jueves , 9 febrero 2023

Entrevista al Doctor Luis González Placencia al término de la inauguración de la Conferencia Internacional Reforma Policial Democrática: Experiencias y Desafíos para la Gobernabilidad

Transcripción 89/2012
15 de octubre de 2012

Pregunta (P): Doctor, el modelo policial que quizá requiera la ciudadanía, la democratización de la policía, ¿otros seis años podrían pasar para que se adecuen las instituciones policiales a lo que requiere realmente la ciudadanía en estos momentos?

Doctor Luis González Placencia (LGP): No, yo creo que la Reforma es impostergable. Eso tiene que ver con varias cosas que ahora son pendientes que habrán que atender de inmediato; primero, todo el tema de la violencia, yo creo que una reflexión seria sobre la necesidad de reformar a la policía está relacionada con toda la discusión que se ha hecho acerca de la necesidad misma de que el Ejército y la Marina salgan de esta lucha y eso depende de que tengamos una policía sólida a nivel municipal, a nivel local; eso es urgente. No puede pasar más tiempo, de verdad es importante de que la policía tenga un perfil totalmente distinto al que ha tenido ahora.

Pregunta (P): Aunque el sistema político, en este caso el PRI que es el va a encabezar este nuevo gobierno, había ya mencionado que no hay condiciones para que el Ejército salga de las calles en los subsecuentes años.

LGP: Seguramente no puede ser de inmediato. También he sostenido que tiene que ser de manera paulatina, pero eso no puede ocurrir mientras no se haga una Reforma Policial de fondo. Como ustedes saben  el argumento principal del gobierno actual ha sido que no hay policía sólida, que no hay ministerios públicos sólidos o jueces sólidos y por eso hay que usar al Ejército o a la Marina. Entonces, en ese sentido pensar en una salida a mediano plazo del Ejército y la Marina, está íntimamente relacionado con que ese tiempo se aproveche una Reforma Policial.

P: Doctor, fueron seis años que no hubo cambios absolutos en la policía como se esperaba o como se deseaba.

LGP: Sí, así es. Desafortunadamente desperdiciamos estos seis años, como hemos desperdiciado los últimos 20 (años) que tenemos hablando de Reforma Policial.

P: En el caso de la policía del Distrito Federal, Doctor, recuerdo que ustedes hicieron un Informe de la Policía que Queremos, que necesitamos; pero ¿qué ha pasado a raíz de esa publicación al momento?

LGP: Bueno, creo que ha habido algunos avances, especialmente ahora con el Doctor. Mondragón al frente de la policía; pero los problemas son de tal raigambre  que ha sido muy difícil poder tener una Reforma como la hubiéramos querido. Creo que hay avances, pocos avances porque, la verdad, es que la policía de la ciudad de México se distingue de otras policías del país. Pero todavía hay temas pendientes sobre todo con lo que tiene que ver con los derechos de los propios policías, y  sobre como eso tendría que repercutir en la relación entre policía y ciudadanos.

P: Y en el caso de la policía de investigación, porque usted forma parte de ese Consejo…

LGP: Bueno, como se sabe nosotros hemos hecho críticas serias sobre lo que ha pasado en el Consejo, pensamos que no es lo mismo que ha ocurrido en la policía preventiva, al contrario acá no hemos visto avances sólidos, desafortunadamente.

P: Ahí, ¿qué se tendría que hacer?

LGP: Bueno,  ahí el reto es mucho mayor porque hay que cambiar la mentalidad total de la policía de investigación. La policía de investigación necesita policía entrenada para otro tipo de tareas y eso tendría que ser ya un imperativo porque la Reforma Penal ya tiene cada vez menos tiempo para ser implementada. Entonces, parte de la preparación, de la capacitación que se requiere en la policía de investigación, tiene que ver con esas nuevas habilidades para realizar investigación en el seno de los procesos adversariales.

P: ¿Cuáles serían entonces, los riesgos inminentes de no contar con esa Reforma Policial en México?

LGP: Bueno, yo creo que el principal riesgo es que tendríamos que seguir dependiendo de las fuerzas armadas para atender el tema de la seguridad y, por supuesto, también el que hemos visto de corrupción, particularmente en las policías municipales.

P: Doctor, dice el Procurador que lleva el 51-55% de evaluación de la Policía de Investigación, que quizá para enero cumpla con esa meta, pero ¿será suficiente para que haya un cambio, como usted lo plantea, en la mentalidad?

LGP: No, yo creo que no. Esto es parte, solamente, de lo que se requiere, es decir, en estos sistemas de evaluación lo que permiten es conocer en todo caso si se cuentan con los perfiles idóneos; pero el segundo paso es capacitarlos, es que ellos sepan cual va a ser la función que ellos tendrán que desempeñar, que ellos sepan los límites, por ejemplo, qué es lo que ya no pueden hacer, qué es lo que ya no deberán hacer en el contexto de la Reforma y, bueno ahí habrá que ver qué resultados tenemos en el corto plazo.

P: ¿Capacitación y depuración, Doctor?

LGP: Así es. Me parece que la depuración se cubre con esta parte relacionada con la evaluación, pero un segundo momento tiene que ver con que quienes estén, quienes hayan quedado en esta primera fase, demuestren que efectivamente tienen los conocimientos para ingresar a este nuevo proceso penal.

P: ¿Qué nivel de corrupción enfrenta la policía, es decir, para darnos una idea?

LGP: Pues no en términos cuantitativos pero sí en términos cualitativos. Yo creo que sigue estando presente en la mentalidad tanto de policías como de la ciudadanía que es posible arreglar las cosas siempre de una manera distinta. Mientras eso siga presente en la mentalidad de la gente, pues va ser muy complicado generar condiciones para evitarlo.

P: ¿Sería como el cuento de nunca acabar?

LGP: Sí, yo creo que aquí, tanto la policía como la propia ciudadanía tienen que asumir la corresponsabilidad que implica.