martes , 7 febrero 2023

Sesión de preguntas y respuestas al término de la conferencia de prensa con el Ombudsman Capitalino, Luis González Placencia, y Enrique Cuacuas, papá del niño Hendrik que falleció tras recibir una bala en la cabeza en una sala de cine.

Transcripción 98/2012
21 de noviembre de 2012

 

Pregunta (P): Para el señor Cuacuas. Preguntarle, señor, tenemos una duda ahí, ¿qué pasa con la mamá de Hendrik, por qué no se ha presentado? Cuando le preguntamos en la Procuraduría incluso se molestó un poco por este hecho de que lo cuestionáramos. ¿Usted tiene algún problema con ella o ella no veía a su hijo? Nos puede explicar.

Enrique Cuacuas (EC): No, evidentemente lo que sucede es que estamos en un proceso de duelo. Por el apoyo de la Procuraduría y de muchos medios, ahora entiendo que las personas expresamos nuestro duelo de diferente manera. En el caso de ella es diferente su manera de expresarse. Ella no quiere tener conocimiento de todo esto. Ella quiere mantenerse al margen de todo esto. Yo creo que es entendible que en esta situación ella pueda llevar las cosas conforme a mejor lo considere y por eso se ha mantenido al margen de todo esto.

P: ¿Pero es su pareja actualmente?

EC: Sí.

P: Para el señor Cuacuas, nada más preguntarle que nos diga, ¿entonces esto quiere decir que usted respalda la hipótesis de la Procuraduría del Distrito Federal en cuanto a la bala perdida que privó de la vida a su hijo?

EC: Sí, la Procuraduría  ha tenido a bien darme toda la atención en este sentido. Me han proporcionado la información necesaria para poder establecer que esta situación es la más probable científicamente. Por lo tanto, no están quedando dudas al respecto.

P: Al padre del menor, preguntarle, ¿qué tipo de ayuda le ofreció Cinepolis?, y este acercamiento lo comenta como un tanto lejano, ¿no hay realmente una plática formal o sólo se enteró a través de los medios de la ayuda?, ¿qué pasó con eso?, ¿y a qué se refiere exactamente o qué le pediría usted al cine?, ¿que le ayudaran con los gastos, con qué exactamente? Bueno, eso es para el padre del menor. Y al Presidente de la Comisión si no considera una violación, porque menciona que no hay ningún elemento violatorio de derechos humanos, ¿no es un elemento violatorio de derechos humanos que haya tardado más de 10 días o hasta 10 días la Procuraduría en tomar el caso e ir al cerrar el cine y ahora sí hablar del tema?

EC: Bien, pues no realmente no se ha dado el acercamiento como tal. Únicamente han quedado en intensiones, no se ha formalizado más. Por lo tanto no pudiera platicar más al respecto. No sé si queda clara la pregunta.

P: ¿Pero qué le pediría usted a la empresa?

EC: Pues no, básicamente, sentarnos a platicar. Ya viéndolo sobre la mesa pues veremos la posición que está guardando el cine a este respecto.

Doctor Luis González Placencia (LGP): Efectivamente, una de las líneas que estamos nosotros siguiendo es el tema de la dilación. No tenemos todavía elementos suficientes para afirmar que ésta ocurrió. Por supuesto la estamos presumiendo y ese es uno de los elementos que nos ha planteado la apertura de la queja desde el inicio. Nos parecía muy importante hacer el énfasis sobre el tema de la hipótesis que presentó la Procuraduría, porque como bien comentaba el señor Cuacuas, se plantearon varias posibilidades; dos al menos en las primeras horas, y uno de los planteamiento que hacía la Comisión era, justamente, el de poder tener certeza acerca de si estas hipótesis estaban sostenidas en evidencia que las hiciera probables.

