martes , 31 enero 2023

Transcripción de la entrevista al Ombudsman Capitalino, Luis González Placencia, en la ceremonia del 19 Aniversario de la CDHDF.

Transcripción 84/2012
4 de octubre de 2012

Pregunta (P): Con respecto a la Recomendación al Sistema de Transporte Colectivo, ¿en qué va, Doctor?

Doctor Luis González Placencia (LGP): Estamos esperando la respuesta. Esperamos que el Metro la acepte. Yo creo que hay dentro de la Recomendación planteamientos que pueden hacer avanzar mucho la seguridad en el propio Sistema de Transporte Colectivo, y también por otro lado el respeto a los derechos humanos.

P: En el caso de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), ¿ya recibieron ellos la Recomendación?, ¿ahí cómo está la situación?

LGP: Sí, como se informó en su momento, hubo un error en la administración debido, por supuesto, a este contexto de confusión que existe ahora en la UACM. Pero la notificación surtió efecto desde el viernes, ellos recibieron la Recomendación el lunes y la están estudiando, están en tiempo de responder.

P: ¿Pero qué le parece esta situación de que reabren el plantel, en la noche lo vuelven a cerrar? Parece que se está viviendo ahí un clima de violencia muy serio en la UACM, Doctor.

LGP: Desafortunadamente ese clima no ayuda. Yo creo que, como lo dice la Recomendación tal cual, es importante que se tomen cartas en el asunto para generar un clima de diálogo. Nos parece a nosotros que en el ámbito universitario debe prevalecer el diálogo.

P: ¿Pero ya debería de intervenir el Gobierno del DF para buscar esta mediación del diálogo o cuál sería el pronunciamiento en ese sentido por parte de la Comisión?

LGP: Yo te diría, en el marco de nuestra Recomendación, lo que pensamos es que la propia autoridad universitaria, el Consejo Universitario, bebería de convocar a la conformación de una comisión que se hiciera cargo de las condiciones parta el diálogo

P: Es decir, ¿que la Comisión de Derechos Humanos descartaría o no avalaría la intervención de la fuerza policiaca para recuperar los planteles?

LGP: No, de ninguna manera.

P: ¿Pero ahí hay un riesgo, ya parece que hay enfrentamientos entre esos estudiantes?

LGP: Sí, desafortunadamente si se deja avanzar el conflicto vamos a tener una circunstancia que probablemente no se pueda detener. En esos casos habrá que evaluar con qué recursos cuenta el Gobierno de la ciudad y la propia Universidad para evitar un conflicto violento.

P: ¿Quién sería responsable de esta violencia?

LGP: Me parece que en la circunstancia en la que está la Universidad la responsabilidad está en la propia comunidad universitaria. Ellos deberían tener condiciones para poder generar acuerdos.

P: ¿Comunidad universitaria también incluye a las autoridades de la misma?

LGP: Sí, naturalmente.

P: Oiga, Doctor, regresando al asunto de su festejo, no vimos a ningún representante del Gobierno del DF, al menos de peso, ¿no se les invitó?, ¿cuál fue el asunto ahí?

LGP: No, sí se les invitó como siempre. Desde luego, ellos por supuesto son los que eligen cómo atender su agenda. Pero sí se les invitó a todos.

P: Doctor, comentaba usted que la Comisión de Derechos Humanos ahora tiene más dientes que nunca. Sin embargo, todavía muchas autoridades se resisten a aceptar las Recomendaciones.

LGP: Sí, el contexto cada vez va siendo más complicado y la ayuda de ustedes en los medios es fundamental, porque gracias a eso es posible hacer visible cuándo una autoridad no tiene argumentos para rechazar las Recomendaciones.

P: Doctor, hablando de medios de comunicación, uno de los ejes fue la homologación el ejercicio del periodismo con la defensa de los derechos humanos en materia del riesgo que implican ambas actividades. ¿Cuáles serían los factores necesarios para que ambas actividades se puedan ejercer sin ningún tipo de riesgo?

