viernes , 27 enero 2023

Morir de pie, documental sobre una experiencia de vida que ‘mueve’ a hacer y a lograr cambios desde adentro: LGP

Boletín 265/2012
20 de julio de 2012

• La vida de Irina Layevska es un enérgico llamado contra la violencia y la discriminación hacia las personas con discapacidad y/o que han logrado su reasignación sexogenérica

La vida de Irina Layevska, narrada en el documental Morir de pie, es la de una intensa experiencia que mueve a buscar y a lograr cambios desde adentro, advirtió el Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia.

Durante la presentación del material audiovisual en el Auditorio ‘Digna Ochoa y Plácido’, de la CDHDF, el Ombudsman capitalino llamó a “Un cambio cultural que está en nuestras manos, en la posibilidad que tenemos cada día de nuestra vida para abatir las barreras que nos ponemos frente a lo desconocido, a lo que no entendemos o a lo que no nos gusta”.

Irina ha conseguido lo que ha querido y ha llegado a ser punta de lanza en la ruptura de esquemas para la transformación de situaciones que no podrían haber sido de otra manera, apuntó al comentar el documental Morir de pie, realizado por la periodista Jacaranda Correa y producido por Martha Orozco, que narra la historia de la luchadora social y defensora de derechos humanos.

Dijo que en tanto las personas toman decisiones que incrementan o reducen las asimetrías que ya existen con respecto a los otros, construidas desde su posición moral, prejuicios, estilos de vida, se puede discriminar o  ser incluyente.

Puso como ejemplo la votación condominal para desaparecer la rampa que a Irina le permite tener acceso a su hogar con la silla de ruedas que requiere para movilizarse desde los 18 años, bajo una justificación estética del espacio común de su edificio.

“Una rampa no sólo es el acceso físico que permite incluir a una persona que de otra manera no podría subir una banqueta. Es el símbolo de todos aquellos mecanismos que desde las actitudes, de la empatía con el otro, suponen que nosotros no seamos quienes obstaculizamos a los demás”, subrayó González Placencia.

En su intervención, la activista y defensora de los derechos humanos, Irina Layevska Echeverría, señaló que a contracorriente del título del material audiovisual, cuando muera espera hacerlo “tranquilita y en mi cama”, después de la intensidad con la que ha buscado y luchado por una transformación social bajo los ideales de Ernesto ‘Ché’ Guevara y ahora con las expresiones de las y los estudiantes del movimiento #YoSoy132.

No obstante, fiel a su ímpetu revolucionario, llamó a elevar el nivel de las consignas en contra de los candidatos, a quienes les critican una presunta homosexualidad, que en caso de serlo, dijo, la llevaría a revindicar sus derechos: “No tiene que ver con la situación política a la que nos vamos a enfrentar”.

Las consignas homofóbicas, explicó, desvirtúan una lucha y la encasillan, no permiten avanzar socialmente. Se requiere, insistió, elevar la crítica y enfocarla hacia la corrupción, la traición y todo lo que representa un viejo sistema político.

Al lado de Irina estuvo su compañera Nélida, a quien reconoce como la protagonista de su vida, y quien dijo que su aprendizaje al lado de la luchadora social le ha llevado a reconocer que el amor no tiene género.

Por su parte, la profesora del Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Marta Lamas, dijo que aunque en todas las culturas y épocas han vivido personas con anhelos semejantes al de Irina, sólo en la actualidad las posibilidades de transformación corporal, gracias a los avances científicos de la endocrinología y la cirugía hacen posible cambios como los de Irina.

En la presentación del documental también estuvo presente la Juez 19° Familiar del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF), María del Rocío Martínez Urbina, quien reconoció que la experiencia de vida de Irina le ha permitido desempeñar con mayor sensibilidad su labor y dictar sentencias que permiten la reasignación sexogenérica plena a quienes hasta hace poco sólo vivían su identidad en el clandestinaje y la marginación.

 IRINA LAYEVSKA

En el libro Carta a mi padre. Testimonio de una persona transexual con discapacidad, editado por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), la activista Irina Echeverría describe experiencias  de discriminación a causa de la esclerosis múltiple con la que lucha desde su infancia, su proceso transexual que le ha permitido aceptarse, sentirse y presentarse como mujer y su infancia y adolescencia como hija de un luchador de izquierda.

Morir de pie, es el documental ganador del “Mayahuel” al Mejor Largometraje Documental Mexicano del Festival Internacional de Cine en Guadalajara 2011, con un guión de Jacaranda Correa, Rodolfo Santa María y Martha Orozco.