En este segundo caso de las hipótesis, les informamos ahora que encontramos que efectivamente la explicación que ofrece la Procuraduría es la más cercana a lo que pudo haber ocurrido en la realidad. Eso no obsta para que no sigamos investigando el tema de la dilación y podamos establecer si efectivamente esto ocurrió. La queja sigue abierta no se ha cerrado, la queja continúa su curso, y por supuesto informaremos en el caso de que tengamos algún elemento. Por otra parte, quiero comentarles que tengo información que la Comisión ha hecho contacto ya con la empresa Cinepolis. Aquí en este caso, vamos a funcionar como coadyuvantes para que esto que el señor Cuacuas ha comentado, ha sido hecho del conocimiento público a través de los medios de comunicación, se materialice en un acuerdo que pueda ser firmado por ambas partes. Ese acuerdo pues ya será un acuerdo privado. El señor Cuacuas será quien en su caso podrá dar cuenta del mismo. Lo importante aquí es que existirá, seguramente en las próximas horas, ya una aproximación concreta con la empresa Cinepolis.

P: Señor Enrique, el día de ayer el Procurador dio algunas cifras, los estudios, algunos análisis sobre algunas armas que se han estudiado; sin embargo, para mucho tiempo, ¿cree usted o está seguro que la Procuraduría va a agarrar al responsable  por la magnitud de tanto tiempo que se ha tardado en reaccionar y por el operativo que está implementando?

EC: Es entendible que, como bien dice, por la situación del tiempo sea un poquito más complicada la investigación; sin embargo, bueno yo estoy confiando en que las autoridades hagan su parte para dar con los responsables de este hecho pues tome el tiempo que tome. Al final del día no se trata de encontrar un responsable sólo per sé, sino que realmente se pueda llegar a detener a la persona responsable. Más allá de todo esto a mí me gustaría comentar el hecho de que al final del día lo importante es que esto no vuelva a ocurrir, no tanto que detengan a esta persona, sino a esta o cualquier otra que esté armado no debiera de ser en ningún lugar del mundo.

P: Buenos días Doctor, yo quiero preguntarle. Acaba de mencionar el señor Cuacuas precisamente que a cualquier persona armada que pueda causar un  daño a la sociedad. En la colonia Santa María Aztahuacan, los Ejidos y las colonias aledañas, la gente comenta, nosotros preguntamos y la gente nos comentó que, pues todo mundo está armado, que es un pueblo armado. Sea o no sea festividad hacen detonaciones de armas de fuego y la prueba es de los casquillos, de las balas que ha recuperado la autoridad en toda esa zona de Iztapalapa ¿Cómo hacer o cómo podría la Comisión de Derechos Humanos interceder o intervenir para que no haya violaciones a los derechos humanos cuando se hagan ese tipo de operativos?, ¿y cómo propiciar precisamente que este pueblo entregue las armas o que no se vuelvan a utilizar?, porque esto ya es por usos y costumbres, según señalaba la propia gente. Y la autoridad como en el caso del doctor Mondragón dice que todo es posible, solamente los tontos pueden pensar que no se puede desarmar a un pueblo como Santa María Aztahuacan, ¿qué se puede o qué se debe hacer?

