sábado , 4 febrero 2023

Transcripción de la entrevista al Quinto Visitador de la CDHDF, Luis Jiménez Bueno, en el Foro Medio Ambiente y Derechos Humanos

Transcripción 52/2012
02 de julio de 2012

Pregunta (P): Sobre la Recomendación de la Supervía…

Luis Jiménez Bueno (LJB): …La suspensión de la obra, en tanto no se lleve a cabo la Consulta Pública en los términos que establece la propia Recomendación (1/2011), es de no aceptada. ¿Y por qué es medular? Porque llevar a cabo ese ejercicio de abrir la Consulta Pública daría la oportunidad a que la gente que sabe de temores, de afectaciones al agua y al medio ambiente, así como también al entorno urbano, puedan plasmar sus inquietudes. Hay especialistas que se han acercado a la Comisión, que se han acercado a instancias públicas para decirles: “Tenemos estudios que dejan ver esos riesgos de afectación”, o que desde ya están produciendo afectación. Entonces al no llevarse a cabo el ejercicio se cierra la oportunidad de que la gente plasme sus inquietudes y de que el Gobierno recupere propuestas que pudieran ser valoradas para evitar afectar de manera grave o irreparable el medio ambiente, así como el agua.

P: ¿Entonces la Comisión ahorita ya no puede hacer nada?

LJB: Bueno, lo que ha hecho la Comisión es reiterar su Recomendación, ya lo hizo. Al momento de saber que no habían aceptado ciertos puntos se hizo una reiteración de la misma de manera argumentada. También lo que ha hecho es acudir a la Asamblea Legislativa, porque en términos de ley es la instancia facultada para citar a los funcionarios que no han aceptado en sus términos las Recomendaciones para que expongan los motivos y fundamentos de su postura. Es ahí donde pudiera haber un cambio de actitud y que a partir de este cambio sí se aceptara en sus términos la Recomendación. El tema, digamos, ya está cubierto. La Comisión ya hizo lo que legalmente podía hacer en los distintos momentos y oportunamente.

P: Parece que las autoridades tienen oídos sordos, ¿no?, porque se empeñan en mantener esta construcción.

LJB: Pues sí, la postura desde un principio es la de no suspender la obra bajo ninguna causa. Sin embargo, es la parte en la que se hallaría de mayor medida de reparación. ¿Por qué? Porque se está construyendo sin haberse realizado la Consulta Pública en los términos que prevé la norma. Es sabido que el Tribunal de la Contencioso Administrativo incluso emitió una sentencia en diciembre del año pasado, donde establece a manera de conclusión lo mismo a lo que llegamos aquí en la Comisión, es decir, el que se omitió llevar a cabo esa Consulta Pública. Por la vía jurisdiccional se está abordando ese tema. El Gobierno del Distrito Federal promovió un recurso de apelación ante la Sala Superior y ahí en definitiva se establecerá si se da luz verde para que prosiga el cumplimiento de la ejecución de esta sentencia de primera instancia. Pero aquí lo importante es que en su primera instancia conocedora el Tribunal coincidió con la postura nuestra de que se había violado la ley y que por tanto es necesario…

P: ¿Para cuándo emitirán el fallo?

LJB: No sabemos, es posible que esto ocurra ya en los próximos tres meses.

P: ¿Esto quiere decir que sí es posible que se detenga la construcción de la Supervía pero a nivel jurídico? Y, ¿le hace falta a la Comisión de Derechos Humanos más facultades para evitar este tipo de cosas?

LJB: Las facultades las tenemos de manera suficiente; es decir, retomando un tanto mis palabras ahorita en este Foro, la Comisión no sustituye a los impartidores de justicia, no sustituye a los tribunales, más bien les complementa. Es a nivel de tribunales donde puede decretarse la nulidad definitiva de los actos, incluida la suspensión definitiva. Hay en curso algunas demandas de amparo, algunos juicios de amparo que todavía no han sido determinados. Estas demandas las promovieron personas que se han sentido afectadas en todo el contexto de la Supervía. Entonces toca ahora ya a los tribunales el fijar su postura definitiva. Gracias.