lunes , 5 diciembre 2022

Conmemora CDHDF el Día Internacional del Migrante

Boletín 490/2012
18 de diciembre de 2012

• Reitera su compromiso con los derechos humanos de las personas migrantes.

• En marzo de 2013, junto a organismos de San Luis Potosí, Chiapas, Coahuila, Honduras, Guatemala y El Salvador, implementará un proyecto para proteger y promover los derechos de este sector.

En el marco del Día Internacional del Migrante, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) reitera su compromiso en materia de promoción y protección de los derechos de las personas migrantes y su disposición a colaborar para hacer realidad sus derechos humanos.

La CDHDF, junto a organismos de San Luis Potosí, Chiapas, Coahuila, Honduras, Guatemala y El Salvador, implementará un proyecto a partir de marzo del 2013 para proteger y promover los derechos humanos de las personas migrantes en tránsito, desde la gestión local y a través de la articulación de Organismos Públicos de Derechos Humanos y Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC).

El Día Internacional del Migrante fue declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 2000. Su objetivo es subrayar que “la migración internacional es un fenómeno en aumento que puede contribuir de forma positiva al desarrollo de los países de origen y los países de destino, siempre y cuando se respalde con políticas adecuadas”.

De acuerdo con cifras de Naciones Unidas, se estima que unos 130 millones de personas viven fuera de sus países de origen y que 50 millones de ellas son personas migrantes no documentadas, las cuales viven bajo condiciones de alta vulnerabilidad.

En México, al igual que en otros países y regiones del mundo, el fenómeno migratorio es complejo y difícil de abordar, ya sea desde la perspectiva de la salida, llegada, retorno o tránsito de migrantes.

En los últimos años, México, país de origen, destino y tránsito de personas migrantes, se ha convertido en un lugar cada vez más peligroso para los que aspiran a inmigrar.

Cada año, alrededor de 140 mil personas migrantes, incluido mujeres, niñas y niños no acompañados, cruzan la frontera entre México y Guatemala bajo condiciones de riesgos.

Durante su recorrido, las personas migrantes son objetos de violencia, discriminación y xenofobia por parte de las comunidades locales, y enfrentan graves violaciones a derechos humanos cometidas por parte de las autoridades federales y locales, tales como incomunicación y desaparición forzada.

Asimismo, son víctimas del crimen organizado, quienes les extorsionan, violentan y utilizan para emplearlos con fines delictivos o de explotación sexual o laboral.

Frente a esta crisis humanitaria, se necesita estructurar una respuesta al fenómeno migratorio de acuerdo con los estándares y compromisos internacionales en materia de derechos humanos.