LGP: Claro, Juan Carlos, yo creo que tu pregunta es muy importante porque plantea varios niveles que hay que atender a partir de este muy desafortunado caso. En principio es muy importante generar certeza en la ciudadanía. Ustedes recordarán que se generó, yo diría, hasta un poco de paranoia por el tema de asistir a los cines a partir de este evento. Creo que es importante enviar un mensaje en que se trató, como ya lo ha planteado la Procuraduría, de una muerte accidental, aunque por supuesto tiene un responsable y eso hay que resolverlo. Pero el caso también ha destapado otros niveles y tiene que ver con el grado de pistolización que existe en distintos lugares de la propia ciudad de México, con la ausencia de aplicación de las normas que seguramente son las que deberían de evitar que esto ocurriera con este otro tema que tu planteas de los usos y costumbres. Yo aquí quiero dejar muy claro que para la Comisión que ha sido defensora en todos los casos de los usos y costumbres de los pueblos originarios y de las comunidades indígenas, para nosotros es importante destacar que hay límites claros en el ejercicio de estos usos y costumbres. Y esos límites se presentan justamente cuando existe la posibilidad de la violación del derecho fundamental como es el caso del derecho a la vida. Está claro que esta costumbre, puede haber sido así por el hecho de darse repetidamente en la historia de nuestra propia ciudad, esta costumbre es una costumbre que genera un riesgo importante que ahora se ha materializado en la vida de Hendrik. Creo que la muerte de Hendrik tiene que ser una llamada de atención para que las propias personas quienes son los dueños de las armas tengan conciencia sobre el riesgo y la responsabilidad que implica tener un arma, aún en el caso de que esta arma fuese legal, aunque su tenencia fuese legal. Yo creo que aquí, bueno por una parte, hay que por supuesto generar certeza sobre el caso y vamos a estar sobre eso, pero ya en otro momento habíamos comentado de la posibilidad de que la propia Comisión entre en contacto con las instancias con Sederec, en el caso del Distrito Federal, y con otras instancias que atienden el tema de los pueblos indígenas y de las comunidades originarias de la ciudad, para que podamos emprender una campaña que pueda distinguir entre el ejercicio libre de los usos y costumbre y las consecuencias que este ejercio tienen en los derechos de otras personas, especialmente cuando hablamos del derecho a la vida. Me parece que aquí la participación de la ciudadanía es fundamental. La autoridad por supuesto tiene que hacer su parte y seguramente de todas estas entrevistas que está haciendo la Procuraduría seguramente saldrán líneas de investigación que tendrán que ser cubiertas, pero es importante enviar un mensaje a la ciudadanía para que podamos distinguir lo que es una actividad que podría tener como finalidad divertirse, incluso celebrar e incluso cumplir con ciertos rituales, y actividades que ponen en riesgo la vida de las personas.

P: Doctor, pero si bien la muerte del niño Hendrik fue accidental, ¿no es una negligencia de la autoridad el haber permitido durante tantos y tantos años que esos usos y costumbres fueran más allá de los límites?

LGP: Sin duda sí, ya lo hemos expresado en otros momentos. Yo creo que habría que haber observado el riesgo real, porque además ha habido otras personas que han resultado heridas. Desafortunadamente esos casos no han sido visibles, pero bueno, este caso de Hendrik tiene que generar un aprendizaje importante. Y en ese sentido sí, tienes la razón. Me parece que las autoridades delegacionales y la Procuraduría incluso tendrían que haber ya de antemano visibilizado este riesgo en las festividades y generar condiciones de prevención.

P: Doctor, me parece que la Comisión se apresura a exonerar a las autoridades cuando hace mes y medio salió un reportaje al aire en donde se observa claramente como durante la fiesta del Día del Campo en Santa María Aztahuacan  los policías no entran a la colonia y las autoridades delegacionales se quedan al margen aunque tiene la posibilidad de hacer algo. ¿Qué pasa con esta omisión?

LGP: Claro, insisto nuevamente, no estamos haciendo una exoneración de las autoridades. Nos parece que es importante enviar un mensaje de certeza sobre lo que ocurrió para que la ciudadanía tenga claro qué fue lo que paso en este desafortunado caso de Hendrik. Me estoy limitando ahora a decir en lo que se refiere a las hipótesis planteadas por la Procuraduría, la segunda, la última, que fue sostenida con base en declaraciones y en pruebas de balística y de criminalística de campo, hasta este momento aparece como la correcta, es decir, la explicación es válida. Claro eso nos lleva a otras responsabilidades como bien lo han señalado ustedes. Entonces podríamos pensar en que por una parte la Procuraduría está haciendo bien su trabajo en términos de la investigación realizada en este caso, pero eso abre otras dudas acerca de la responsabilidad que eventualmente pudieron haber tenido las autoridades delegacionales, las autoridades de la propia Procuraduría y de la Secretaría de Seguridad Pública y para prevenir que estas circunstancias ocurrieran, y esto seguramente se remonta a varias décadas atrás.