LGP: Desafortunadamente vivimos un momento en que la profesión asociada al periodismo es una de las más riesgosas en el país. Eso lo que ha motivado es que las y los defensores de derechos humanos, y especialmente las Comisiones Públicas de Defensa de Derechos Humanos, tengamos que tomar cartas activamente en el asunto. Se complica mucho porque como ustedes saben es un ámbito que pertenece a la iniciativa privada, a la empresa privada; sin embargo, en muchos casos sí se puede vincular el riesgo que tienen los compañeros y compañeras a obligaciones que tiene el Estado, es ahí cuando podemos intervenir. Y desde otro punto de vista, también a través de acciones humanitarias cuando es necesario intervenir para salvarle la vida o para proteger a algún compañero o compañera de los medios.

P: ¿Doctor, ya se ha reunido con el equipo de Mancera para hablar en materia de derechos humanos?

LGP: Estamos en eso, esperamos que antes de que él tome posesión podamos tener una primera reunión.

P: ¿Cuál es la perspectiva que tiene ahí con el doctor Mancera?

LGP: Alta, a juzgar por el desempeño que él tuvo como Procurador de la ciudad. No obstante haber sido la entidad más recomendada históricamente, la respuesta del doctor Mancera siempre fue positiva. Entonces lo que esperamos es que ahora en la Jefatura de Gobierno se repita esa actitud.

P: Señor, asesinan al hijo de Humberto Moreira, ¿se está poniendo fea la situación en el país?

LGP: Pues muy grave. No conozco los detalles del hecho, me enteré ayer. Pero lo que sí puedo decir es que esa es una señal más de la gravedad de las circunstancias en México.

P: Doctor, ya los tres funcionarios de alto rango de la Procuraduría en el caso Coppel ya fueron exonerados, se puede decir, al darles un amparo, ¿cuál es su opinión a este respecto?

LGP: No es firme todavía la situación, entonces tocará a las víctimas saber si van a recurrir o no. Nosotros estamos abiertos desde luego a intervenir si ellos consideran que así podemos hacerlo, pero hasta ahora no ha habido una solicitud directa de ellos. Hemos respetado todo el tiempo más bien que la iniciativa provenga de las propias víctimas.

P: ¿Pero a la Comisión qué le parece este decisión, Doctor? Como parte de su Recomendación, uno de los puntos fue que se investigara y castigara a las personas que organizaron la logística de este fallido operativo. ¿Con esto se cumple con el punto recomendatorio, Doctor?

LGP: Vamos a tener que hacer un análisis de manera más puntual. Yo no conozco el contenido de la sentencia. Lo vamos a analizar de manera más puntual. Naturalmente lo que sí nos damos cuenta es que decisiones como esta si no son plenamente explicadas generan o contribuyen a la sensación de impunidad.

P: ¿Qué procede entonces para la Comisión de Derechos Humanos en este sentido?, ¿se van a reunir con las autoridades?

LGP: Vamos a evaluar primero la sentencia. Es importante ver hasta dónde la competencia de la propia Comisión alcanza para intervenir en un acto que es jurisdiccional, pero vamos a ver en términos de cómo lo planteó el Ministerio Público, y en su caso eso implicará evaluar si damos por cumplido el punto o lo damos por incumplido.

P: ¿Las víctimas qué han dicho, se han acercado a ustedes?

LGP: No, no hemos tenido acercamientos con las víctimas. Como te decía, desde hace ya algún tiempo ellas solicitaron hacer las cosas por iniciativa propia. Nosotros somos respetuosos de esa decisión. Vamos a ver lo que nos toca respecto del cumplimiento de la Recomendación, pero tocaría a ellos acercarse a nosotros esta vez.

P: ¿Para la Comisión todavía no está cerrado este asunto?

LGP: Hasta que la Recomendación sea dada por cumplida o por incumplida.

P: Doctor, sobre los hechos que ayer se registraron en las instalaciones de la Universidad de la Ciudad de México, ¿la Comisión ya tiene conocimiento…?

LGP: Intervenimos desde el día de ayer. Como ya les he comentado, para nosotros es preocupante que la violencia siga escalando y lo que creemos que es que es necesario encontrar mecanismos inmediatos para restablecer el diálogo. Yo creo que antes de pensar en una intervención violenta es necesario seguirle dando una oportunidad a la política. Pero eso es responsabilidad de toda la comunidad.

