martes , 7 febrero 2023

El Distrito Federal, lejos de contar con una institución y elementos policíacos capaces de ayudar a la ciudadanía y resolver problemas: Luis González Placencia

Boletín 382/2012
15 de octubre de 2012

• El Ombudsman capitalino participó en la inauguración de la Conferencia Internacional “Reforma Policial Democrática: Experiencias y desafíos para la gobernabilidad”

Hoy por hoy, en las instituciones policiales, las y los agentes son tratados como ciudadanos de segunda o de tercera, aseveró el Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia, quien agregó que aún se está lejos de contar con elementos y de una institución policial seria: “Capaz de resguardar la zona, de garantizar la cadena de custodia y de llegar a un juicio para hacer la reconstrucción de hechos, de acuerdo con lo que vio y pudo recabar”.

Al participar en la inauguración de la Conferencia Internacional “Reforma Policial Democrática: experiencias y desafíos para la gobernabilidad”, cuestionó que lo que se ha hecho y cómo se hecho está muy lejos de transformar a la policía desde dentro, ya que eso significaría necesariamente generar un marco de derechos para los agentes, tanto de la policía de seguridad pública, como de la policía de investigación.

“No podemos esperar una policía ciudadana si no tratamos a los policías como ciudadanos y lo cierto es que, hoy por hoy, en las instituciones policiales, las y los agentes son tratados como ciudadanos de segunda o de tercera”, insistió.

El Ombudsman capitalino se refirió a la relación entre la policía y la ciudadanía, que pasa por una institución y una corporación que estén para ayudar: “No para servirle, en los términos de servidumbre, como desafortunadamente hemos visto en algunos casos que fueron famosos el año pasado, por el trato despectivo que ciudadanas y ciudadanos tuvieron frente a los policías”.

Las policías deben ser vistas como instituciones que están para resolver situaciones inmediatas y para generar condiciones encaminadas a lograr un tejido social sólido, para que cuando se cometen delitos, sus elementos, sean capaces de resguardar la zona, de garantizar la cadena de custodia y de hacer una adecuada reconstrucción de los hechos, subrayó González Placencia.

En la necesaria Reforma policial, puso como ejemplo que, pese a la indignación que causó y continúa provocando la exhibición del documentalPresunto culpable, que muestra la problemática del sistema de justicia penal y la mentalidad de la policía judicial, a un  año “Las cosas siguen exactamente igual”.

En lo formal hemos avanzado un poco, dijo, por ejemplo con la Reforma Penal Constitucional de 2008 y la Reforma Constitucional en materia de derechos humanos de 2011, pero tenemos muchos pendientes: “Todavía hay lugares, como el Distrito Federal, donde se ha avanzado muy poco y lo que se ha avanzado realmente deja mucho que desear”.

Puso como ejemplo las palabras del Procurador capitalino, quien atribuyó el retraso de la implementación de la Reforma Penal a la necesidad de ‘tener mucho cuidado, porque la Reforma significará que muchas personas queden afuera, que muchas personas que hoy están siendo procesadas, con prisión preventiva o con arraigo, tengan que salir y ‘hay que cuidar el mensaje que eso enviará’”.

Creo que esas palabras encierran los temores que se tienen ante esta especie de ansiedad por la pérdida de control del sistema penal mexicano y el miedo que se tiene por las acusaciones de impunidad que, se piensa, genera una Reforma como ésta, explicó.

No obstante, lamentó que “En el fondo también está la preocupación sobre qué tan preparados estamos a nivel de policía, de ministerios públicos, de jueces, para llevar adelante una Reforma que la Constitución exige desde 2008”.

En tanto, el Abogado General de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Luis Raúl González Pérez, se refirió a la propuesta de la Máxima Casa de Estudios “Elementos para la construcción de una política de Estado para la seguridad y la justicia en democracia”.

En ese documento de 36 puntos, recordó, el Rector de la UNAM convocó a un pacto político y social para hacer frente a la crisis de violencia en México e invitó a todos los actores a derrotar el crimen, el delito y la injusticia, al presentar las propuestas emanadas de la Conferencia Internacional sobre Seguridad y Justicia en Democracia que organizó en 2011, en coordinación con el Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional.

Dijo que los trabajos de la Conferencia Internacional están encaminados precisamente a una búsqueda de un modelo de policía que sea capaz de hacer frente al crimen organizado, así como a argumentar por un modelo de policía única o al fortalecimiento de las policías estatales y locales.

Por su parte, el Director Ejecutivo del Instituto para la Seguridad y la Democracia A.C (Insyde), Ernesto López Portillo, dijo que la Conferencia Internacional apuesta por la reconciliación social con la policía y de las policías mismas, a través del reconocimiento de sus derechos como personas y como parte de la sociedad misma.

Señaló que, al igual que en otros países de la región, históricamente en México también se ha evadido el tema de las policías, pero que es necesario saldar esa deuda y colocarlos dentro de una institución profesional y democrática.

La Coordinadora de la Red de Especialistas en Seguridad Pública, Elena Azaola, subrayó la preocupación de la sociedad civil en la elaboración e implementación de una Reforma policial en la que deben tomarse en cuenta las experiencias exitosas de otros países.

“Esta reunión es una invitación a transformar y dar pasos definitivos, para lo cual se necesita una visión y proyectos claros; hace falta liderazgo y apoyo políticos decididos, así como coordinación entre las diferentes instituciones, para lo cual venimos dispuestos al diálogo y al debate de ideas, con la esperanza de que es posible hacerlo”, dijo.

Finalmente, la Presidenta de Causa en Común, María Elena Morera, aseveró que es necesario construir confianza entre ciudadanía y policía, pero comenzando por la confianza que hoy no existe entre las y los ciudadanos, así como dejando de ver a los agentes como los culpables del deterioro de la relación: “Los policías son tan confiables como los mexicanos en general”, advirtió.

En ese camino, propuso abandonar la visión de que existen ‘buenos y malos’, ponderar la idea de que ‘dejar de romper las reglas nos conviene a todos’ y considerar que es necesaria la rendición de cuentas, de que existan controles internos y externos para una adecuada vigilancia ciudadana de la policía.

La Conferencia Internacional tiene lugar hoy y mañana y fue convocada, entre otras instituciones, por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto para la Seguridad y la Democracia A.C (Insyde), el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y la Fundación Friedrich Ebert.

El Ombudsman capitalino participará también en la Mesa 2 “Policía, Estado Democrático y Derechos Humanos”, cuyo objetivo es Lograr la discusión de la esencia, misión y mandato de la Policía en el Estado Democrático de Derecho, y su rol clave para la gobernabilidad democrática.