miércoles , 1 febrero 2023

Necesarias transparencia y rendición de cuentas para generar una nueva condición de democracia: CDHDF

Boletín 425/2012
15 de noviembre de 2012

• Participa el Ombudsman capitalino, Luis González Placencia, en la Reunión anual del Centro Mexicano para la Filantropía

Durante la Reunión anual del Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI), el Ombudsman capitalino, Luis González Placencia, señaló que “estamos en una condición en que la necesidad de transparencia tiene que irse acompañando de la rendición de cuentas para generar una nueva condición de democracia”.

Al hablar en la mesa titulada “La transparencia y la rendición de cuentas y su incidencia en las políticas públicas”, apuntó que la rendición de cuentas significa hacerse cargo de las decisiones que se toman, de la manera en la que se emplean los recursos públicos, no sólo el dinero, sino todo aquello que es público y de lo que hay que dar cuenta para ser evaluados por la ciudadanía.

Explicó que la rendición de cuentas sucede en el ámbito privado, cuando por ejemplo se comete un delito y es necesario que intervenga una autoridad para resolverlo, “pero de manera fundamental, en la relación entre el Estado y la ciudadanía, cuando es necesario que se le pueda explicar a la ciudadanía por qué se aplica determinado recurso, qué resultado tiene esa aplicación y lo que es más importante, cómo incide eso en la formación de un espacio que no es común, de un espacio público”.

El Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) indicó que este concepto de lo público es fundamental hoy en día para tener una concepción distinta de lo que es la democracia, la cual está íntimamente ligada a la existencia de un espacio público, el cual no puede ser privatizado ni sujeto de intereses, “cuando un interés particular interviene en el espacio de lo público, en ese momento ese espacio deja de ser público y queda privatizado, afectando derechos legítimos”.

Abundó que la transparencia y la rendición de cuentas tratan de generar condiciones para eliminar los fueros, y que en una democracia como a la que aspiramos, “no podemos permitirnos los fueros, que ocultan poderes salvajes, ya sea económicos, políticos, sociales, culturales, de ahí que la transparencia y la rendición de cuentas juegan a favor de la eliminación de esos fueros, de condiciones para que verdaderamente vivamos en igualdad”.

Destacó que ha sido la acción de la Sociedad Civil la que ha permitido que se pueda hoy cuestionar cómo se gasta el dinero público, en qué se gasta, qué consecuencias tiene, pero de manera fundamental, cómo y en razón de que se toman las decisiones en las instituciones públicas, si estas tienen una repercusión efectiva en lo público o más bien tienen consecuencias privadas.

Señaló que las resistencias que se observan en el Estado para la transparencia y la rendición de cuentas se da en los núcleos donde se resguardan informaciones que pueden tener una incidencia directa en la manera en que funciona el propio Estado, como el caso de las policías.

Expuso que así, se mantienen en un estado de opacidad toda la manera en la que se decide cómo se organizan las policías hoy en el país, para qué sirven, qué resultados han tenido, cómo se capacitan, cómo se forman, etcétera.