sábado , 4 febrero 2023

Pareciera que al Estado mexicano sólo le importa ‘echarle tierra’ al pasado y continuar como si nada hubiera pasado: Luis González Placencia

Boletín 256/2012
13 de julio de 2012

• Celebra y reitera la colaboración de la CDHDF con los objetivos y los trabajos de la Comisión de la Verdad del estado de Guerrero (Comverdad)

• El único Memorial de reconocimiento a las personas desparecidas durante la guerra sucia, está precisamente en la CDHDF, subrayó

A diferencia de otros países en los que existen memoriales y otros espacios destinados a recuperar la memoria de las víctimas de genocidio y de otros actos condenables, en México cuesta mucho reconocer que el Estado asesinó personas y que deliberadamente planteó la desaparición de otras, de reconocerlas como víctimas de esos u otros agravios, señaló el Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia.

“Pareciera que el Estado mexicano lo que busca es echarle tierra al pasado, dejar incontestadas aquellas agresiones de las que fue perpetrador y pasar e ir hacia adelante, como si nada hubiera ocurrido”, dijo al inaugurar el Foro Público Comisión de la Verdad del estado de Guerrero.

Subrayó también que “El único memorial de víctimas del que tenemos conocimiento es precisamente el Memorial de los Desaparecidos de laguerra sucia en México, ubicado en el vestíbulo del auditorio “Digna Ochoa y Plácido” de esta Comisión”.

González Placencia explicó que las Comisiones de la verdad nacen precisamente para investigar hechos derivados de procesos de victimización ejecutados o permitidos por el propio Estado, fuera de su sistema, mediante acciones que implicaron que algunos ciudadanos fueran convertidos en ‘enemigos del Estado’, por manifestar sus desacuerdos, y ser tratados como delincuentes, sin derechos.

De ahí, agregó, “La necesidad de recuperar la memoria, de recordar a las víctimas de los actos de la ‘guerra sucia’, por el derecho a la verdad de las familias y de sus comunidades, de saber qué fue lo que sucedió, más allá de algún sentimiento de venganza o de que se haga justicia, sino por la necesidad de saber qué pasó, quién fue el perpetrador, por qué razón ocurrió, saber en dónde están los restos o las huellas de las personas desparecidas”.

Al referirse a los objetivos y trabajos que inició la Comisión de la Verdad del estado de Guerrero (Comverdad), reiteró su respaldo hacia la labor de quienes la integran, pues dijo: “Cuando estamos en la posibilidad de hacer sinergia para atender problemas comunes, en este caso enfocados en hechos ocurridos en el estado de Guerrero, la Comverdad no puede quedarse sola”.

En el interés por la justicia, más allá de los tribunales convencionales, González Placencia dijo que las y los integrantes de la Comverdad “Tienen la encomienda de poder saber qué fue lo que pasó, de ser un componente para la justicia necesaria, más allá de los tribunales y de la justicia institucional, de ser para las víctimas una posibilidad de reclamo social sobre la culpabilidad de algunos miembros del Estado, pero sobre todo, la posibilidad de superar el pasado traumático y de reconstruir lazos comunitarios más sólidos”.

En tanto, el Presidente de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDDHEG), Juan Alarcón Hernández, celebró el inicio formal de los trabajos de la Comverdad, en la que dijo, la institución que encabeza tanto como la CDHDF, colaboran como coadyuvantes, más no injerencistas.

Dijo que los objetivos y la conformación de la Comverdad ha generado grandes expectativas para las y los guerrerenses: “Esperamos resultados muy importantes en relación con la investigación y esclarecimiento de hechos ocurridos en los sesentas y setentas, que todos o la mayoría conocemos, llegando a hablarse hasta de 600 personas desaparecidas en Guerrero”.

El Comisionado Presidente de la Comverdad, Enrique González Ruiz, dijo que junto con sus compañeros tratará de encontrar y presentar de la mejor manera la verdad, llevar a juicio a algunos de los perpetradores, lograr una buena reconstrucción de la verdad histórica de lo ocurrido en Guerrero para tener una memoria permanente y que se conozca para que nunca más se repita.

Resultado de lo que reconoció como “Un trabajo complejo, riesgoso, pero interesante”, dijo que espera lograr también que se produzcan modificaciones en la estructura jurídica para que las conductas que ofenden y lastiman a la sociedad, así como que las víctimas puedan ser resarcidas mediantes alternativas de satisfacción.

“El tema de la verdad no es un asunto simple, porque la verdad que estamos buscando tiene que ver con intereses creados, con formas y ejercicios del poder, es una verdad que tiene que ver con sufrimiento impuesto a la población por parte de los organismos del Estado, es una verdad que tiene que ver con el reclamo general de la sociedad por saber, por conocer y por buscar mecanismos para abrir paso a la justicia”, subrayó.

Por su parte, la Directora de la Oficina de Programas del Centro Internacional para la Justicia Transicional (ICTJ por sus siglas en inglés), Lisa Magarrell, destacó que las Comisiones de la Verdad responden a la situación particular de cada país y, en este caso, a la del estado de Guerrero, pero que todas tienen el anhelo de conocer la verdad, en tanto un derecho de las víctimas como de toda la sociedad, para aprender de los hechos para evitar su repetición y asegurar la acción de la justicia.

Y es que, advirtió, los hechos no desaparecen del escenario: “Ese pasado queda muy presente en las vidas de las personas. Es un presente que se tiene que remediar. Una Comisión de la Verdad tiene como propósito que se escuche la verdad y se reconozca y se actúe frente a esa realidad, se repare a las víctimas y se realicen las reformas jurídicas necesarias y hacer memoria sobre lo ocurrido.