P: En esta intervención que hubo ayer había elementos de la policía capitalina, ¿ellos pueden estar facultados o ahí hay una anomalía en este intervención, señor?

LGP: Tendría que analizarse a la luz de la autonomía universitaria, eso por supuesto toca a las autoridades universitarias determinarlo. Lo que a nosotros corresponde es verificar que no haya habido abusos. Hasta este momento no tengo reporte de abusos, ni tengo quejas por el momento.

P: ¿Qué pasa, envió medidas precautorias, Visitadores al resto de los planteles, Doctor?

LGP: Hemos estado tratando de cubrir el conflicto en la medida de nuestras posibilidades. Ayer fuimos directamente con Visitadores al lugar, en otros casos depende un poco de las noticias que vayamos teniendo, nos vamos desplazando, pero sí enviamos medidas precautorias generales.

P: ¿Tienen contacto con las personas, con los estudiantes?

LGP: Sí, naturalmente, sobre todo con nuestros peticionarios.

P: ¿Hay algunas amenazas que les hayan hecho, que les hayan comentado?

LGP: No amenazas, más bien lo que ellos denuncian es un clima de violencia en la propia Universidad. Hay casos específicos que están documentados en la Recomendación, casos en los que sí algunos compañeros ya desde hace tiempo plantean algún tipo de acoso. Todo eso se investigó y se determinó en la Recomendación. Si bien es difícil de probar por la naturaleza misma de estos hechos, lo que sí es evidente es este ambiente, digamos, de violencia que hace propicio que esas circunstancias puedan ocurrir.

P: ¿Cuantas quejas se presentaron en este caso por los trabajadores?

LGP: Son once expedientes, son once.

P: Está una escalada de violencia en este caso, Doctor, en la Universidad ¿se advierte, lo advierten ustedes…?

LGP: Lo que hemos visto por lo pronto es que ya el conflicto tiene varios días más a partir de que se había decidido establecer una mesa para tratar de solucionarlo. Vemos encono en las partes, en las dos partes; de manera tal que sí nos parece preocupante que el asunto pueda salirse de control.

P: Ante este clima, ¿habrá una solución rápida al conflicto?

LGP: Esperaríamos que sí. Nosotros seríamos los más congratulados de que el conflicto llegara a su fin. La Universidad no se merece eso. Creo que la Universidad tendría que ser un ejemplo en el país. Desafortunadamente no estamos viendo que esa circunstancia ocurra.

P: Ante este clima de violencia, antes de que crezca más, ¿es necesario ya el ingreso de la fuerza pública para restablecer el orden?

LGP: Yo de verdad pensaría en que esa es la última opción posible. Probablemente si el timing no es el adecuado en lugar de resolver las cosas se empeoren. Entonces yo creo que ahí le toca a las autoridades de la Universidad estar en comunicación con el Gobierno de la ciudad para que en pleno respeto de la autonomía se busquen alternativas, se busquen  mecanismos que permitan avanzar en el conflicto.

P: ¿Podrían ustedes erigirse como mediadores en el conflicto?

LGP: No en este caso porque nosotros somos parte, como se sabe nosotros admitimos una Recomendación, entonces no nos parece que sea pertinente actuar como mediadores.

P: Está la posibilidad de la renuncia de la Rectora como solución al conflicto, Doctor, ¿sería viable esta situación?

LGP: Bueno, tendría que evaluarlo la propia comunidad universitaria, yo ahí si no me puedo pronunciar.

P: Doctor, ¿en qué consisten las medidas precautorias que enviaron?

LGP: Para salvaguardar la integridad de las personas, para que se salvaguarde su honor, fundamentalmente.

P: A las autoridades…

LGP: Sí.

P: Ante esta cerrazón de las dos partes, ¿qué llamado le haría a las partes en conflicto?

LGP: A que se sentaran a dialogar, a que pusieran en la mesa cuáles son los conflictos y cuáles son también las vías de solución también a las que pueden llegar. Naturalmente no se puede asumir una posición de todo o nada, porque una posición de todo o nada no va a resolver el conflicto. Alguien tiene que empezar a ceder y en esa lógica, en esa dinámica, pues ir construyendo el diálogo.

