención de los ciudadanos y los medios de comunicación y de los gobiernos sobre el consumo de energía.

Desde hace siete años, millones de personas en todo el mundo se unen a esta campaña. La WWF indica que, en 2012, más de 7 mil ciudades de 150 países apagaron las luces de sus principales monumentos y edificios emblemáticos, enviando así un claro mensaje: los gestos simbólicos pueden generar grandes cambios si se consigue un compromiso global durante todo el año.

La campaña tomó entonces una nueva dimensión invitando a los ciudadanos a ir más allá y adoptar medidas de ahorro energético durante todo el año.

Este año, WWF plantea como desafío el crear una comunidad global interconectada que demuestre hasta dónde puede llegar para cambiar el mundo en que vivimos.

La Organización pide que todos, individuos, empresas, ayuntamientos y centros educativos, apuesten por ser más eficientes y autosuficientes en el uso de la energía y promuevan las energías limpias para lograr, de esta manera, reducir el nivel de emisiones de C02 del planeta.