P: Doctor, buenas tardes, ¿este asunto no supera a las autoridades locales?, porque el uso de armas de uso exclusivo del Ejército es de competencia federal, por los videos y por las denuncias de los vecinos son armas de grueso calibre que ya no es cualquier pistola, ya son rifles de asalto, cuernos de chivo. ¿No trasciende esto más allá de las autoridades locales y ya no es cualquier fenómeno de usos y costumbres? Como bien plantea Juan Carlos ya es una zona armada. Otro asunto también que se está dando con las propias autoridades, es el que están recibiendo muchas llamadas anónimas a los números de la Procuraduría capitalina donde los vecinos ya empiezan a acusarse a sí mismos. Es una cacería de bujas, es un ajuste de cuentas que se está dando ya por parte de ellos, esto le resta seriedad a las investigaciones de la Procuraduría, ¿qué podría hacer la Comisión o qué llamado haría la Comisión con respecto a este asunto para evitar un ajuste de cuentas?

LGP: Claro, bueno creo que es muy importante hacer un llamado como bien comentas para que esta circunstancia no se convierta…, bueno, primero para que se haga la investigación correspondiente sobre el uso de armas que estarían restringidas solamente a las fuerzas armadas. Este dato que comentas que es importante comentarla todas y todos deviene del calibre de la bala que se encontró y de que efectivamente existe evidencia de que pudiera estar ocurriendo que hay personas que utilizan armas que están prohibidas, lo cual haría ilegal esa tenencia a todas luces. Eso me parece que es importante que las autoridades lo investiguen en el ámbito que corresponda. Hasta ahora entiendo no ha habido ningún deslinde hacia la Procuraduría General de la República, ese es responsabilidad de la Procuraduría de Justicia de la ciudad. Ellos sabrán si lo hacen o no o en todo caso la Procuraduría General si atrae o no estos casos, pero creo que es un tema sobre el cual hay que llamar la atención. Y a partir de eso también me parece que es importante que la gente sepa que existen mecanismos claros para poder identificar cuándo una bala proviene de un arma específica. Entonces seguramente la Procuraduría estará agradeciendo la colaboración de la ciudadanía, pero es importante que esta colaboración se dé pensando en que de lo que se trata aquí es de encontrar al responsable de la muerte de un niño, no de generar ningún tipo de venganzas; y en un segundo plano, de generar condiciones para que un evento como este no vuelva a ocurrir.

P: Para preguntarle al señor Enrique, ¿qué es lo que le ha ofrecido el Gobierno del Distrito Federal?, ¿qué apoyos, no sé si recursos, si atención psicológica a través de la Procuraduría? Y también me gustaría preguntarle al Doctor, ¿si habría algún grado de responsabilidad también por parte de Cinemex (Cinepolis)?, porque el techo es muy débil, muy endeble y ya había sucedido un caso anterior donde una bala había penetrado. Los empleados del mismo cine reconocen que había goteras por esas balas que habían ingresado y prueba de ello es las más de 50 ojivas que encontró la Procuraduría sobre el techo, y sin embargo bueno no se había hecho nada.

EC: En ese sentido, tanto la Procuraduría como el Gobierno de la ciudad me han ofrecido todo el apoyo del aparato gubernamental, el cual agradezco. Básicamente el apoyo ha sido médico, psicológico, legal incluso y terapia para poder llevar a buen puerto esta situación, tanto para los directamente afectados, mi esposa, yo   y obviamente los familiares cercanos a mí.

