martes , 31 enero 2023

Estado mexicano, responsable de la violencia contra las personas migrantes: CDHDF

Boletín 298/2012
16 de agosto de 2012

• Presentan el libro “Cuando la vida está en otra parte. La Migración indocumentada en México y Estados Unidos”, escrito por Mauricio Farah Gevara.

• En el tema de migración en México, estamos en presencia de una crisis humanitaria: Mauricio Farah.

El Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia, aseguró que el Estado mexicano es responsable de la violencia que viven personas migrantes que cruzan territorio nacional rumbo al vecino país del norte.

“Se ha dicho de los migrantes, de los periodistas y de las y los defensores de derechos humanos, que la responsabilidad de las muertes, agresiones y violencia no es del Gobierno federal ni de los gobierno locales, sino del crimen organizado, pero me parece que tenemos que dejar en claro que lo que pasa en el Estado mexicano, especialmente a partir de la Reforma Constitucional en materia de Derechos Humanos, es responsabilidad de las autoridades”, apuntó.

Durante la presentación del libro “Cuando la vida está en otra parte. La Migración indocumentada en México y Estados Unidos”, enfatizó que la responsabilidad del Estado es generar mecanismos de protección para que las personas que están en territorio nacional, por la razón que sea, puedan estar seguras.

Informó que próximamente la CDHDF firmará un Convenio de Colaboración con la Unión Europea (UE) con la finalidad de impulsar un proyecto junto con las Procuradurías de Defensa de Derechos Humanos de El Salvador y de Guatemala, así como con el Consejo de Derechos Humanos de Chiapas, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de San Luis y Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), que genere “una franja de protección” para las personas migrantes.

Por su parte el autor del libro “Cuando la vida está en otra parte. La Migración indocumentada en México y Estados Unidos”, Mauricio Farah Gevara, aseveró que el Gobierno federal ha actuado “con excesiva prudencia” en el tema de los abusos cometidos contra este sector poblacional.

El también Secretario General del Instituto Federal de Acceso a la Información Publica y Protección de Datos Personales (IFAI), calificó a la actual situación de la migración en el país como una crisis humanitaria.

“Nos guste o no nos guste, y le guste al gobierno o no le guste al gobierno y a los gobiernos de los estados, estamos en presencia de una crisis humanitaria”, enfatizó.

Destacó que resulta fundamental hacerle “una cirugía mayor” al Instituto Nacional de Migración (INM), pues en muchas ocasiones son sus agentes quienes están involucrados en acciones delictiva contra migrantes.

En tanto, el ex Relator Especial de Naciones Unidas para los Derechos de los Migrantes, Jorge Bustamante, declaró que si el Estado mexicano no ha hecho nada significativo para defender los derechos de las y los migrantes, es porque la sociedad no ha sido capaz de generar un costo político por su nula labor en esta materia.

El también fundador del Colegio de la Frontera Norte afirmó que una gran proporción de las violaciones a los derechos de los migrantes Centroamericanos en México es a manos de funcionarios que representan al Estado, y no provienen precisamente del crimen organizado, como lo afirman funcionarios federales.

“Hasta la fecha cuando hablan de violencia en contra de los migrantes Centroamericanos lo hablan como si esto ocurriera por agentes de otro planeta con el cual no tenemos nada que ver, y le echan la culpa a particulares que ni siquiera son sujetos de responsabilidad del Estado”, subrayó.

En su oportunidad, la Secretaria Ejecutiva de la Pastoral de la Movilidad Humana, Leticia Gutiérrez Valderrama leyó el mensaje enviado por el Padre Alejandro Solalinde, quien reprochó la actitud sistemática del Gobierno federal a negar y a minimizar la magnitud de los secuestros masivos de migrantes.

“Esa fue la tónica de la política hacia dentro y hacia el exterior de México, lo que agravó la vulnerabilidad de las personas migrantes, pues al no reconocerse el problema, menos puede ser solucionado”, subrayó.

“Después de la masacre de San Fernando, en Tamaulipas, pensamos que cambiaría la actitud oficial, dado que ya se había evidenciado la realidad de los migrantes, pero no fue así, continuó la negación oficial”, aseveró.

A su vez, el periodista Javier Solórzano, quien fungió como moderador en la presentación del libro “Cuando la vida está en otra parte. La Migración indocumentada en México y Estados Unidos”, hizo un llamado para implementar “una política seria” que proteja a los migrantes en el país.

“Si en algo tenemos que pensar ahora, gane quien gane y sea quien sea Presidente, es la enésima exigencia para que el Gobierno mexicano de una vez por todas intente llevar a efecto una política seria y multilateral en materia de migración”, finalizó.