jueves , 26 enero 2023

Transcripción de la entrevista al Doctor Luis González Placencia, al término de la inauguración del Foro: Seguridad humana: una apuesta imprescindible

Transcripción 74/2012
19 de septiembre de 2012

Pregunta (P): Buenos días, nos puede explicar ¿qué es seguridad humana?

Luis González Placencia (LGP): Es un concepto que busca integrar diversos derechos, que tienen como finalidad generar condiciones de seguridad para el desarrollo adecuado de las personas. Aquí se conjugan, no solamente los derechos que tienen que ver con la protección de la vida, de la integridad personal, sino todos aquellos otros que están englobados en otro concepto integral que es el de DESCA (Derechos Económicos, Sociales Culturales y Ambientales). Un poco la idea de este concepto de seguridad humana  es generar una visión integral sobre todos estos derechos, sobre la interdependencia que se da entre unos y otros derechos. De manera tal que no se puede buscar, por ejemplo, solamente la seguridad personal o la seguridad de los bienes y de la propia sin que se tengan en consideración otro tipo de seguridades, como por ejemplo la seguridad laboral, la seguridad social, la seguridad de salud; toda la que provee la infraestructura urbana de una metrópoli, el medio ambiente, por supuesto, y el acceso a otros derechos que podrían parecer menos relacionados pero que sin duda lo están como el de la cultura.

P: Un ejemplo tangible ¿cuál podría ser de esto? ¿Cómo una persona puede llevar a su vida cotidiana la seguridad humana?

LGP: Bueno, es una obligación de los Estados. Los derechos están plasmados ya en diversos instrumentos internacionales. Ahora tenemos claramente un marco constitucional que los incorpora al marco jurídico, entonces esos derechos ya los tenemos como ciudadanos. Es obligación de los Estados, de los gobiernos, articular políticas públicas integrales para que estos derechos se puedan salvaguardar. Un ejemplo claro es el derecho a la movilidad, todas y todos, en una ciudad como esta necesitamos trasladarnos de un lugar a otro; y eso está inserto en la  dinámica de un derecho, el derecho que tenemos a un transporte público, eficiente, seguro, etc. Pero no se puede plantear una estrategia de transporte público sin tomar en consideración lo que eso significa en términos de la protección medio ambiental, por ejemplo, en términos de la calidad del aire, el uso de combustibles limpios, la planeación de vialidades que sean respetuosas del entorno, la posibilidad de que haya acceso, también, para vías alternas de movilidad como es el uso de la bicicleta o, incluso, la posibilidad de caminar por las calles. Todo está relacionado con el diseño del entorno urbano, la vivienda, el agua. Esto es un ejemplo que puedo darte de la visión de seguridad humana.

P: Hablaban de que también surgió como una posibilidad ante la inseguridad ¿Cómo está ligado esto?

LGP: Bueno porque un planteamiento que se ha hecho es que la inseguridad tiene raíces sociales, la violencia tiene una fuerte raíz social. Por lo tanto combatirlas, solamente desde la perspectiva policial, solamente incrementa la violencia. Yo creo que los resultados que hemos tenido a lo largo de estos últimos seis años son elocuentes en este sentido. Se ha invertido poco en lo que significa construir instituciones que garanticen el acceso a los derechos sociales, a la vivienda, salud, el trabajo. Y este concepto de seguridad humana lo que plantea es precisamente ver el tema de la seguridad como resultado del cumplimiento de todos estos derechos de manera integral. De modo tal que no solamente se atiende la perspectiva policial o militar, sino que hay un fuerte contenido social.

P: ¿Cómo buscar que no se repitan, por ejemplo, situaciones de hace varios años, por ejemplo en Tláhuac donde hubo un linchamiento de delincuentes  o también de policías creyendo que realizaban algunas prácticas delincuenciales?

LGP: Claro, esos son reflejos de momentos en los que la sociedad se da cuenta que las instituciones no responden, que no hay garantía de que la policía actúe de manera eficiente o de que los Jueces y Ministerios Públicos combatan realmente la impunidad; se han dado momentos específicos, tanto en la ciudad como en otros lugares del país. Pero la mejor manera de prevenirlos es fortaleciendo las instituciones. Cuando las instituciones funcionan bien, la ciudadanía les tiene confianza, sabe que puede acudir a ellas y que pueden obtener un buen resultado.

P: Hoy por hoy ¿cómo se encuentran las instituciones de seguridad de procuración de justicia?

LGP: Mal, yo creo que en términos generales uno de los grandes lastres que tenemos en el país son estas instituciones de seguridad y los sistemas penales, desafortunadamente.

P: ¿Y en el caso del DF?

LGP: En el DF me parece que tenemos una condición mucho más favorable respecto a la de muchos otros lugares en el país. Pero hay pendientes todavía importantes que hay que cubrir en ese sentido.

P: ¿Cómo cuáles?

LGP: Por ejemplo, creo que se ha iniciado una buena reforma policial. La policía ha cambiado en estos últimos años, pero todavía nos hace falta que tengan una visión clara de lo que significa el respeto a los derechos humanos.

P: Más de este tema y, también, tratando de vincularlo con lo que hoy se conmemora, 19 de septiembre de hace 27 años, ¿se puede vincular esta seguridad humana con tener adecuados sistemas de protección civil?

LGP: Claro, ahí bueno el tema comienza con las normas de construcción, que tienen que ser normas que garanticen resistencia frente a fenómenos que históricamente tenemos en lugares como la ciudad de México. Con mecanismos de protección civil, desde luego; con la realización de simulacros; la instalación de una cultura ciudadana de prevención. Y con otros temas que a veces no se ven pero que son muy importantes como el resguardo de información, el resguardo de archivos que se ponen en riesgo en situaciones como la de un sismo. Y, por supuesto, todo el tema de la atención ex post, lo que significa la coordinación de la ayuda pública, de la ayuda ciudadana, el rescate de vidas y la infraestructura necesaria para atender a quienes se ven afectados.

P: ¿Estamos mejor que hace 27 años?

LGP: Sin duda. Yo creo que sí. Me parece que la ciudad de México, en particular, ha aprendido mucho. Hoy hay una serie de protocolos que ya tienen en cuenta todas estas perspectivas que he comentado y me parece que estamos muchos más preparados.