jueves , 26 enero 2023

CDHDF hace un llamado a que se brinden medidas de protección para los trabajadores de El Siglo de Torreón

Boletín 68/2013
28 de febrero 2013

  • • Llama a las autoridades competentes a investigar de manera inmediata hechos de agresión.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) condena los actos de violencia contra el periódico El Siglo de Torreón que dejaron una persona muerta y una herida.

Considera que esta situación obliga a las autoridades competentes a realizar una investigación de manera inmediata y brindar todas las medidas de protección necesarias para que los trabajadores del diario puedan realizar su labor.

Así como a implementar acciones que garanticen la no repetición de los hechos y la protección de los derechos a la vida, a la libertad de expresión y de prensa.

De acuerdo con información oficial, el día 26 del presente mes se realizó una agresión en las instalaciones de El Siglo de Torreón alrededor de las 18:30 horas, en la que sujetos armados dispararon contra la fachada principal del edificio, ubicada en la Avenida Matamoros y la Calle Acuña.

Además de esta agresión, en la que se registraron 30 impactos de bala, se presentaron dos ataques contra elementos de la Policía Federal en torno a las instalaciones del diario.

La primera agresión se registró el lunes 25 de febrero y la segunda se llevó a cabo el día de ayer. Este último enfrentamiento tuvo como resultado la lamentable muerte de un trabajador de una maquiladora y un herido más.

Estos ataques se suman a otro más realizado el 8 de febrero en contra de cinco empleados de este medio, quienes fueron secuestrados durante casi seis horas, luego de terminar su jornada laboral.

Es necesario recordar que la primera agresión data de agosto de 2009 cuando el edificio principal fue atacado con armas de alto calibre; la segunda ocurrió en noviembre de 2011, también mediante un ataque con armas de fuego y un automóvil fue incendiado enfrente de sus instalaciones.

 Estos hechos ocurren en un contexto sistemático de violencia derivado de la situación de inseguridad que se vive en la región, lo que pone en riesgo la labor de las personas que ejercen el periodismo y vulnera la libertad de expresión y de prensa, a través de la amenaza a la vida e integridad de los integrantes de este y otros medios de comunicación.