viernes , 3 febrero 2023

Exhorta CDHDF a eliminar las expresiones de discriminación y violencia en el deporte

Boletín 100/2013
21 de marzo 2013

• Los deportistas tienen una responsabilidad superlativa en la promoción de la cultura de paz y de la no discriminación.

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) exhorta a eliminar las expresiones de exclusión y violencia en el deporte.

A 47 años de que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proclamara el 21 de marzo como Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, aún persisten los estigmas discriminatorios y las afectaciones a los derechos de las personas.

Bajo el lema “El racismo y el deporte”, este año la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (OACNUR) da seguimiento a la Declaración y el Programa de Acción de Durban, y a la resolución A/HRC/RES/13/27, en los que se consagró el compromiso de la comunidad internacional para combatir el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y otras formas de intolerancia.

A través del Observatorio Rostros de la Discriminación, la Secretaría para la Promoción de los Derechos Humanos e Incidencia en Políticas Públicas de la CDHDF identificó dos campañas publicitarias en las que es evidente la discriminación racial, al presentar personajes de identidad mexicana en situación de inferioridad con respecto a otras culturas o nacionalidades y en ámbitos deportivos.

Otras manifestaciones de odio y discriminación son las que ocurren durante los partidos de futbol soccer, cuando se lanzan insultos homofóbicos entre los integrantes de los equipos o los espectadores; llegando incluso a la violencia directa.

Al ser tan populares los espectáculos deportivos en México, y más allá del derecho a la libertad de expresión, quienes participan en ellos tienen una responsabilidad superlativa en la promoción de la cultura de paz y de la no discriminación.

Realizar acciones para eliminar las  prácticas discriminatorias es responsabilidad de todos y todas, en particular de autoridades y confederaciones deportivas.

Estas manifestaciones, señala la OACNUR, desvirtúan la autodisciplina, el respeto a las y los adversarios, el juego limpio, el trabajo en equipo y la sana competencia. Todos ellos valores fundamentales del deporte para aprender a prevenir y  solucionar otros tipos de conflictos sociales que deben resolverse en el marco de una cultura de paz.

En este sentido, la CDHDF exhorta a observar al deporte como una vía de desarrollo armónico para las personas, a fin de promover cambios en una sociedad pacífica y comprometida con el respeto a la dignidad humana.