P: Sobre los Diputados que haya invitado y que no hayan venido, o los exdiputados…

LGP: Bueno, hay que tener consideración que hoy tuvieron sesión los Diputados. Nosotros, como ustedes saben, por el acto del lunes tuvimos que mover la fecha de la celebración y eso motivó que se realizara hoy, en un día que hay sesión tanto en el ámbito local como federal.

P: Y no cree usted que era ya un momento adecuado en el que el Jefe de Gobierno, tomando en cuenta que no había venido a muchos eventos a los que se le había invitado, a pocos días de que termine su administración que pudiera venir a este aniversario.

LGP: Creo que hubiera sido una gran oportunidad, primero para plantear que la acción de esta Comisión como siempre es una acción orientada a la protección de los derechos de las personas, no tiene como finalidad golpear al Gobierno; más bien hacerle saber cuándo sus acciones violan derechos, cómo repararlos. A nosotros nos parece que un gobierno democrático tendría que poder aceptar esas circunstancias.

P: ¿Pero sí lo invitó, Doctor?

LGP: Sí. Naturalmente.

P: ¿Cómo lo toma el Ombudsman esta ausencia?

LGP: Pues no lo tomo de ninguna manera, ya estamos habituados, te diría.

P: ¿Pero es por mucho trabajo o por este…?

LGP: No, no lo sé, no lo sé, eso ya tendrían  ustedes que preguntárselo al propio Jefe de Gobierno.

P: ¿Pero no lo siente como un desaire, Doctor?

LGP: Yo no, ¿porqué? Somos un Organismo Autónomo, entonces no…

P: Pero estamos hablando que el Gobierno del Distrito Federal dice que ha hecho maravillas o que hay grandes avances en materia de derechos humanos, y pareciera que desde el asunto de la Supervía Poniente hay un distanciamiento y una crítica más fuerte a todo lo que dice o a casi todo lo que dice la Comisión de Derechos Humanos.

LGP: Sí yo creo que si planteamos una línea de tiempo, efectivamente ahí se ve un momento de ruptura; sin embargo, como les he dicho a varios de ustedes, solamente se dio a nivel de las cabezas. Afortunadamente tanto los Secretarios del gabinete como los servidores y servidoras públicas han mantenido una colaboración continua con la Comisión, eso ha permitido que el trabajo no se detenga.

P: ¿No se derivó como algo personal?

LGP: Pues no, yo no, a mí me cae muy bien, yo no tengo mayor problema.

P: ¿Entonces sí hay como una especie de diferencia entre el Ombudsman y el Jefe de Gobierno?

LGP: Institucionalmente yo diría en todo caso, y bueno habría que preguntar. Nosotros no tenemos ninguna, por supuesto, no sé si de parte de ellos. Pero en lo personal me parece que no. Cometeríamos un error si personalizáramos el tema.

P: Y a casi dos meses de que concluya la administración local, ¿cuántas cosas dejan pendientes en materia de derechos humanos?

LGP: Bueno, yo creo que uno de los principales pendientes tiene que ver con el Programa (de Derechos Humanos), que esperemos la próxima administración retome. Creo que ese es un activo muy importante para el Gobierno  de la ciudad y para las y los capitalinos en materia de protección, de promoción, de defensa de derechos, y ahí se enmarca la mayor parte de los problemas que nosotros hemos planteado: los problemas del sistema penal, los problemas con el medio ambiente. Entonces si nos focalizamos y priorizamos dentro del Programa algunos de estos campos seguramente que esos pendientes podrán encontrar un camino de solución.

P: ¿Y es ruptura, ruptura o solamente es cuestión de posición con ese tema de Supervía?

LGP: No, yo creo que…, haber mi Consejero Woldenberg lo decía de una manera que me parece muy interesante, él decía: “estas circunstancias están en los genes del ombudsman”; y un poco el evento de hoy también señala que esa ha sido una constante. Lo mismo pasó con el Doctor de la Barreda ustedes se acordaran, todos los problemas que tenía con el Doctor Del Villar, Procurador entonces; igual pasó con el Maestro Álvarez Icaza. Es consustancial al trabajo que hacemos. Si no fuera así, entonces creo que habría elementos para cuestionar nuestro trabajo. Gracias.