LGP: Yo te diría que esa es una línea que le toca investigar a la Procuraduría. En principio a nosotros nos parece que habría que verificar si las regulaciones que están previstas para establecimientos de esta naturaleza fueron violadas. Hasta cierto punto es razonable que no estén preparadas para recibir impactos de arma de fuego; sin embargo, una línea que sería interesante seguir es la de si habría ocurrido con anterioridad, si se habían encontrado ya ojivas con anterioridad, eso debió haber despertado una alerta. Pero en todo caso ese es un tema que la Procuraduría tendrá que investigar. La Comisión no tiene competencia para en este caso investigar lo que debió haber ocurrido dentro del cine por tratarse de una empresa privada.

P: Mi pregunta es para el señor Cuacuas, ¿estaban hablando del acuerdo económico, estarían buscando una indemnización por parte de la empresa?

LGP: Bueno, como se ha comentado, la información que se tiene es la que ellos mismos han aportado a los medios. Lo que la Comisión va a hacer es tratar de primero ponerlos en contacto a los representantes de Cinepolis y al señor Cuacuas y sus abogados, ponerlos en contacto para que ellos puedan establecer los términos del acuerdo.

P: ¿Cuándo sería esto?

LGP: En las próximas horas.

P: O sea, hoy mismo

LGP: Sí, hoy mismo.

P: Señor Enrique, ¿usted no buscaría que se sancionará, al menos administrativamente, aquellas autoridades de la Procuraduría capitalina por dilación en la impartición de justicia tanto en Iztapalapa como en Cuauhtémoc, ya que solamente se comenzó a movilizar el aparato de justicia después de que usted denuncia a través de los medios de comunicación la muerte de su niño?

EC: Pues básicamente yo no me considero una autoridad moral ni mucho menos para emitir un juicio hacia las instituciones. Entiendo bien que hay instituciones que se encargan de regular todo esto y pues en el entendido de que ellos estén haciendo su trabajo actuarán de manera correspondiente.

P: ¿…Servidores públicos implicados, principalmente de Cuauhtémoc?

LGP: No, no tenemos conocimiento de que se haya iniciado alguna.

P: En las medidas precautorias, ¿ustedes ya están analizando este tipo de irregularidad?, porque independientemente de si ya se estableció si cayó una bala perdida aquí hay una dilación de la impartición de justicia porque al señor no se le hizo caso y ni siquiera se investigó. Diez días pasaron sin que se hicieran, por lo menos, los peritajes en la sala 2 de Cinepolis

LGP: Sí, como comenté hace un momento, la queja sigue abierta y esta es una de las líneas que estamos investigando. Si podemos establecer que efectivamente hubo dilación en la atención del asunto, seguramente lo que corresponderá será elaborar la Recomendación respectiva y esa tendrá como eje la responsabilidad de los servidores públicos.

P: Señor Enrique, hace rato no nos respondió respecto si va a solicitar una indemnización por parte de la empresa Cinepolis y la otra es que si ya está recibiendo tratamiento psicológico la pequeña.

EC: Como le comenté hace un rato, todavía no nos hemos puesto en contacto con la gente de Cinepolis como tal, únicamente ha habido la apertura de su parte para poder establecer ese contacto y también la propia para poder sentarnos a escucharlos. Realmente no se ha llevado a cabo hasta el momento mayor situación con ellos. Y efectivamente, sí la niña ya está siendo tratada de la atención correspondiente para lo propio.

P: ¿Qué opinión tienen acerca del acuerdo que se firmó entre las autoridades capitalinas y los representantes de las comparsas para erradicar las armas en las festividades de Iztapalapa?

LGP: No conozco los términos del acuerdo, pero en principio creo que es una medida positiva. Creo que es importante aquí que haya conciencia, como dije hace un momento, de que estas festividades no pueden convertirse en pretextos ni para la comisión de actos que son en sí mismos delictivos, o que pueden derivar en la comisión de un delito, ni tampoco para que se genere impunidad. Muchas gracias.