miércoles , 1 febrero 2023

Fundamental la enseñanza integral e inclusiva a niños con discapacidad, desde la edad preescolar

Boletín 37/2013
2 de febrero de 2013

• El Centro de Estimulación Temprana La Gaviota desarrolló el proyecto Fortalecimiento al derecho a la educación preescolar especial a niños con discapacidad neuromotora

Debido a que la atención educativa temprana a personas con discapacidad es limitada, el Centro de Estimulación Temprana La Gaviota llevó a cabo el proyecto Fortalecimiento al derecho a la educación preescolar especial a niños con discapacidad neuromotora, mediante una enseñanza integral e inclusiva.

La Directora de La Gaviota, Lorena Amaro, explicó que el propósito del Proyecto fue mejorar el desarrollo integral y armónico de las capacidades socio afectiva, física y cognoscitiva de 44 niños con discapacidad neuromotora y con desarrollo regular, que reciben instrucción preescolar en el Centro.

De tal forma, en el Centro de Estimulación Temprana ubicado en la Delegación Miguel Hidalgo se ayudó a integrar a estos niños a la vida cotidiana, social, educativa, utilizando materiales nuevos y aplicaciones didácticas adaptadas a cada grado escolar.

El Proyecto forma parte del Programa Iniciativas Ciudadanas en Materia de Educación y Promoción de los Derechos Humanos en el Distrito Federal 2012 que es apoyado por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol).

Expuso que esta iniciativa ciudadana atendió durante diez meses a 44 niños con diferentes necesidades de desarrollo en el área motriz, de lenguaje, en el área socio afectiva, cognitiva, y de integración a la sociedad y a la educación con terapias individuales, además de llevar a cabo un taller de cómputo.

Agregó que también se llevaron a cabo talleres con los papás y mamás para mostrarles el trabajo y los avances de los niños, así como la importancia de apoyarlos en sus casas para lograr los objetivos en conjunto, “ya que muchos padres creen que traerlos a una institución donde se les brinden servicios educativos y de rehabilitación es suficiente”.

Apuntó que La Gaviota, que está incorporado a la Secretaría de Educación Pública (SEP), recibe a seis niños con alguna discapacidad por cuatro con desarrollo regular para favorecer la integración. Así, los niños reciben instrucción preescolar al tiempo que se rehabilitan.

Es una institución que tiene niños con desarrollo regular y con discapacidad (en un mismo salón) de uno a once años, que considera la necesidad de apoyarlos para que puedan integrarse a una escuela de desarrollo regular y tener una educación incluyente.

Comentó que la SEP tiene programas de apoyo llamados CAM para niños de mayor edad, y adolescentes, pero para niños pequeños no hay.

Dijo que son pocas las instituciones que ofrecen en su plan de trabajo un seguimiento individual del alumno por parte del maestro, además que tienen limitaciones en sus materiales de trabajo, a veces inadecuado para la atención del niño, lo cual dificulta el aprendizaje y la adquisición de nuevas habilidades.

Agregó que esta situación les quita una oportunidad a estos niños, porque lo que se haga de manera gradual desde que son pequeños, va a repercutir con la forma en que se van a desarrollar. “Por ejemplo, poder comunicarse o hablar, pero si los traen ya de diez años va a ser más difícil que alcancen objetivos, integrarlos a la sociedad, la ayuda desde edad temprana es más útil”.

Abundó que los que acuden a La Gaviota son niños con discapacidad neuromotora, la mayoría con parálisis cerebral, algunos otros síndromes que afectan el área motriz, pero que dependiendo del niño, su funcionalidad será mayor o menor, pero se pueden comunicar con tableros para decir sí o no, “así sabemos que nos entienden, pueden aprender a leer y escribir en computadora.

Indicó que hacemos hincapié a los padres de la importancia de que los niños continúen estudiando una vez que terminaron la educación preescolar. Así, la experiencia de 16 años deja ver jóvenes más funcionales que continúan estudios, y los niños menos funcionales están en talleres y fábricas para trabajar y estudiar

El Centro de Estimulación Temprana La Gaviota Atiende a la población de las delegaciones Miguel Hidalgo y Álvaro Obregón, pero como hay pocos centros de este tipo, acuden personas de Cuajimalpa, incluso del Estado de México.